Archivo de la categoría: Bactheria

Las siete bacterias más peligrosas

La Organización Mundial de la Salud  (OMS) ha señalado en su último informe siete de los agentes infecciosos más resistentes a los antibióticos

1. Klebsiella pneumoniae

Los microorganismos del género Klebsiella son bacilos gramnegativos inmóviles que pertenecen a la familia Enterobacteriaceae. El género Klebsiella está formado por varias especies, entre las que se encuentran K. pneumoniae, K. oxytoca, K. planticola y K. terrigena. La capa más externa de Klebsiella spp. está formada por una gran cápsula de polisacáridos que diferencia a estos microorganismos de otros géneros de esta familia. Aproximadamente del 60 al 80% de los microorganismos del género Klebsiella aislados de muestras de heces y clínicas son K. pneumoniae y dan positivo en la prueba de coliformes termotolerantes.

Efectos sobre la salud humana

Se han detectado Klebsiella spp. en pacientes de hospitales, estando la transmisión asociada con la manipulación frecuente de los pacientes (por ejemplo, en las unidades de cuidados intensivos). Quienes se exponen a un riesgo mayor son las personas con sistemas inmunitarios poco activos, como las personas ancianas o muy jóvenes, los pacientes con quemaduras o heridas extensas, los que están siendo sometidos a tratamientos inmunodepresores o los infectados por el VIH. La colonización puede dar lugar a infecciones invasivas. En raras ocasiones, Klebsiella spp. y, en particular, K. pneumoniae y K. oxytoca, pueden causar infecciones graves, como neumonía destructiva.


2. Escherichia coli

La-bacteria-E-coli-esta-causan_54162938672_53389389549_600_396

Escherichia coli está presente en grandes concentraciones en la microflora intestinal normal de las personas y los animales donde, por lo general, es inocua. Sin embargo, en otras partes del cuerpo E. coli puede causar enfermedades graves, como infecciones de las vías urinarias, bacteriemia y meningitis. Un número reducido de cepas enteropatógenas pueden causar diarrea aguda.

Se han determinado varios tipos de E. coli enteropatógenas, basándose en diferentes factores de virulencia: E. coli enterohemorrágica (ECEH), E. coli enterotoxígena (ECET), E. coli enteropatógena (ECEP), E. coli enteroinvasiva (ECEI), E. coli enteroagregativa (ECEA) y E. coli de adherencia difusa (ECAD). Se cuenta con más información sobre los primeros cuatro tipos mencionados, pero se conocen peor la patogenicidad y la prevalencia de cepas de ECEA y ECAD.


3. Staphylococcus aureus

La-bacteria-Staphylococcus-aur_54407456697_53389389549_600_396

Staphylococcus aureus es un coco grampositivo, aerobio o anaerobio, inmóvil, no esporulante, con actividad catalasa y coagulasa, que generalmente se dispone en racimos irregulares semejantes a los de uvas.

Efectos sobre la salud humana

Aunque Staphylococcus aureus forma comúnmente parte de la microflora humana, puede producir enfermedad mediante dos mecanismos distintos. Uno se basa en la capacidad de los microorganismos para proliferar y propagarse ampliamente por los tejidos, y el otro en su capacidad para producir toxinas y enzimas extracelulares. Las infecciones basadas en la proliferación de los microorganismos son un problema significativo en hospitales y otros centros de salud. La proliferación en los tejidos puede producir manifestaciones como forúnculos, infecciones cutáneas, infecciones postoperatorias de heridas, infecciones intestinales, septicemia, endocarditis, osteomielitis y neumonía. Los síntomas clínicos de estas infecciones tardan bastante en aparecer, por lo general varios días.


4. Streptococcus pneumoniae

Micrografia-hecha-con-microsco_54407456781_53389389549_600_396

El neumococo, Streptococcus pneumoniae, es un microorganismo patógeno capaz de causar en humanos varias infecciones y procesos invasivos severos. Neumococo es un patógeno casi exclusivamente humano causante de un gran número de infecciones (neumonía, sinusitis, peritonitis, etc) y de procesos invasivos severos (meningitis, sepsis, etc.), particularmente en personas mayores, niños y personas inmunodeprimidas.


