Archivo de la categoría: Nutrición

El efecto de una vida saludable se mide en los cromosomas

Un estudio apunta a que los telómeros de quienes tienen mejores hábitos se alargan

Una vida saludable (hacer ejercicio, comer sano –sobre todo verduras integrales con pescado, menos carne roja y sin alcohol-) es la mejor receta para vivir más. Esta conclusión ya es sabida, pero por primera vez se ha podido medir al nivel del núcleo celular: en los cromosomas, que son los paquetes que contienen nuestros genes. Un pequeño estudio de cinco años con 35 personas, que publica The Lancet, ha puesto números por primera vez al efecto de la vida sana en los telómeros, los extremos de los cromosomas cuya longitud determina la supervivencia.

En concreto, el estudio realizado por la Universidad de California en San Francisco, siguió a una serie de hombres con cáncer de próstata, y, aprovechando sus controles, se midieron los telómeros. Los que cambiaron a una vida más sana los prolongaron el 10%; los que no hicieron cambios en sus vidas, los redujeron un 3%.

Pese a las limitaciones del estudio (tanto en número de participantes como por sus condicionantes de sexo y estado de salud), el estudio da una medida de cómo influyen los hábitos a nivel intracelular. Los telómeros son una especie de protección de los extremos de los cromosomas, que son las estructuras que contienen los genes. En cada división celular se reducen, por lo que el daño se acerca a la información básica de la vida. Y mantenerlos se ha visto que es una manera de asegurar la supervivencia.

Entre los cambios que siguieron los voluntarios estaban, sobre todo, las de dieta, pero también el hacer ejercicio moderado o contar con sistemas de relajación y apoyo social.

Precisamente el tema de la alimentación es el central del Congreso Internacional sobre Nutrición que ha comenzado este lunes en Granada. En su primera jornada se ha recalcado que “mantener unos niveles óptimos de hidratación, evitar la ingesta de alcohol, evitar el tabaquismo, sea o no pasivo, llevar una dieta rica en frutas y verduras o evitar el sedentarismo, es decir, llevar un estilo de vida saludable supone evitar factores que predisponen a diferente enfermedades, como la obesidad, la diabetes tipo 2, la hipercolesterolemia o las enfermedades cardiovasculares”.

En él, Pilar Riobó, jefa de Endocrinología y Nutrición de la Fundación Jiménez Díaz, ha afirmado que “una adecuada nutrición es una de las mejores herramientas para prevenir enfermedades. En España tenemos la suerte de contar con la dieta mediterránea, uno de los mejores ejemplos de calidad nutricional. No existe una adecuada relación entre las calorías que consumimos y las que gastamos, lo que conduce poco a poco hacia la obesidad”. Y ha añadido que “no podemos olvidar que no existe una correcta nutrición sin una hidratación adecuada [uno de los temas de la primera jornada]. De hecho, los expertos recomiendan de forma general ingerir entre 2 y 2,5 litros diarios a través de las diferentes bebidas, como zumos, refrescos o sopas que ayudan a adquirir los niveles deseados aportando variedad de sabores”.

MÁS INFORMACIÓN

El efecto de una vida saludable se mide en los cromosomas | Sociedad | EL PAÍS.

Anuncios

Comentarios desactivados en El efecto de una vida saludable se mide en los cromosomas

Archivado bajo Cromosomas, Genoma, Investigación médica, Nutrición

Bisfenol A, ¿otra causa de la obesidad infantil?

  • Las niñas entre 9 y 12 años con altos niveles tienen más riesgo de ser obesas

Los recipientes de las comidas envasadas contienen bisfenol A. | José María Ribeiro

La lista de efectos del bisfenol A sobre la salud sigue aumentando. Ya se ha relacionado con mayor riesgo de diabetes y enfermedades cardiovasculares y ahora se asocia al sobrepeso en un grupo muy concreto de adolescentes: las niñas entre 9 y 12 años.

