Archivo de la categoría: Astronomía

La mancha menguante de Júpiter

ASTRONOMÍA El ‘Hubble’ comprueba que se ha reducido al menor tamaño jamás registrado

A la izquierda, la gran mancha de Júpiter, y a la derecha, tres imágenes que muestran la reducción de su tamaño. NASA

La característica Gran Mancha Roja de Júpiter, una gigantesca tormenta más grande que la Tierra, está encogiendo a un ritmo cada vez más acelerado. En los años 30, los astrónomos detectaron por primera vez que su tamaño se estaba reduciendo, e inclusoalterando su forma de un óvalo a un círculo. Pero ahora, nuevas imágenes captadas por el telescopio espacial Hubble muestran que las dimensiones de la mancha son más pequeñas que nunca.

La Gran Mancha Roja es una tormenta circular anticiclónica en cuyo interior soplan vientos a velocidades inmensas que alcanzan cientos de kilómetros por hora.

Las primeras observaciones astronómicas de este fenómeno se registraron a finales del siglo XIX, y en aquella época se calculó que su tamaño abarcaba 41.000 kilómetros desde sus dos extremos(suficiente para albergar cómodamente a tres planetas como el nuestro).

Entre 1979 y 1980, la sonda Voyager de la NASA comprobó que la mancha había menguado a casi la mitad de este tamaño, abarcando 23.335 kilómetros. Pero ahora, el Hubble ha comprobado que el ‘ojo’ de Júpiter ha encogido todavía más.

“Las observaciones del Hubble confirman que la mancha se encuentra ahora justo por debajo de 16.500 kilómetros de un extremo a otro, el diámetro más pequeño registrado hasta ahora”, asegura Amy Simon, del Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA, en un comunicado difundido por la agencia espacial estadounidense.

Algunas observaciones realizadas por astrónomos aficionados desde el año 2012 ya habían detectado que la reducción del tamaño de la mancha se había acelerado. De hecho, los expertos calculan que su ‘cintura’ está menguando a un ritmo de 1.000 kilómetros cada año. Las causas de esta reducción de su tamaño por el momento se desconocen.

“En nuestras nuevas observaciones, es evidente que unos pequeños remolinos están penetrando en la tormenta”, explica Simon. “Nuestra hipótesis es que quizás esto explique la reducción acelerada de la mancha, al alterar sus dinámicas internas”.

La intención del equipo de Simon es estudiar este fenómeno en mayor profundidad para intentar determinar cómo estos remolinos están debilitando a la gran tormenta de Júpiter.

La mancha menguante de Júpiter | Ciencia | EL MUNDO.

Anuncios

Comentarios desactivados en La mancha menguante de Júpiter

Archivado bajo Astronomía, Planetas, Universo

“Las misiones científicas europeas son un referente para las demás agencias” | EL PAÍS

El director del programa de ciencia y exploración de la ESA cree que Gaia va a dar trabajo a los astrónomos durante décadas

______________________________________________________________________

El astrónomo Alvaro Giménez, dedico muchos años a estudiar la estructura interna de las estrellas, hasta que decidió inclinarse hacia la gestión de los grandes proyectos de investigación. Desde 2011, es el director del programa de ciencia y exploración de la ESA. Giménez, de 57 años, ha disfrutado en Kourou el exitoso lanzamiento de Gaia, una ambiciosa misión astronómica “por la cual cualquier físico estelar daría su vida”, dice este cordobés, tal exagerando un poco con lo de poner en juego la vida.

Pregunta. ¿Por qué Gaia es una misión especial?

Respuesta. Porque nos va a dar una visión de la astrofísica, de la galaxia y su evolución sin precedentes. Nos va a dar trabajo a los astrónomos durante décadas. Los descubrimientos no los tenemos previstos, claro, pero el aumento de la precisión en dos ordenes de magnitud asegura que vamos a tener hallazgos. Lo que antes era ruido en las observaciones, ahora con Gaia va a ser señal, es decir, información sobre el universo. A veces, la gente no se da cuenta del factor de la precisión en el descubrimiento… porque la física, al final, es medir, y medir preciso permite descubrir cosas nuevas.

P. ¿Cuántas misiones científicas tiene ahora mismo la ESA?

R. En operación tenemos actualmente más de media docena, abarcando todo el rango… Y acaban de terminar otras dos muy importantes: el telescopio de infrarrojos Herschel y el Planck, que ha medido con alta resolución la radiación cósmica de fondo. Estas misiones, aunque aunque ya no estén proporcionando nuevos datos, han generado tal cantidad de información que siguen dando mucho trabajo a los científicos para extraer la ciencia de ella. Hershel ha sido el telescopio más grande que jamás se ha puesto en órbita, incluido elHubble, en el que la ESA participa en un 20% del programa.