 

5. Non-typhoidal Salmonella

Micrografia-electronica-de-bar_54406512658_53389389549_600_396

El género Salmonella pertenece a la familia Enterobacteriaceae. Son bacilos gramnegativos móviles que no fermentan la lactosa, aunque la mayoría producen sulfuro de hidrógeno o gas por fermentación de los hidratos de carbono.

Inicialmente, se agruparon en más de 2.000 especies (serotipos) en función de sus antígenos somáticos (O) y flagelares (H) (esquema de Kauffman-White). Actualmente se considera que esta clasificación está por debajo del nivel de especie: en realidad sólo hay dos o tres especies (Salmonella enterica o Salmonella choleraesuisSalmonella bongori y Salmonella typhi) y los serotipos se consideran subespecies. Todos los agentes patógenos entéricos, excepto S. typhi, pertenecen a la especie S. enterica. Por convención, las subespecies se abrevian, de modo que el serotipo S. enterica Paratyphy A se transforma en S. Paratyphi A.

Efectos sobre la salud humana

Las salmonelosis típicamente producen cuatro manifestaciones clínicas: gastroenteritis (que va desde diarrea leve a diarrea fulminante, náuseas y vómitos), bacteriemia o septicemia (accesos de fiebre alta con hemocultivos positivos), fiebre tifoidea o paratifoidea (fiebre continua con o sin diarrea) y la condición de portadoras de personas infectadas anteriormente. En lo que respecta a la infección intestinal, las especies de Salmonella se pueden dividir en dos grupos bastante diferenciados: las especies o serotipos tifoideos (Salmonella typhi y S. Paratyphi) y el resto de especies o serotipos no tifoideos.

Los síntomas de la gastroenteritis no tifoidea aparecen de 6 a 72 horas después de la ingestión de agua o alimentos contaminados. La diarrea dura de tres a cinco días y cursa con fiebre y dolor abdominal. La enfermedad, por lo general, es de resolución espontánea. El periodo de incubación de la fiebre tifoidea puede durar de uno a catorce días, pero normalmente dura de tres a cinco días. La fiebre tifoidea es una enfermedad más grave y puede ser mortal. Aunque el tifus es poco frecuente en zonas con buenos sistemas de saneamiento, todavía es prevalente en otras regiones y enferman muchos millones de personas al año.


 

6. Shigella species

Imagen-de-la-bacteria-Shigella_54406512745_53389389549_600_396

El género Shigella, perteneciente a la familia Enterobacteriaceae, está formado por bacilos gramnegativos, no esporulantes e inmóviles que son aerobios facultativos. Las especies de este género tienen un patrón antigénico complejo y su clasificación se basa en sus antígenos O somáticos, muchos de los cuales son comunes a otros bacilos entéricos, como E. coli. Hay cuatro especies: S. dysenteriaeS. flexneriS. boydii y S. sonnei.

Efectos sobre la salud humana

Shigella spp. puede ocasionar enfermedades intestinales graves, incluida la disentería bacilar. Cada año se producen más de dos millones de infecciones que ocasionan unas 600.000 muertes, sobre todo en países en desarrollo. La mayoría de las infecciones por Shigella se producen en niños menores de diez años. El periodo de incubación de la shigelosis suele ser de 24 a 72 horas.

La ingestión de tan solo 10 a 100 microorganismos puede producir una infección, una dosis infectiva sustancialmente más baja que la de la mayoría de las demás bacterias entéricas. Al comienzo de la enfermedad aparecen cólicos, fiebre y diarrea acuosa. Todas las especies pueden producir enfermedades graves, pero la enfermedad producida por S. sonnei es, por lo general, relativamente leve y de resolución espontánea.

En el caso de S. dysenteriae, las manifestaciones clínicas pueden desembocar en la formación de úlceras con diarrea hemorrágica y una concentración alta de neutrófilos en las heces. Estas manifestaciones están relacionadas con la producción de la toxina shiga por el microorganismo patógeno.

Las especies del género Shigella están, al parecer, mejor adaptadas a la infección del ser humano que la mayoría de las demás bacterias entéricas patógenas.


7. Neisseria gonorrhoeae

Imagen-de-la-bacteria-Neisseri_54406512789_53389389549_600_396

 

El gonococo (Neisseria gonorrhoeae) es una especie bacteriana gram negativa que forma diplococos. Es el agente causante de la gonorrea, enfermedad de transmisión sexual. También es responsable de la oftalmía neonatal.