Según un estudio que acaba de publicar la revista ‘PLoS ONE’, entre estas edades, las pequeñas que presentaban niveles más altos de bisfenol A en la orina tenían doble riesgo de ser obesas que aquellas con concentraciones menores. “Nuestra investigación confirma en humanos los resultados de estudios anteriores basados en animales”, señala De-Kun Li, principal autor del actual trabajo.

Li y su equipo, de la Fundación Kaiser Permanente, analizaron las muestras de orina de 1.326 niños de tres colegios de Shanghai cuyas edades oscilaban entre los 4 y 12 años. Además de recoger estos datos, tomaron nota de otros factores de riesgo de la obesidad que también podían influir, como la dieta, la actividad física y los antecedentes familiares.

Como explica uno de los expertos más relevantes en el estudio desustancias químicas medioambientales, Bruce Blumberg, “la tasa de obesidad está incrementando tanto en países ricos como pobres por varias razones […] En la última década, muchas investigaciones sugieren que determinadas sustancias químicas pueden desempeñar un papel obesogénico, es decir, que puede alterar el metabolismo del individuo”. Sería el caso del bisfenol A.

Si el valor medio en la población europea sana es de dos microgramos por litro de orina, en el grupo de las niñas entre 9 y 12 años se registraron niveles más altos. Algunos casos superaban los 10 microgramos. El 36% de las menores que tenían una concentración más alta tenía sobrepeso u obesidad, en comparación con el 21% de las que presentaban un nivel más bajo que el promedio.

Según los autores del estudio, en esta franja de edad, superar los dos microgramos de bisfenol por litro de orina duplicaba el riesgo de obesidad y cuando las concentraciones eran extremadamente altas (10 microgramos por litro), las probabilidades podían multiplicarse por cinco.

Por el contrario, en el resto de los grupos estudiados no se encontraron efectos significativos de este disruptor endocrino, “capaz de alterar el equilibrio hormonal y el proceso natural del metabolismo”, explica Nicolás Olea, catedrático e investigador de la Universidad de Granada. Como argumenta este especialista español, “el estudio de Li evidencia que hay ventanas específicas de efecto, por edades y sexos. No es que haya seres más sensibles, sino fases de la vida o del desarrollo que son más susceptibles. La más crítica se refiere a los 30-40 días después de la fecundación, es decir, el primer mes de embarazo”. Según el científico danés Niels skakkebaek, durante estos días, “la exposición de la madre al bisfenol A puede condicionar a su hijo a un mayor riesgo de cáncer, malformaciones urogenitales al nacer y menor calidad seminal”.

Lo cierto es que hay muchos estudios sobre los efectos que tiene este disruptor en la salud. En animales se ha probado que el bisfenol A afecta a la reproducción, las glándulas mamarias, el metabolismo, el cerebro y el comportamiento. En humanos, sin embargo, la evidencia científica es más limitada y se refiere, especialmente, a la diabetes y las enfermedades cardiovasculares. “Interfiere en el metabolismo de los lípidos y esto es lo que hace que también pueda aumentar el riesgo de obesidad”, agrega Li.

Según Olea, “estamos rodeados de bisfenol. En las latas de refrescos, en los alimentos envasados, en los cristales de las gafas, en los empastes dentales, incluso en los instrumentos sanitarios”. Aunque la exposición se puede reducir consumiendo menos refrescos, por ejemplo, “lo ideal sería seguir el ejemplo de Francia“, donde, por un principio de precaución, a partir del 1 de enero de 2014 quedará prohibido cualquier envase alimentario con este compuesto.

Bisfenol A, ¿otra causa de la obesidad infantil? | Noticias | elmundo.es.

