Archivo de la categoría: Biología Marina

Nueva orden de criaturas marinas descubiertas entre las anémonas de mar

 

Esta anémona de mar, Actiniidae sp., Fue fotografiado en Algoa Bay, Port Elizabeth, Sudáfrica. Crédito: Derecho de Autor Bernard Picton / Museos Nacionales de Irlanda del Norte

Una criatura de aguas profundas que antes se consideraba una de las mayores anémonas de mar del mundo, con tentáculos que llegan a más de 6,5 metros de largo, en realidad pertenece a un nuevo orden de los animales. El hallazgo es parte de un nuevo estudio basado en el ADN dirigido por el Museo Americano de Historia Natural, que presenta el primer árbol de la vida para las anémonas de mar, un grupo que incluye más de 1.200 especies. El informe, que se publica hoy en la revista PLoS ONE , da nueva forma a la comprensión de los científicos sobre las relaciones entre estos animales poco conocidos.

“El descubrimiento de este nuevo orden de cnidarios – un filo que incluye medusas, corales, anémonas de mar, y sus parientes – es el equivalente a encontrar el primer miembro de un grupo como primates o roedores”, dijo Estefanía Rodríguez, un asistente curador de la División del Museo de Zoología de Invertebrados y autor principal de la nueva publicación. “La diferencia es que la mayoría de la gente está mucho más familiarizado con los animales como los chimpancés y ratas que lo están con la vida en el fondo del océano. Pero este hallazgo increíble nos dice que tenemos mucho más que aprender y descubrir en el océano.”

Rodríguez, junto con un equipo internacional de investigadores, llevó a cabo un estudio de cuatro años para organizar las anémonas de mar en un “natural” o filogenético, así, sobre la base de sus relaciones evolutivas. Las anémonas de mar son escozor pólipos que pasan la mayor parte de su tiempo adheridos a las rocas en el fondo del mar o en los arrecifes de coral. Aunque varían mucho en tamaño y color, anémonas tienen muy pocas estructuras que lo definen. Como resultado, la clasificación de estos animales sobre la base de la morfología por sí solo puede ser difícil.

“Las anémonas son animales muy simples”, dijo Rodríguez. “Debido a esto, ellos se agrupan por su falta de caracteres -. Por ejemplo, la ausencia de un esqueleto o la falta de fomento de la colonia, como se ve en los corales Así que no fue una gran sorpresa cuando comenzó a miran sus datos moleculares y encontraron que las clasificaciones tradicionales de anémonas estaban equivocados “.

Los investigadores compararon las secciones específicas de ADN de más de 112 especies de anémonas recogidos de los océanos de todo el mundo. Sobre la base de los datos genéticos y la organización de sus estructuras internas, los científicos redujeron las sub-órdenes de anémonas de cuatro a dos.

También descubrieron que una de las especies que se analizaron no es una anémona de mar en absoluto. Este animal, anteriormente llamado Boloceroides daphneae , fue descubierto en 2006 en las profundidades del Océano Pacífico al este y se marcó como uno de los más grandes de las anémonas de mar de la existencia. Pero el nuevo estudio lo desplaza fuera del árbol de la vida para las anémonas. En cambio, los investigadores colocaron en un nuevo orden creado – una clasificación igual a carnivoria en mamíferos o reptiles en crocodilia – bajo la sub-clase Hexacorallia, que incluye corales pétreos, anémonas y corales negros. El nuevo nombre del animal, que vive al lado de las fuentes hidrotermales, es Relicanthus daphneae .

Daphneae Relicanthus es un ejemplo clásico de evolución convergente, la evolución independiente de características similares en especies de diferentes linajes.

“A pesar de que este animal se parece mucho a una anémona de mar, no es una”, dijo Rodríguez. “Ambos grupos de animales carecen de los mismos personajes, pero nuestra investigación muestra que mientras las anémonas perdieron esos personajes a través de millones de años de evolución, R. daphneae nunca tuvo ellos. Poniendo estos animales en el mismo grupo sería como gusanos y serpientes que clasifican juntos porque ni tienen piernas “.