Neisseria gonorrhoeae es un parásito exclusivo de los humanos, ya que no se ha encontrado en ninguna otra especie. Es un organismo muy sensible a la desecación y a las radiaciones UV, así pues su transmisión se produce por contacto íntimo entre dos personas, generalmente a través del coito.

Los síntomas de la infección con N. gonorrhoeae varia dependiendo del lugar de infección. La infección del tracto genital puede resultar en una descarga purulenta de la uretra, aunque algunas veces puede no llegar a producirse. Esta descarga puede asociarse con mal olor, inflamación, enrojecimiento, hinchazón, disuria y sensación de ardor al orinar. N. gonorrhoeae también puede causar conjuntivitis, faringitis, proctitis o uretritis, prostatitis y orquitis.

Leer más: http://www.lavanguardia.com/listas/20140501/54406513438/siete-bacterias-mas-peligrosas.html#ixzz31cxEQCvi

Anuncios

Comentarios desactivados en Las siete bacterias más peligrosas

Archivado bajo Antibióticos, Bactheria, Enfermedad, Microbiología

Libros, juguetes y cunas son el refugio de las bacterias durante horas

Los resultados sugieren que se deben tomar precauciones adicionales para prevenir las infecciones, especialmente en entornos como escuelas, guarderías y hospitales

Libros, juguetes o incluso una cuna pueden ser el refugio durante horas de algunas bacterias, como el «Streptococus pneumoniae», un patógeno cuasante de graves infecciones del tracto respiratorio.

A pesar de que muchos estudios han concluido que dos de las bacterias comunes que causan los resfriados, infecciones del oído, amigdalitis e infecciones más graves, no pueden vivir mucho tiempo fuera del cuerpo humano, la investigación realizada en la University at Buffalo, en EE.UU., y que se pubica en la revista «Infection and Immunity», ha encontrado que tanto el «Streptococcus pneumoniae» como el «Streptococcus pyogenes»persisten en la superficie de objetos inanimados mucho más tiempo de lo que pensaba. Los hallazgos sugieren que se deben tomar precauciones adicionales para prevenir las infecciones, especialmente en entornos como escuelas, guarderías y hospitales.

«Estos resultados nos sugieren que hay que ser más cautos sobre las bacterias de nuestro medio ambiente, ya que suponen un cambio importante en nuestra idea sobre cómo se propagan estas bacterias en particular», asegura el autor principal, Anders Hakansson. En su opinión, este es el «primer estudio que ha analizado si dichas bacterias pueden sobrevivir en varias superficies, incluyendo las manos, y, potencialmente, propagarse etre personas».

«S. pneumoniae» es la causa principal de infecciones del oído en los niños y provoca importante morbilidad y mortalidad por infecciones de las vías respiratorias en niños y ancianos. Su presencia es muy común enguarderías y es una causa común de infecciones hospitalarias. Además, añade Hakansson, en los países en desarrollo, donde escasea agua potable, la alimentación y los antbióticos comunes, la bacteria a menudo conduce a la neumonía y sepsis, matando a un millón de niños cada año.

El «S. pyogenes» es la causa más común de faringitis estreptocócica e infecciones de la piel en niños en edad escolar, pero también puede causar infecciones graves en los adultos.

Cuatro de cada cinco juguetes de peluche dieron positivo para el «S. pneumonaie»

Los investigadores analizaron la presencia de estas bacterias en una guarderia infantil: para su sorpresa vieron que cuatro de cada cinco juguetes de peluche dieron positivo para el «S. pneumonaie» y que distintas superficies, como cunas, dieron positivo para «S. pyogenes», incluso después de haber sido limpiadas. Además, el análisis se llevó a cabo justo antes de la apertura del centro por la mañana, por lo que había estado muchas horas desde el último contacto humano.

«La colonización bacteriana no constituye, por sí misma, causa de una infección, pero es un primer paso necesario para que se produzca una infección en un huésped humano», explica Hakansson, que recuerda que los niños, los ancianos y otras personas con sistemas inmunes comprometidos son «especialmente vulnerables a estas infecciones».