2 comentarios

Archivado bajo Medicina, Nutrición, Obesidad

Una proteína “extremadamente tóxica” | EL PAÍS

La toxina del ricino puede ser mortal incluso en pequeñas cantidades y no tiene ningún tratamiento

Las semillas de ricino (superior) muy similares en color y tamaño que los frijoles (inferior), pero tienen una pequeña protuberancia puntiaguda en el extremo. / REUTERS

La ricina es una proteína que se extrae de las semillas del ricino (Ricinus communis). “Extremadamente tóxica”, según el Centro de Control de Enfermedades de EEUU(CDC). No tiene nada que ver en sus propiedades con el aceite que se extrae de la misma planta y que fue tan popular como laxante.

Está considerada como una potencial arma biológica. Estudios en monos indican que la ingesta de 3 miligramos puede ser mortal para un animal adulto. “La ricina causa toxicidad inhibiendo la síntesis de proteínas en las células del individuo expuesto. Puede causar graves reacciones alérgicas. La exposición incluso a una pequeña cantidad puede ser mortal”, añade el CDC.

Las vías para su propagación son variadas: por el aire o en comida o bebida. Por eso puede ser absorbido por el organismo a través de ingesta, inhalación o por contacto con los ojos; también a través de la piel irritada o por heridas abiertas, pero “probablemente” no a través de la piel sana, indica el CDC. “También puede atravesar la piel en forma de pequeños proyectiles”, añade la agencia estadounidense.

La ricina actúa inhibiendo la acción de los ribosomas. Estos orgánulos celulares son los encargados de sintetizar las proteínas: sin ellos, todos los procesos biológicos se detienen. Lógicamente, su gravedad depende de la cantidad a la que la persona está expuesta. “La forma inhalada puede causar problemas respiratorios, fiebre, tos y náuseas. Si se ingiere, causa diarreas, vómitos, deshidratación y convulsiones”, indica Nature. Los síntomas pueden tardar entre 4 y 24 horas en aparecer, y la muerte, sobrevenir entre los tres y seis días. Todas estas propiedades hicieron que fuera considerado su uso en la I Guerra Mundial.

No tiene tratamiento y solo hay una vacuna en pruebas.

Una proteína “extremadamente tóxica” | Internacional | EL PAÍS.

Comentarios desactivados en Una proteína “extremadamente tóxica” | EL PAÍS

Archivado bajo Nutrición, Proteínas, Salud

Los niños obesos, más vulnerables a la publicidad | Nutrición | elmundo.es

Los hábitos, el entorno, los genes, la familia… Son muchos los factores que inciden directamente en las posibilidades que tiene un niño de convertirse en obeso. El marketing es otro de ellos; de los más señalados últimamente. Pero, ¿hasta dónde llega su efecto? ¿Es capaz la publicidad de hacer engordar a los más pequeños?

Un estudio publicado esta semana en la revista ‘The Journal of Pediatrics’ aporta nuevos datos para el debate. Según sus conclusiones, que los autores no dan por definitivas, el cerebro de los niños con sobrepeso esmás vulnerable al marketing de la industria alimentaria que el de otros niños.

Los investigadores, de la Universidad de Missouri-Kansas City, querían comprobar si existían diferencias en la respuesta neuronal de los niños en función de su peso. Para ello, reclutaron a 20 niños, la mitad de los cuales tenían obesidad y les invitaron a completar un cuestionario que pretendía valorar su capacidad de autocontrol.

Seguidamente les sometieron a una resonancia magnética funcional para ver cómo se comportaba su cerebro al mostrarles el logotipo de 60 productos alimentarios y otros 60 de artículos no relacionados con la comida.

El experimento demostró, por un lado, que los niños con sobrepeso manifestaban ser bastante más impulsivos que sus compañeros. Además, las técnicas de imagen dejaron ver que, cuando contemplaban logos de productos de alimentación, los niños con peso normal presentaban una mayor activación de regiones cerebrales implicadas en el autocontrol y el control cognitivo.

Los investigadores también observaron una respuesta más marcada en regiones relacionadas con la recompensa entre los niños con sobrepeso expuestos a las marcas de alimentación, si bien estas zonas no eran las mismas que comúnmente se citan en estudios relacionados con la motivación por la comida.