Por ahora, Relicanthus daphneae es la única especie en el nuevo orden, pero los investigadores esperan cambiar eso. “Aunque siempre hemos sabido de la existencia de este animal gigante, es sólo en los últimos años que estamos empezando a entender dónde encaja en el árbol de la vida”, dijo Rodríguez. “Así que imaginen qué más sigue ahí fuera a descubrir.”


Historia de Fuente:

La historia anterior se basa en los materiales proporcionados por el Museo Americano de Historia Natural .

Nota: Los materiales pueden ser editados por el contenido y duración.


Nueva orden de criaturas marinas descubiertas entre las anémonas de mar – ScienceDaily.

Anuncios

Comentarios desactivados en Nueva orden de criaturas marinas descubiertas entre las anémonas de mar

Archivado bajo Biodiversidad, Biología Marina, Zoología

Secuenciando el genoma del océano profundo

Unas 2.000 muestras de microorganismos recogidas han puesto de manifiesto que hasta el 80% de las especies bacterianas de esas aguas no están registradas

Presentación de los primeros resultados del análisis de las más de 2.000 muestras recogidas durante la Expedición Malaspina Efe / Kote Rodrigo

Imagen de una protista microscópica unicelular no identificada expedicionmalaspina.es

Madrid. (Efe).- El océano profundo, sobre todo el que está a 4.000 metros, va a empezar a ser un poco menos desconocido gracias a 2.000 muestras de microorganismo recogidas en la Expedición Malaspina, cuya secuenciación ha puesto de manifiesto que hasta el 80% de las especies bacterianas de esas aguas no están registradas.

Un equipo de investigadores, coordinados por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha comenzado a secuenciar el genoma del océano profundo empleando muestras recogidas en el Atlántico, el Índico y el Pacífico durante la Expedición de Circunnavegación Malaspina 2010, coordinada por Carlos Duarte.

Este miércoles en Madrid se ha presentado el avance de algunos resultados de esta colección genómica microbiana marina -todavía no publicados en revistas-, que aportará nuevas claves sobre un reservorio de biodiversidad aún por explorar, ya que “podría suponer el hallazgo de decenas de millones de genes nuevos en los próximos años”.

Así lo han señalado dos de sus investigadores, Carlos Duarte y José María Gasol, quienes han recordado que hasta ahora la secuenciación del ADN o ARN había quedado limitada casi exclusivamente a las aguas superficiales del océano.

Los trabajos de secuenciación se centran ahora en virus, bacterias y protistas que pueblan el océano hasta los 4.000 metros de profundidad, donde no hay luz y la temperatura es de 1 o 2 grados. De estas 2.000 muestras, unas 1.300 fueron recogidas en el agua profunda y el resto en el aire que está sobre el océano.

Se han secuenciado alrededor del 5% de estas muestras y datos preliminares de Malaspinomics -así se llama esta fase de la expedición Malaspina- revelan una “cantidad ingente de especies desconocidas” de microorganimos en el océano profundo.

Sólo el 20% de las especies de microorganismo de esta parte del océano están en bases de datos. Además, han detectado bacterias capaces de degradar compuestos altamente tóxicos que se han ido acumulando en el fondo marino.

En concreto, según ha explicado Duarte, se han descubierto bacterias con rutas metabólicas capaces de degradar metilmercurio derivado de la actividad humana. Por su parte, Gasol ha relatado que las muestras son especialmente valiosas porque provienen de zonas científicamente poco estudiadas hasta ahora, como el Índico o el Pacífico Sur.

“Las evidencias más recientes sugieren que el océano profundo alberga bacterias activas y muy diversas, así como arqueas protistas, virus y zooplancton”, según este investigador del Instituto de Ciencias del Mar, quien ha agregado que “se pensaba que allí -en el océano profundo- no pasaba nada, pero sí que pasa”.

Gasol ha explicado que en cada una de las muestras analizadas los científicos -de varios países- pueden identificar hasta 400.000 genes, de los que un 86% no están en las bases de datos existentes. “Vamos a entregar a las bases de datos internacionales centenares de millones de genes nuevos con capacidades metabólicas hasta ahora desconocidas y con posibles aplicaciones”, ha subrayado Duarte.