Bacterias planctónicas

La mayoría de los estuios diseñado para comprobar la capacidad de supevvencia de las bacterias en objetos inanimados han utilizado cultivos de laboratorio, que reciben el nombre de cultivo de bacterias planctónicas, y que hasta ahora han mostrado que las bacterias se mueren rápidamente. «Pero sabíamos que esta forma de bacterias no representan la forma en la que crecen realmente las bacterias -dice Hakansson- . Y desde que descubrimos que las biopelículas son fundamentales para la patogénesis de «S. pneumonaie», quisimos averiguar si las bacterias del biofilm podían sobrevivir fuera del cuerpo».

Sus experimentos encontraron que biofilm de«S. pneumoniae» y «S. pyogenes» de superficies contaminadas fueron capaces de colonizar(infectar) ratones fácilmente, y que las biopelículas sobrevivieron durante horas en las manos de una persona y en los libros y juguetes y superficies duras y blandas en un centro de cuidado infantil, en algunos casos, incluso después de haber sido limpiados.

En todos estos casos, explica el investigador, «se encontró que estos patógenos pueden sobrevivir durante largos periodos de tiempo fuera de un huésped humano». Sin embargo, apunta, «la literatura científica sostiene que sólo se puede llegar a ser infectado por la inhalación de gotitas infectadas expulsadas por la tos o los estornudos de las personas infectadas».
 
 

“Los objetos contaminados con estas bacterias pueden actuar como reservorios de bacterias durante horas, semanas o meses”

Lo que este trabajo muestra es que los objetos contaminados con estas bacterias del biofilm pueden actuar como reservorios de bacterias durante horas, semanas o meses, «extendiendo posibles infecciones a las personas que entran en contacto con ellos», concluye Hakansson que advierte que se debe hacer más investigación para entender en qué circunstancias este tipo de contacto puede llegar a infectar a las persona.

«Si resulta que este tipo de difusión es fundamental, entonces los mismos protocolos que ahora se utilizan para prevenir la propagación de otras bacterias, como las bacterias y los virus intestinales, que no persisten en las superficies, tendrán que ser implementado especialmente para las personas que trabajan con niños y en los entornos de atención sanitaria», concluye.

Libros, juguetes y cunas son el refugio de las bacterias durante horas – ABC.es.

Comentarios desactivados en Libros, juguetes y cunas son el refugio de las bacterias durante horas

Archivado bajo Bactheria

Una microbacteria del Cardener para luchar contra la tuberculosis

Facilitar la entrada en Europa de los fármacos producidos en la India, entre los objetivos de las firmas participantes en la misión

Joan Cardona en su reciente viaje a la India

Nueva Delhi (ACN).-  Manremyc nació en marzo de este año. Con sede en Manresa, es una spin off ‘del laboratorio del Instituto Germans Trias i Pujol. La empresa es fruto de un proceso de investigación de cuatro años que ha culminado con un descubrimiento sorprendente: una micro bacteria, localizada en el río Cardener, puede luchar contra la tuberculosis porque permite evitar el desarrollo de la enfermedad. Su director general, Pere Joan Cardona, ya lo tiene todo a punto para empezar a comercializar en forma de fármaco. Estos días, él también está en la India. Las potencialidades que se le abren, tanto a él como al resto de firmas de la misión, vienen avaladas por 11.527 millones de euros anuales que el sector de las biociencias mueve anualmente en Catalunya.

Sólo en la India, cada año se detectan dos millones de casos de tuberculosis. Ahora, sin embargo, a más de 10.000 kilómetros de distancia del país asiático, ha nacido un nuevo fármaco que puede ayudar a revertir esta cruda estadística. Y su principio activo proviene de una micobacteria localizada en un río catalán, el Cardener.

Pere Joan Cardona, científico manresano

Quien la ha descubierto es el investigador manresano Pere Joan Cardona, que en julio del año pasado logró aislarla de una muestra de agua tomada del río. “Con dosis de esta micro bacteria, lo que conseguimos es que la gente infectada por la tuberculosis no desarrolle la inflamación que la hace aflorar, es decir, la infección no se va, pero sí conseguimos evitar que se vuelva enfermedad”, concreta Cardona.