En sus conclusiones, estos autores señalan que una de las claves para combatir la obesidad podría radicar en “la capacidad para mejorar el control”.

En este sentido, señalan que incluir “un entrenamiento del autocontrol en las intervenciones relacionadas con la obesidad y el comportamiento podría tener un importante éxito”.

Pese a todo, reconocen que su trabajo es “preliminar” y tieneimportantes limitaciones, por lo que reclaman nuevos trabajos que examinen la respuesta cerebral de los niños expuestos a publicidad antes y después de haberles sometido a programas para reducir la obesidad.

Los niños obesos, más vulnerables a la publicidad | Nutrición | elmundo.es.

Comentarios desactivados en Los niños obesos, más vulnerables a la publicidad | Nutrición | elmundo.es

Archivado bajo Infancia, Nutrición, Obesidad

Las redes sociales, eficaces contra la obesidad infantil

Nuevas investigaciones recomiendan a médicos y autoridades actuar en el entorno 2.0 para combatir el sobrepeso en niños y adolescentes

Los miembros de la Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés) están convencidos de que las redes sociales son herramientas eficaces para combatir la obesidad y el sobrepeso, especialmente en el caso de los niños.

En un artículo publicado recientemente en la revista de esta institución, Circulation, se recomienda que los médicos, los científicos y las administraciones se esfuercen por incorporar este instrumento en la lucha contra una enfermedad que, de acuerdo con los datos que maneja la Organización Mundial de la Salud (OMS), padecen más de 500 millones de ciudadanos, un 60% de mujeres y el 40% restante, hombres.

La comunicación digital a través de páginas como Facebook o Twitter está presente la vida cotidiana de los adolescentes estadounidenses. De hecho, alrededor del 95% de los menores con edades comprendidas entre los 12 y los 17 años tienen acceso a internet, en sus casas o en los colegios. Por lo tanto, añaden los expertos de la AHA, los profesionales deben explorar esta vía para fomentar los comportamientos sanos. La medida sería extrapolable a otros países, por ejemplo España, que el año pasado superó a Estados Unidos en índices de obesidad infantil, con un 19% frente al 16% de los norteamericanos, según reveló un estudio liderado por la Universidad Politécnica de Madrid (UPM).

Antes de llegar a estas conclusiones, el grupo de trabajo de la Asociación del Corazón evaluó el material difundido por la web acerca de la mejora de los hábitos alimenticios, el incremento de la actividad física y la reducción de peso. En las ocasiones en las que hubo mayor interacción entre los muchachos y sus familias para lograr estos objetivos, las tasas de éxito fueron más altas. No en vano, tanto esta investigación como otras anteriores –entre ellas, las desarrolladas en la Universidad de Vanderbilt, en Nashville (Tennesse)– recuerdan que las personas con sobrepeso tienden a compartir su tiempo con individuos con su mismo problema, incluso virtualmente. Cuando se habla de chavales, éstos refuerzan así sus preferencias en el terreno del consumo y el ocio.

Los técnicos explican que si alguno de los integrantes de estos colectivos cambia favorablemente puede influir de modo positivo en los demás jóvenes, como si de un grupo de apoyo se tratase. Los autores de la investigación confiesan que necesitan más información al respecto para acabar de entender las diferencias que pueda haber en función del sexo, la raza, el nivel socioeconómico, el lugar de residencia o el dominio de la tecnología de los afectados. No obstante, ya están en disposición de aconsejar que se preste una atención preferente a los medios sociales y el entorno 2.0 en las políticas encaminadas a disminuir la obesidad. Todo, claro está, sin perder de vista los riesgos del ciberespacio: adicciones, acosos, etc.

Las redes sociales, eficaces contra la obesidad infantil.