P. ¿Misiones para el futuro?

R. Además de Gaia que empieza ahora su operacion, tenemos dos misiones en desarrollo. LISA Pathfinder permitirá sentar las bases para la física fundamental en el espacio. Es más tecnológica que científica, porque se trata de avanzar hacia el desarrollo después, por ejemplo, de la misión de observación de ondas gravitacionales. La otra es Beppi Colombo, que irá a Mercurio en 2016. Además, estamos a punto de llegar al cometa CG con la sonda Rosetta, que lanzamos desde aquí, desde Kourou, en 2004. Llegará al cometa en el verano de 2014 y el mes que viene se despertará, porque ha estado viajando durante dos años y medio en hibernación, es decir, con los equipos apagados excepto los básicos de mantenimiento y sin comunicaciones.

P. ¿Están ya preparando las misiones de la próxima década?

R. Estamos definiendo la próxima de tipo medio, que se decidirá en febrero, y luego las dos grandes que serán los buques insignia de la ESA. Una es un observatorio de rayos X y la otra es el observatorio de ondas gravitacionales, y se complementan al dar una visión nueva del universo en altas energías.

P. En comparación con las otras agencias espaciales y con los países emergentes ¿cómo valora el programa científico de la ESA?

R. Europa esta en primera línea en esto. Estoy recibiendo numerosos contactos de las otras agencias, incluida la NASA, proponiendo colaborar con nosotros dado la solidez y estabilidad del programa científico europeo. Además, nuestras misiones se convierten en referencia para ellos, tanto por la ambición de la investigación como por su avanzado nivel tecnológico.

“Las misiones científicas europeas son un referente para las demás agencias” | Sociedad | EL PAÍS.

Comentarios desactivados en “Las misiones científicas europeas son un referente para las demás agencias” | EL PAÍS

Archivado bajo Astronomía

Un niño de tan solo 10 años descubre una supernova en la constelación de Draco

Si se confirma el hallazgo, Nathan Gray se convertirá en la persona más joven en conseguirlo por tan solo 33 días

Un niño canadiense de tan solo diez años, Nathan Gray, podría convertirse en la persona más joven en descubrir una supernova, a la que llegó cuando revisaba con su padre unas imágenes tomadas por el observatorio canadiense Abbey Ridge.

La Real Sociedad Astronómica de Canadá está estudiando ahora si, en efecto, el descubrimiento de Nathan es el de una supernova situada enla constelación de Draco que podría estar a unos 600 millones de años luz de distancia, según recoge «Universe Today».

De esta manera, Nathan podría desbancar a su hermana mayor, Aurora Gray —quien descubrió otra en 2010—, como el descubridor más joven de una supernova por una diferencia de tan solo 33 días. A su hermana, el feliz hallazgo le valió para conseguir una audiencia con astronautas como Neil Armstrong.

«Me sentía muy emocionado y feliz de haber encontrado una y saber que puedo ser capaz quizá de encontrar otra en algún momento», dijo Nathan a la CBC, y añadió que lleva seis meses intentándolo. Sin embargo, el menor ha afirmado que no va a parar. «Voy a seguir buscando más».

Un niño de tan solo 10 años descubre una supernova en la constelación de Draco – ABC.es.

Comentarios desactivados en Un niño de tan solo 10 años descubre una supernova en la constelación de Draco

Archivado bajo Astronomía

Recuperan de un lago el meteorito gigantesco que cayó en Rusia

El enorme fragmento de unos 500 kilos se precipitó en los Urales en febrero tras una explosión en el cielo que provocó el pánico entre la población y causó más de mil heridos: «Lo hemos cazado», dicen los expertos

AFP
El meteorito de unos 500 kilos recuperado del lago Chebarkul

Buzos rusos han recuperado del fondo del lago Chebarkul, en los Urales, un fragmento de unos 500 kilos del meteorito que cayó a mediados del pasado mes de febrero en la zona, cerca de la ciudad de Chelyabinsk, tras una explosión en el cielo que provocó el pánico entre la población y causó un millar de heridos.

«Dicho en lenguaje llano, lo hemos cazado», aseguraba Nikolái Murzin, director general de la compañía Aleut de trabajos especiales, a la agencia Interfax. Llevarlo hasta la orilla fue un trabajo costoso, ya que en el lago hay grandes olas, por lo que «izarlo directamente es técnicamente difícil y arriesgado».

El trozo de meteorito ha sido esta mañana arrastrado hasta la orilla del lago. Hasta ahora, los buceadores habían sacado doce rocas del lago, cinco de las cuales han sido identificadas como trozos del cuerpo celestial que cayó el 15 de febrero en la región. Según las autoridades locales, el fragmento más grande rescatado del meteorito bautizado «Cheyabinsk» pesaba solo 4,74 kilos, con lo que este último hallazgo es todo un record.