Ahora, después de crear su propia empresa – Manremyc -, el investigador catalán ya tiene a punto el fármaco para empezar a comercializarlo. La ha bautizado con el nombre de Nyaditum. “Nuestra idea es que, a partir de principios del año que viene, ya pueda estar en el mercado”, explica. Este probiótico se venderá en cápsulas listas para ingerir, aunque dependiendo de la cultura y del país donde se distribuya, se puede adaptar el formato de presentación. “Bastará tomarlo quince días cada año para evitar la enfermedad”, explica el director general.

Misión comercial en India
Manremyc es una de las empresas del sector Biofarma que estos días participa en la misión comercial a la India. Pere Joan Cardona ya ha empezado a hacer los primeros contactos para conseguir que su descubrimiento entre al mercado indio mediante un socio establecido en el país asiático. Los encuentros tú a tú, donde han tomado parte las firmas de todos los sectores, se han hecho después de un seminario organizado por la Federación de Cámaras de Comercio e Industria de la India (FICCI).

512 empresas y 11.527 Millones de euros anuales

En Catalunya, el sector de las biociencias está formado por 512 empresas, universidades y centros de investigación, y cada año mueve 11.527 millones de euros. Y la India, para las empresas que forman parte, está llena de oportunidades.

“El país tiene unas potencialidades enormes, además, no debemos olvidar que ya hay empresas farmacéuticas consolidadas”, concreta Montserrat Vendrell, directora de BioCat (la organización que promueve la biotecnología y la biomedicina en Catalunya). “Y aquí, nosotros podemos ser muy competitivos a la hora de ofrecer servicios para las primeras etapas de desarrollo de un nuevo medicamento o bien para abrir una puerta de entrada a Europa”, añade.

Precisamente, este es el objetivo que ha venido a buscar Kymos Pharma Services , otra de las empresas del sector que estos días también participa en la misión. La firma, sobre todo, se centra en analizar medicamentos antes de que salgan al mercado. Entre sus clientes cuenta con grandes farmacéuticas, como Esteve, Almirall, Ferrer o Grifols.

“Por un lado, hemos venido a la India para ayudar a las empresas farmacéuticas con I + D + I, sobre todo en lo que se refiere a biotecnología”, concreta su director general, Joan Puig. “Y por el otro, también queremos hacer de puente con aquellas farmacéuticas que quieran exportar medicamentos a Europa, porque nosotros les podemos hacer el análisis de calidad”, añade.

“No debemos olvidar que la India, además, es el país del mundo que produce más medicamentos genéricos “, explica Puig. Kymos, con sede en el Parque Científico de Barcelona, cuenta con una plantilla de 55 personas y factura unos 4 millones de euros al año. Sobre todo, vende sus servicios en Europa (fundamentalmente en Suiza, Italia, Francia y Portugal). El año que viene quiere entrar en Alemania y también abrirse más en Asia (ahora ya tienen algún cliente en Japón).

La delegación empresarial en la India, que preside Artur Mas , está formada por una cuarentena de empresas. El sector Biofarma tiene ocho, dedicadas a fabricar principios activos (Laboratorios Espinós y Bofill, LEBSA) y comercializar productos farmacéuticos (Tamarang), entre otros.

Una microbacteria del Cardener para luchar contra la tuberculosis.

Comentarios desactivados en Una microbacteria del Cardener para luchar contra la tuberculosis

Archivado bajo Bactheria, Microbiología, Tuberculosis

Fabrican gasolina con una bacteria que vive en el intestino

Científicos de Corea producen 580 mg de combustible por biología sintética con la ayuda de la E. coli

ABC Imagen al microscopio de la bacteria «Escherichia coli»

La producción sostenible de gasolina está cada vez más cerca. Un equipo de científicos coreanos ha conseguido, con técnicas de biología sintética, fabricar por primera vez gasolina sin necesidad de recurrir al petróleo ni a ningún combustible fósil. En lugar de petróleo han utilizado a una de las bacterias más estudiadas por el ser humano, la «Escherichia coli» (E. coli). Vive en el interior del intestino, entre las heces humanas, y es responsable de muchos de los episodios de diarrea que padecemos. Pero también se puede manipular y conseguir que trabaje en nuestro favor.