Comentarios desactivados en Las redes sociales, eficaces contra la obesidad infantil

Archivado bajo Infancia, Nutrición, Obesidad

Los berrinches continuos de los niños y la adicción a la comida, nuevas enfermedades mentales – ABC.es

La adicción a la comida será catalogada como enfermedad mental


La Asociación Americana de Psiquiatría ha modificado por primera en vez en 20 años su manual de diagnósticos mentales

La Asociación Americana de Psiquiatría (APA, en sus siglas en inglés) ha modificado por primera vez en 20 años su «Manual de diagnósticos y estadísticas de enfermedades mentales» para incluir en él nuevos trastornos, tales como la adicción a la comida o los berrinches persistentes en los niños.

Esta publicación es uno de los manuales de referencia más influyentes para los psiquiatras y en su quinta edición, que será publicada en mayo de 2013, incluirá un total de 20 capítulos que, según la APA, estarán reestructurados basándose en una relación aparente entre los síntomas de las enfermedades.

Entre los cambios más importantes que presentará está una nueva definición de lo que ahora será llamado trastorno del espectro autista. De este modo, ya no se hablará de autismo ni síndrome de Asperger, trastorno generalizado del desarrollo o trastorno desintegrativo de la infancia, sino que todos estos términos quedarán incluidos dentro del diagnóstico de trastorno del espectro autista «para ayudar de forma más precisa y consistente a diagnosticar a niños con autismo».

Otros cambios importantes en el nuevo manual es que ahora, por primera vez, los psiquiatras reconocen la adicción a la comida como una enfermedad mental real. También se catalogará a partir de ahora como enfermedad mental el acaparamiento compulsivo, definición que servirá para diagnosticar a quienes tienen «una dificultad persistente de deshacerse o separarse de posesiones, sin importar su valor real». «La conducta a menudo tiene efectos perjudiciales, tanto emocionales como físicos, sociales, financieros e incluso legales, para el acaparador y los miembros de su familia», ha explicado a la BBC el doctor Eduardo Grande, psiquiatra y ex presidente de la Asociación Argentina de Salud Mental.

Y también se incluye el llamado Trastorno de Desregulación Disruptiva del Estado de Ánimo (DMDD, en sus siglas en inglés) con el cual se diagnosticará a niños que «exhiben episodios frecuentes de irritabilidad y arrebatos de conducta durante tres o más veces a la semana durante más de un año». Esta definición ha causado amplia controversia porque, según explica, podría desembocar en el diagnóstico y medicación de los berrinches de los niños. En cambio, la APA afirma que con este nuevo término se espera combatir el potencial error de diagnosticar a los niños con trastorno bipolar y tratarlos innecesariamente con potentes medicamentos.

La adicción al sexo necesita más estudios

Por otro lado, el manual ha introducido una categoría de trastornos que «necesitan ser más investigados», para incluir en ellos la adicción al juego online o a las relaciones sexuales. Asimismo, también excluye la definición de duelo como trastorno depresivo cuando éste dura menos de dos meses después de la muerte de un ser querido. Sobre este punto, incluye varias notas en las que reconoce que «el duelo es un factor de estrés psicológico severo que puede precipitar un episodio depresivo grave poco después de la muerte de un ser querido». Y a pesar de que muchos habían pedido definir el «trastorno hipersexual», o adicción al sexo, como una enfermedad mental, el manual ha decidido excluirlo.

Pese a estos cambios, el profesor Grande reconoce que los psiquiatras «no tienen que aferrarse al manual, porque pueden aparecer otras sintomatologías que no se encuadren dentro de los diagnósticos que éste recoge». «Es necesario que, como profesionales, cada psiquiatra sea consciente del paciente que trata y de saber si realmente se le puede encuadrar la enfermedad a ese paciente y no seguir sólo lo que dice el manual. Como lenguaje común es válido, pero creo que es una publicación mucho más útil para el profesional que comienza que para el que ya está formado», ha aseverado.

Los berrinches continuos de los niños y la adicción a la comida, nuevas enfermedades mentales – ABC.es.