El número de especies marinas utilizadas como fuente de genes con interés comercial crece a un ritmo de un 12% anual. En este sentido, Duarte ha dicho que esperan que estas investigaciones abran la puerta a aplicaciones biotecnológicas en campos como la bioenergía, alimentación o cosmética, y ven “potencial en el desarrollo de una nueva generación de antibióticos”.

“Esta colección tiene un incalculable valor estratégico porque ningún país posee este tipo de muestras a escala global”, ha recalcado. Duarte ha detallado que cuando empezaron a gestionar Malaspina no contaban con que fuera posible secuenciar en España, “pero ahora disponemos de la tecnología necesaria”, ha dicho.

La primera parte de Malaspinomics ha recibido del Ministerio de Economía una financiación de 350.000 euros. Para secuenciar todas las muestras es necesario un millón de euros, que los investigadores se pondrán a buscar.

En cuanto a los recortes presupuestarios y si le han afectado, Duarte ha dicho que su proyecto “no es el niño bonito del Plan Nacional”; “no es una isla y tenemos problemas como todo el mundo”, ha comentado. Tras señalar que el océano está tocado pero no hundido, este investigador ha indicado que “la época de llorar ha terminado, hay que echar el resto y sacar financiación de donde podamos”.

Secuenciando el genoma del océano profundo.

Comentarios desactivados en Secuenciando el genoma del océano profundo

Archivado bajo Bactheria, Biología Marina, Biosfera, Genética, Genes, Genoma, Océanos

En busca de vida bajo un lago antártico congelado hace 500 milenios – ABC.es

Los científicos británicos dispondrán sólo de 24 horas para tomar muestras de agua, lodo y sedimentos, antes de que el hielo vuelva a formarse

Científicos británicos comenzaron este miércoles la búsqueda de microorganismos vivos en el lago subglacial Ellsworth, en la Antártida Occidental, aislado desde hace 500.000 años bajo una gruesa capa de hielo. El Ellsworth es uno de los cientos de lagos del continente blanco que se sitúan por debajo de la capa de hielo y cuya agua se mantiene en estado líquido gracias al calor emitido por las rocas que yacen debajo. Los biólogos creen que su prolongado aislamiento podría haber promovido que la vida microbiana evolucionase de formas muy distintas a las observadas en el resto del planeta, según informó este miércoles el Centro Oceanográfico Nacional del Reino Unido.

Provistos de una manguera de alta presión diseñada especialmente para este proyecto y un chorro de agua caliente cercana al punto de ebullición, una docena de investigadores comenzó hoy a perforar la capa de hielo, de 3,4 kilómetros de grosor, para abrir un pasaje que les permita analizar el agua atrapada debajo desde hace 500.000 años. Este proceso de perforación requerirá al menos cinco días, tras los que dispondrán sólo de 24 horas para tomar muestras de agua, lodo y sedimentos, antes de que el hielo vuelva a formarse.

«Estamos a punto de explorar lo desconocido y estoy muy emocionado de que nuestra misión suponga un avance en nuestra comprensión del mundo escondido de la Antártida», afirmó el geólogo Martin Siegert, de la Universidad de Bristol (sur de Inglaterra), y director de este proyecto, cuyo objetivo es investigar los límites en los que la vida es posible. Hallar vida en condiciones tan extremas como la del lago Ellsworth permitiría avances en las teorías sobre la posibilidad de que existan organismos vivos en otros entornos muy duros, como en la luna de Júpiter Europa, o bajo el hielo de Marte.

En busca de vida bajo un lago antártico congelado hace 500 milenios

EFE
La perforadora

«El experimento que estamos llevando a cabo es muy similar al que se podría hacer para buscar vida en Europa, donde sabemos que hay una corteza de hielo y un océano bajo ella», explicó Siegert. «Si hay vida en Europa debería estar en unas condiciones similares a las del lago Ellsworth: una oscuridad total, una presión muy elevada y utilizando procesos químicos en lugar de la luz solar para proporcionar energía a susprocesos biológicos», añadió el geólogo, que espera disponer de los primeros resultados dentro de una semana. «Encontrar vida en un lago que ha podido estar aislado del resto de la biosfera durante tanto tiempo pueden decirnos mucho sobre el origen de la vida en la Tierra», ha explicado David Pearce, de laUniversidad de Edimburgo.