Desde un primer momento, los científicos aseguraron que el trozo más grande del meteorito se encontraba en el fondo del lago helado de Chebarkul, donde la caída del objeto espacial dejó un gran agujero. Los científicos han advertido a la población contra la «recogida indiscriminada» de los restos del meteorito, ya que les priva de un valioso material de investigación sobre la historia del Universo.

Según los geólogos, el meteorito contiene en su mayor parte minerales de silicatos como el olivino y el ortopiroxeno, además de sulfuro de hierro y níquel, y, en menor medida, cromo, clinopiroxeno y plagioclasas.

El estudio de los meteoritos es crucial para la reconstrucción de las etapas iniciales del sistema solar, ya que esos cuerpos astrales incluyen los componentes a partir de los que fueron creados originalmente los planetas.

El meteorito, que causó más de 1.500 heridos en la región, 319 de ellos niños, tenía según la NASA una masa de hasta 10.000 toneladas en el momento de estallar en la atmósfera, por lo que es el mayor que ha caído sobre la Tierra desde 1908.

Recuperan de un lago el meteorito gigantesco que cayó en Rusia – ABC.es.

2 comentarios

Archivado bajo Astronomía, Geología

La Luna es 100 millones de años más joven de lo que se creía

La edad del satélite estaría entre los 4.400 y 4.450 millones de años

Imagen de la Luna Getty

Madrid. (EP).- Un estudio elaborado por científicos del Instituto Carnegie de Washington ha determinado que la Luna es 100 millones de años más joven de lo que se creía. De este modo, el satélite tendría entre 4.400 y 4.450 millones de años.

Este hallazgo podría cambiar la forma de comprensión de los científicos acerca de la Tierra primitiva, así como de su satélite natural. Los científicos saben la edad del sistema solar (4.568 millones de años) con bastante precisión y por ello pueden calcular los tiempos de formación de cuerpos relativamente pequeños, tales como asteroides, también cuándo se sometieron a una extensa fusión, consecuencia del calor generado por la colisión.

Sin embargo, es más difícil de concretar la edad de los cuerpos más grandes del sistema solar, ya que se desconoce cuánto tardan en crecer o en modificar su temperatura y qué elementos va eliminando por el camino. “No es lo mismo que un pequeño cuerpo como el de un asteroide”, ha apuntado uno de los autores, Richard Carlson, que presentó la investigación durante una reunión de la ‘Royal Society’ en Londres.

Con el tiempo, los científicos han continuado estudiando la edad de la Luna y perfeccionando la técnica y la tecnología. Gracias a estas mejoras se ha ido presionando la fecha de formación de la Luna hacia adelante en el tiempo.

Concretamente, se cree que la Luna ha albergado un océano global de roca fundida poco después de su dramática formación. Actualmente, la edad determinada por las rocas lunares que surgieron de ese océano es de 4.360 millones de años, según el trabajo.

Además, en la Tierra, los científicos han encontrado indicios, en varios lugares, de un gran evento de fusión que se produjo hace unos 4.450 millones años. Por lo tanto, la evidencia es que la catastrófica colisión que formó la Luna y reformó la Tierra ocurrió en esa época, más de 100 millones de años antes de lo que se creía.

La Luna es 100 millones de años más joven de lo que se creía.

Comentarios desactivados en La Luna es 100 millones de años más joven de lo que se creía

Archivado bajo Astronomía, Luna

La oruga cósmica

Recreación artística del nudo cósmico en forma de oruga. | NASA

La última postal cósmica que acaba de enviar el telescopio espacial Hubble es una gran nube de polvo y gas interestelar con forma de oruga. Se trata del embrión de una futura estrella que aún se encuentra en proceso de formación, bombardeada por chorros de radiación ultravioleta proveniente de estrellas ultrabrillantes que esculpen la espectacular estructura de la ‘oruga’.

Según informa la NASA en un comunicado, estos astros, conocidos como como de ‘tipo O’, se encuentran entre las 65 estrellas más calientes y brillantes que se conocen, y se encuentran a 15 años luz de la nube de polvo y gas. Las estrellas ultrabrillantes, junto con otros 500 astros menos luminosos denominados de ‘tipo B’, componen la llamada asociación ‘Cygnus OB2’, un conjunto estelar que tiene una mása 30.000 veces máyor que nuestro sol.

La impresionante ‘oruga cósmica’ es, por tanto, una estrella embrionaria en una etapa muy primitiva de su formación. Los astrónomos creen que las protoestrellas de esta región se convertirán en astros jóvenes, que tendrán aproximadamente una masa diez veces mayor que el Sol. Sin embargo, si la radiación de las estrellas vecinas erosiona su estructura antes de que terminen de formarse, su masa podría acabar siendo mucho más reducida.