Comentarios desactivados en Los berrinches continuos de los niños y la adicción a la comida, nuevas enfermedades mentales – ABC.es

Archivado bajo Grasas, Medicina, Nutrición, Obesidad

Toronja y medicinas: un coctel riesgoso – BBC Mundo – Noticias

La toronja contiene un compuesto que evita que el organismo descomponga ciertos medicamentos.

Muy poca gente tiene conocimiento sobre el peligro de mezclar algunas medicinas con toronja, advierten científicos canadienses.

La fruta, conocida también como pomelo, tiene un compuesto que evita que el intestino o el hígado descompongan ciertos medicamentos lo cual puede conducir a sobredosis peligrosas.

El equipo del Instituto Lawson de Investigación de la Salud en Canadá afirma que el número de medicamentos que tienen graves efectos secundarios con la toronja se ha incrementado de 17 en 2008 a 43 en 2012.Los investigadores que identificaron el riesgo, que publican el hallazgo en Canadian Medical Association Journal (Revista de la Asociación Médica Canadiense), afirman que el número de fármacos que se tornan peligrosos con la toronja o pomelo se está incrementando rápidamente.

Éstos incluyen medicinas para una variedad de enfermedades incluidos hipertensión, cáncer, estatinas para reducir el colesterol y fármacos para suprimir el sistema inmune después de un trasplante de órgano.

La toronja o pomelo contiene un compuesto químico, llamado furanocumarina, que elimina una enzima en el organismo encargada de descomponer el medicamento.

Esto provoca que se escape del sistema digestivo una cantidad mucho más alta de medicina que la que el organismo es capaz de manejar.

Interacción seria

Los investigadores encontraron informes de que pacientes que habían tomado un vaso de jugo de toronja tenían un nivel tres veces más alto de una medicina para hipertensión, felodipina, que aquellos que habían tomado un vaso de agua.

Los efectos secundarios que se encontraron variaban dependiendo del fármaco, pero incluían hemorragias estomacales, alteración del ritmo cardíaco, daño renal y muerte súbita.

Uno de los investigadores, el doctor David Bailey, explicó a la BBC que “una tableta con un vaso de jugo de pomelo puede convertirse en algo similar a tomar cinco o 10 tabletas con un vaso de agua”.

“Y la gente dice: ‘no lo creo’, pero puedo demostrar científicamente que esto es correcto”. “Así que usted, sin quererlo, puede pasar de un nivel terapéutico a un nivel tóxico con sólo consumir un jugo de toronja” agrega. “Sostenemos que dentro de la comunidad general de asistencia a la salud hay una falta de conocimiento sobre esta interacción” afirman los investigadores.”A menos que los profesionales de salud estén conscientes de la posibilidad de que el evento adverso que están viendo puede tener un origen en una adición reciente de toronja o pomelo en la dieta del paciente, es muy poco probable que lo investiguen”, agregan.

Se encontraron 43 medicamentos que interactúan con la toronja.

Otros cítricos que pueden tener un efecto similar son la naranja amarga (o naranja de Sevilla) que se usa a menudo para producir mermelada, y la lima. Neal Patel, de la Sociedad Real Farmacéutica, señala que “la toronja no es el único alimento que puede causar problemas. La leche, por ejemplo, puede evitar la absorción de algunos antibióticos si se toma al mismo tiempo”. “Aunque algunas de estas interacciones pueden no ser clínicamente importantes, otras pueden tener consecuencias más graves”. “Los farmacéuticos son el mejor punto de referencia para alguien que está preocupado por la forma como su dieta puede afectar su medicación”.

“Y la información sobre cualquier interacción siempre debe incluirse en los folletos que acompañan a los medicamentos que van dirigidos al paciente” agrega el experto.

Toronja y medicinas: un coctel riesgoso – BBC Mundo – Noticias.

Comentarios desactivados en Toronja y medicinas: un coctel riesgoso – BBC Mundo – Noticias

Archivado bajo Medicamentos, Nutrición