Con ella se ha logrado producir insulina para tratar la diabetes e interferones para el cáncer. Ahora un grupo de investigadores coreanosha conseguido manipularla para fabricar la primera biogasolina. Los detalles de este éxito científico se publican en la revista «Nature».

Mejor que el biodiésel

Se trata de un hallazgo revolucionario que podría acabar con la dependencia del oro negro. Hoy la mejor alternativa es el biodiésel procedente de aceites vegetales o grasas animales, sin embargo no pueden utilizarse en los motores modernos. La gasolina bacteriana sí sería totalmente compatible sin tener que modificar el motor para su uso. De momento, su capacidad de fabricación es mínima, aunque el grupo coreano ha logrado producir 580 miligramos de gasolina por litro cultivado. El objetivo a largo plazo es mejorar la producción y abaratar el coste.

No es la primera vez que se fabrica combustible con fabricación microbiana -recientemente un equipo de científicos británicos desarrolló diesel-, pero sí la privera vez que se puede demostrar la fabricación de gasolina, el combustible más demandado en el mundo.

Una pequeña fábrica en su interior

Los científicos surcoreanos del Instituto Avanzado de Ciencia y Tecnología (KAIST, en su acrónimo en inglés) han utilizado la bacteria intestinal como una fábrica para segregar alcanos de cadena corta, o lo que es lo mismo, pequeñas cantidades de gasolina.

La gasolina es una mezcla de hidrocarburos, aditivos y agentes de mezcla. Los hidrocarburos, llamados alcanos, consisten sólo en átomos de carbono e hidrógeno.

En este trabajo, los investigadores coreanos describen cómo identificaron enzimas asociadas con la producción de ácidos grasos, la ingeniería de enzimas y rutas biosintéticas de ácidos grasos para concentrar el flujo de carbono hacia la producción de ácidos grasos de cadena corta y la conversión de los ácidos grasos de cadena corta a sus correspondientes alcanos (gasolina mediante la introducción de una nueva vía sintética y la optimización de las condiciones de cultivo).

Producción sostenible

«Es sólo el comienzo de las investigaciones para la producción sostenible de la gasolina. Actualmente estamos trabajando en aumentar el rendimiento y la productividad de biogasolina», explicó Sang Yup Lee. «Nos complace informar de la producción de gasolina a través de ingeniería metabólica de “E. coli”, que esperamos sirva de base para la ingeniería metabólica de microorganismos con el fin de producir combustibles y productos químicos a partir de recursos renovables», concluyó el director de la investigación

Fabrican gasolina con una bacteria que vive en el intestino y causa diarrea – ABC.es.

1 comentario

Archivado bajo Bactheria, Biología Celular, Microbiología

Descubierta la bacteria acuática más pequeña del Mediterráneo

El hallazgo, realizado por un grupo de científicos de la Universidad de Valencia, se ha publicado en la revista especializada ‘Nature Scientific Reports’

Un grupo de científicos del Institut Cavanilles de Biodiversitat i Biologia Evolutiva de la Universitat de València (UV) ha descubierto la bacteria acuática más pequeña descrita hasta ahora en las aguas del Mediterráneo, aunque está presente en varios lugares del planeta.

Según ha informado la UV en un comunicado, el hallazgo se ha publicado en la revista especializada Nature Scientific Reports.

En comparación con la bacteria más conocida popularmente, Escherichia cuele, la nueva bacteria tiene un tamaño unas 150 veces inferior, por lo que se aproxima bastante a los límites teóricos de las dimensiones mínimas de un ser vivo autónomo.

El grupo de trabajo ha sido dirigido por el profesor Antonio Camacho en colaboración con el profesor Rodríguez-Valera, de la Universidad Miguel Hernández.

Los resultados de la investigación son importantes tanto por el descubrimiento de un grupo de bacterias completamente nuevo y con características genéticas diferenciadas, como por la posible relevancia ecológica de este grupo de bacterias llamadas, por el momento, ‘Candidatus Actinomarinidae’.

Estas bacterias están asociadas “a los máximos productivos de los océanos, registrados en profundidades alrededor del 50 metros entre primavera y otoño”, apunta Camacho.