Las observaciones captadas por el Hubble de la estrella embrionaria muestran que todavía está recogiendo gran cantidad de material. Sólo el tiempo dirá si el astro que surja finalmente de la ‘oruga’ será un “peso pesado” o “ligero” en lo que respecta a su masa.

La oruga cósmica | Ciencia | elmundo.es.

Comentarios desactivados en La oruga cósmica

Archivado bajo Astronomía, Hubble

Observan la primera cota de nieve extraterrestre

Rodea a una joven estrella que está empezando a formar su sistema solar a 175 años luz de la Tierra

Un grupo internacional de astrónomos acaba de obtener, por primera vez en la historia de la exploración planetaria, la imagen de la cota de nieve alrededor de una joven estrella que está empezando a formar su propio sistema solar. El logro ha sido posible gracias a los instrumentos del telescopio ALMA (Atacama Large Millimiter/submillimeter Array), en Chile. Se cree que esa “frontera de hielo” juega un papel esencial en la formación y en el “maquillaje químico” de los planetas que se forman alrededor de estrellas muy jóvenes. Los resultados de esta investigación acaban de publicarse en Science Express.

Aquí, en la Tierra, las cotas de nieve se encuentran en las zonas más altas, donde las bajas temperaturas hacen que la humedad atmosférica se congele. De la misma forma, se piensa que las cotas de nieve también se forman alrededor de las estrellas jóvenes, en las regiones más alejadas del disco de material a partir del cual esas estrellas se formaron. Sin embargo, si la distancia es la adecuada, algunas de las moléculas presentes pueden congelarse y convertirse en auténticos copos de nieve.

Lo primero en congelarse es el agua, seguida por otros gases, como el metano o el dióxido de carbono, que se van distribuyendo en círculos concéntricos alrededor de la estrella en forma de anillos de motas de polvo congeladas, la materia prima a partir de la cual se forman después los planetas.

Los astrónomos creen que las cotas de nieve juegan un destacado papel en la formación de nuevos sistemas planetarios. De hecho, ayudan a los granos de polvo, cubriéndolos con una coraza helada y evitando que se destruyan en múltiples y pequeñas colisiones entre ellos. En lugar de eso, el hielo actúa como una suerte de “pegamento” que favorece su unión y que, por lo tanto, incrementa la cantidad de materiales sólidos disponibles, algo que acelera la posibilidad de formación de nuevos mundos.

Y dado que existen, como hemos visto, diferentes cotas de nieve dependiendo de cuál sea el material dominante, el proceso también hace que, en cada círculo, se formen diferentes tipos de planetas.Alrededor de una estrella como el Sol, por ejemplo, la cota de nieve del agua corresponde a la órbita de Júpiter y la del monóxido de carbono a la de Neptuno.

Una imagen insólita

Lo que ALMA ha podido ver es algo insólito y jamás detectado hasta el momento: la línea de nieve alrededor de TW Hydrae, una joven estrella a 175 años luz de la Tierra. Los investigadores creen que este sistema solar en formación tiene características muy similares a las de nuestro propio sistema en su infancia, cuando apenas tenía un puñado de millones de años de edad.

“ALMA nos ha dado la primera imagen en tiempo real de una cota de nieve alrededor de una estrella joven -afirma Chunhua “Charlie” Qi, investigador del Centro de astrofísica Harvard-Smithsonian en Cambridge, Massachussetts-, lo cual es extremadamente emocionante porque nos habla sobre un periodo muy temprano de la formación de nuestro propio Sistema Solar. Ahora podemos ver detalles que antes estaban ocultos sobre las zonas de hielo de otro sistema solar, uno que es muy parecido al nuestro cuando apenas tenía diez millones de años de edad”.

Hasta ahora, la presencia de estas cotas de nieve solo se conocía por su “firma” en el espectro electromagnético, pero nunca se había podido obtener una imagen directa, por lo que su posición exacta y extensión eran desconocidas. La razón principal de no poder verlas es que las cotas de nieve se forman solo en la estrecha franja central de los discos protoplanetarios. Por encima y por debajo de esa región concreta, la radiación de la estrella calienta los gases y evita que se forme hielo.

De esta forma, la zona helada queda oculta a la observación por un envoltorio de gas caliente. Sin embargo, en esta ocasión los astrónomos han conseguido, gracias a una nueva técnica, detectar directamente una molécula que se forma únicamente en los lugares en que el monóxido de carbono se congela. Esa molécula, llamada diazenylium (N2H+) brilla en una pequeña región milimétrica del espectro y puede, por lo tanto, ser detectada por un radiotelescopio.

Observan la primera cota de nieve extraterrestre – ABC.es.

Comentarios desactivados en Observan la primera cota de nieve extraterrestre

Archivado bajo Astronomía