En busca de vida bajo un lago antártico congelado hace 500 milenios – ABC.es.

Comentarios desactivados en En busca de vida bajo un lago antártico congelado hace 500 milenios – ABC.es

Archivado bajo Biodiversidad, Biología Marina

James Cameron cuenta lo que vio en el fondo del océano – ABC.es

 

James Cameron, a bordo de la cápsula sumergible Deepsea Challenger

El cineasta comparte los descubrimientos de su descenso a la fosa de las Marianas, el lugar más profundo de los océanos

El pasado marzo James Cameron tocó fondo. Literalmente. El cineasta descendió al punto más profundo de los océanos: el abismo Challenger, situado a casi 11 kilómetros de profundidad en un área conocida como la fosa de las Islas Marianas. Durante la bajada, el batiscafo de un metro de ancho y 7 de alto que Cameron pilotó fotografió y filmó todo aquello que se cruzó en su camino.

Ahora, nueve meses después, hemos comenzado a conocer detalles nuevos de la aventura y algunos de los descubrimientos de la expedición, llamada «Deepsea Challenge». El martes James Cameron asistió a la American Geophysical Union en San Francisco, donde participó en una sesión informativa denominada «Ciencia y tecnología en profundidades extremas».

«Acabamos obteniendo resultados científicos increíbles en este proyecto», aseguró el director de «Titanic» y «Avatar». Según informa la revista «Nature» en uno de sus blogs, durante este y otros dos descensos, el innovador batiscafo pudo explorar zonas ignotas para el hombre como la fosa de Nueva Bretaña, ubicada a 8,2 kilómetros de profundidad. «Era básicamente “terra incognita” desde una perspectiva científica», explicó Cameron.

En cuanto a los descubrimientos biológicos, en el fondo de la fosa de Nueva Bretaña encontraron grandes comunidades de un tipo de gusano marino llamado enteropneusta y de anémonas de mar.

En la Serena Deep, una fosa de 10.890 metros de profundidad, el equipo de Cameron encontró afloramientos de rocas cubiertos por extrañas láminas de microbios. Allí los expertos observaron que los afloramientos podían contener rocas alteradas por serpentinización, un proceso que algunos asocian con el origen de la vida. «Serpentinización es el posible responsable del paso entre la geoquímica y la bioquímica», aseguró Kevin Hand, un astrobiólogo del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena (California).

Cameron también compartió con los asistentes detalles sobre cómo se preparó para pasar 9 horas encogido dentro del batiscafo. «Hice yoga durante 6 meses para poder encajar en la esfera de un metro», aseguró el cineasta, quien por ahora no tiene planes concretos de volver a participar en una gesta similar, aunque no pierde la esperanza de obtener financiación para sus futuras exploraciones.

James Cameron cuenta lo que vio en el fondo del océano – ABC.es.

Comentarios desactivados en James Cameron cuenta lo que vio en el fondo del océano – ABC.es

Archivado bajo Biología Marina, Ciencia, Geología

Los peces del Júcar y del Ebro toman Voltarén | EL PAÍS

  • Un estudio analiza por primera vez los niveles de desechos fármacos en varios ríos españoles

Un estudio presentado en la III Conferencia Anual Scarce, que tiene lugar estos días en Valencia, revela niveles de residuos de fármacos como el antiinflamatorio dicoflenaco o Voltarén en peces de los ríos Ebro, Llobregat, Xúcar y Guadalquivir, según ha informado la organización.

Es el primer estudio de campo en peces –la mayoría de los publicados hasta ahora habían sido de laboratorio–, exhaustivo en España y pionero en Europa, que detecta por primera vez niveles de residuos de fármacos en varias especies de los ríos.

El trabajo ha sido elaborado por los investigadores Belinda Huerta (ICRA), Anna Jakimska (Universidad de Tecnología de Gdansk, Polonia), Meritxell Gros (ICRA), Sara Rodríguez-Mozaz (ICRA) y Damià Barceló (IDAEA CSIC-ICRA). El equipo está formado por químicos y biólogos, fundamentalmente.