Los investigadores han estudiado el llamado máximo profundo de clorofila (en inglés, DCM-Deep Chlorophyll Maximum) en varias áreas del planeta y, más en detalle, en el mar Mediterráneo y han descrito, con técnicas de secuenciación masiva, toda la microbiota que habita estas zonas de los mares y océanos.

Estas técnicas “permiten desgranar toda la diversidad microbiana de un ecosistema -se obtienen millones de secuencias génicas que permiten identificar todos los microorganismos que viven en él- e identificar genes claves que pueden explicar el papel ecológico de los microorganismos en el ecosistema.

Estos resultados después se comparan con los datos ambientales sacados en el estudio y permiten obtener más detalle sobre el funcionamiento de los ciclos biogeoquímicos, según Camacho, quien recuerda que los microorganismos acumulan más del 90 % de la biomasa de los océanos.

Descubierta la bacteria acuática más pequeña del Mediterráneo.

Comentarios desactivados en Descubierta la bacteria acuática más pequeña del Mediterráneo

Archivado bajo Bactheria, Biodiversidad, Comunidad Valenciana, Mediterráneo

El ser vivo eternamente joven

Investigadores descubren que un microbio de la levadura rejuvenece cada vez que se reproduce

ARCHIVO
El microbio de la la levadura Schizosacchromyces pombe

No es la alimentación, no es el ejercicio. Un pequeño organismo, un microbio común de la levadura, ha despertado la curiosidad de un equipo internacional de científicos porque consigue mantenerse siempre joven. El truco, según han descubierto investigadores de la Universidad de Bristol y el Instituto Max-Planck de Biología Celular, Molecular y Genética, consiste en que el afortunado ser rejuvenece cada vez que se reproduce. Los resultados, publicados en la revista Current Biology, proporcionan conocimientos fundamentales sobre los mecanismos del envejecimiento.

Si bien el envejecimiento sigue siendo un hecho inevitable de la vida, a diferencia de otras especies, el microbio de la levadura Schizosacchromyces pombe es inmune al paso del tiempo cuando se está reproduciendo y en condiciones de crecimiento favorables.

En general, incluso los microbios que se dividen simétricamente, no lo hacen en dos partes exactamente iguales. Investigaciones detalladas revelaron que hay mecanismos que aseguran que una mitad obtiene material más viejo, a menudo defectuoso, mientras que la otra mitad está equipada con nuevo material totalmente funcional. Como ocurre con los seres humanos, los microbios, en cierto sentido, producen una descendencia que es más joven que el padre.

Más jóvenes que antes

Pero el envejecimiento no es inevitable para el S. pombe. El trabajo recién publicado muestra que este microbio es inmune bajo ciertas condiciones. Cuando la levadura se trata bien, se reproduce dividiéndose en dos mitades en las que ambas heredan su parte justa de material celular viejo. Según explica Tolic Iva, investigador principal del proyecto «cuando ambas células reciben sólo la mitad del material dañado, ambas se vuelven más jóvenes que antes». Al menos en un sentido, el microbio se rejuvenece un poco cada vez que se reproduce.

A diferencia de otras especies, S. pombe puede escapar al envejecimiento, siempre y cuando se divida lo suficientemente rápido. ¿Pero qué ocurre cuando vive en malas condiciones? Para probarlo, los investigadores expusieron la levadura al calor, la radiación ultravioleta y productos químicos perjudiciales, lo que retrasó su crecimiento a un punto en el que los microbios no podían dividirse lo suficientemente rápido para mantenerse jóvenes. Una vez sometidas a estas influencias negativas, las células de levadura comenzaron a dividirse en una más joven y otra más vieja, igual que otras células. Mientras que las células más viejas finalmente murieron, su descendencia sobrevivió el tiempo suficiente para reproducirse, incluso en los entornos más hostiles.

«Es increíble ver que incluso esos organismos simples han desarrollado estrategias tan potentes para sobrevivir», dice Thilo Gross, de la Universidad de Bristol. Los resultados muestran a S. pombe como un organismo interesante que podría servir como modelo para ahondar en la lucha contra el envejecimiento en los seres humanos.

El ser vivo eternamente joven – ABC.es.

Comentarios desactivados en El ser vivo eternamente joven

Archivado bajo Bactheria, Biología Celular, División Celular, Técnicas y métodos

Formas de vida de hace 100.000 años aparecen bajo el hielo de la Antártida

Estos organismos extremos habitan los sedimentos de un lago subglacial, a 93 metros de profundidad

Bajo el hielo de la Antártida, donde no se esperaría encontrar nada, existe vida. Diminuta pero resistente en extremo, organismos que han sido capaces de soportar las condiciones de un infierno helado durante milenios. Científicos británicos han encontrado en el lago subglacial Hodgson, en la península antártica, diversos microbios que datan de hace casi 100.000 años. Y los han hallado en los sedimentos, no en las capas más cercanas al hielo, como sí se ha logrado en otras ocasiones.

La posibilidad de que distintas formas de vida extrema existan en los lagos fríos y oscuros escondidos varios kilómetros por debajo de la capa de hielo de la Antártida ha fascinado a los científicos desde hace décadas. El muestreo directo de estos lagos presenta unos enormes desafíos tecnológicos, pero los científicos pueden utilizar una triste circunstancia a su favor. La capa de hielo antártica se derrite y retrocede a un ritmo sin precedentes debido al aumento de la temperatura de los polos. Esto provoca que la capa sobre los lagos subglaciales sea cada vez más fina, y estos queden expuestos por primera vez desde que fueran enterrados hace más de 100.000 años.

Los científicos del British Antarctic Survey (BAS), y las universidades de Northumbria y Edimburgo decidieron trabajar en el lago Hodgson, cubierto por más de 400 m de hielo al final de la última Edad de Hielo, pero ahora un lago subglacial emergente, con una fina capa de apenas 3 o 4 metros de hielo. El lago tiene aproximadamente 1,5 km de largo por 1,5 km de ancho, y el fondo se sitúa a 93 metros de profundidad

Una «cápsula del tiempo»

El lago parecía un medio hostil para cualquier forma de vida, pero las capas de lodo en el fondo representan una «cápsula del tiempo» que almacena el ADN de los microbios que han vivido allí durante milenios. Según explican los científicos, los primeros centímetros del núcleo contienen organismos actuales y recientes que habitan en el lago, pero una vez que se alcanzan los 3,2 m de profundidad es probable que los microbios encontrados tengan casi 100.000 años.

«Lo sorprendente fue la gran biomasa y diversidad que encontramos. Esta es la primera vez que han sido identificados microbios viviendo en los sedimentos de un lago subglacial antártico e indica que la vida puede existir y prosperar en ambientes que podríamos considerar demasiado extremos», dice el autor principal, David Pearce, de la Universidad de Northumbria. «El hecho de que estos organismos hayan sobrevivido en un entorno tan singular puede significar que se han desarrollado de una forma única que podría dar lugar a emocionantes descubrimientos. Esta es la primera etapa y ahora tenemos que trabajar más para investigar a fondo estas formas de vida».

Parte de la vida descubierta está en forma de ADN fósil, mostrando que muchos tipos diferentes de bacterias viven allí, incluyendo una variedad de extremófilos, especies adaptadas a los ambientes más extremos. Estos utilizan una variedad de métodos químicos para mantener la vida tanto con como sin oxígeno.

Nuevas especies

Una secuencia de ADN se relaciona con los más antiguos organismos conocidos en la Tierra y partes del ADN no se han descrito previamente.Muchas de las especies son susceptibles de ser nuevas para la ciencia. Los científicos creen que los organismos que viven en los lagos subglaciales podrían dar pistas sobre cómo la vida podría sobrevivir en otros planetas.

A finales del año pasado una expedición británica para perforar en el lago Ellsworth fue cancelada después de dificultades técnicas. Expediciones estadounidenses hablan de miles de formas de vida cerca del borde de la capa de hielo del lago Vostok, una colonia de microbios que, estiman, ha permanecido aislada durante más de 2.800 años en el lago Vida, y bacterias vivas, células con ADN que podrían haber vivido aisladas durante 100.000 años en el lago Whillans. Un proyecto liderado por Rusia también dijo haber encontrado evidencias de vida cerca de la superficie de un lago subglacial.

Formas de vida de hace 100.000 años aparecen bajo el hielo de la Antártida – ABC.es.

Comentarios desactivados en Formas de vida de hace 100.000 años aparecen bajo el hielo de la Antártida

Archivado bajo Bactheria, Biodiversidad