En concreto, se verifica la presencia en peces del fármaco Diclofenaco, también conocido con el nombre comercial de Voltarén, de venta en las farmacias sin receta médica. La Unión Europea lo quiere añadir como nuevo contaminante en la revisión de la lista de los contaminantes prioritarios a controlar en muestras de aguas. El estudio constata que se encuentra en todas las cuencas hidrográficas y es, por lo tanto, el fármaco más común en todas ellas, han explicado las mismas fuentes.

El investigador Damià Barceló explica que las dosis de fármacos acumuladas en los pescados, principalmente carpas, no son dañinas para la salud humana. “Su consumo a través de un filete de pescado, por ejemplo, no supone ningún peligro, porque las dosis son minúsculas, en comparación con las que tomamos habitualmente”, señala a este diario.

Además, esta investigación pone de manifiesto, tal y como han apuntado las mismas fuentes, que las Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales de las cuatro cuencas hidrográficas estudiadas (Ebro, Llobregat, Júcar y Guadalquivir) no eliminan el diclofenaco. También que los peces que hay en el río son capaces de acumularlo, “indicando por tanto unos riesgos continuos de exposición a este fármaco, cuyos efectos a largo plazo en el ecosistema acuático de los cuatro ríos son difíciles de predecir, pero que les afectará negativamente”.

Se llega a esta conclusión en el estudio Presencia y eficacia en la eliminación de plaguicidas en las Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales (EDAR) de los ríos Ebro, Guadalquivir, Júcar y Llobregat (España).

Por otro lado, el estudio Análisis de los programas de monitorización y de su idoneidad para la evaluación de riesgos ecotoxicológicos en cuatro cuencas mediterráneas de España concluye que los programas actuales son “suficientes” para el control de la calidad del agua bajo las exigencias de la Directiva Marco del Agua, pero que es “necesario” hacer mejoras para incrementar la eficiencia y calidad de la compilación de datos.

Está realizado por los investigadores Julio C. López-Doval, Núria De Castro-Català (ambos del Departamento de Ecología de la UB) e Ignacio Andrés-Doménech (Departamento de Ingeniería Hidráulica y Ambiental de la UPV), Julián Blasco (Departamento de Ecología y Gestión Marina. Instituto de Ciencias Marinas de Andalucía, CSIC-Cádiz), Antoni Ginebreda (IDAEA-CSIC-Barcelona), Isabel Muñoz (Departamento de Ecología de la UB).

Scarce es un programa de investigación multidisciplinar sin precedentes iniciado el mes de diciembre de 2009, en el marco del programa Consolider-Ingenio, del Ministerio de Economía y Competitividad. Scarce cuenta con un presupuesto de 4,5 millones de euros y dura cinco años. Durante este tiempo se reunirán 12 grupos científicos españoles con más de 140 investigadores y líderes en distintas disciplinas como la hidrología, geomorfología, química, ecología, ecotoxicología, economía, ingeniería y modelización.

El de Valencia es el tercer encuentro anual de la Conferencia Scarce; el primero tuvo lugar en Girona (Cataluña) en diciembre de 2010; y el segundo en Madrid en noviembre de 2011.

Hallados residuos de Voltaren en los peces del Júcar y del Ebro | Comunidad Valenciana | EL PAÍS.

Comentarios desactivados en Los peces del Júcar y del Ebro toman Voltarén | EL PAÍS

Archivado bajo Biología Marina, Comunidad Valenciana, Contaminación, Ecología

La isla fantasma del Pacífico Sur | Mundo | elmundo.es

Una isla en el Pacífico Sur, que aparece en Google Earth, atlas y cartas naúticas, no existe, según ha revelado un equipo de científicos australianos que partió sin éxito en la búsqueda de esta masa de tierra durante una expedición geológica.

La isla en cuestión es visible en el atlas digital de Google Earth con el nombre de ‘Sandy’, en el Mar del Coral, entre Australia y Nueva Caledonia.

El ‘Times Atlas of the World’, un atlas de referencia, también la identifica.

Las cartas náuticas utilizadas por el Agrimensor del Sur, un buque de investigación científica, también dan fe de esta isla, según señaló María Seton, miembro del equipo científico que buscó en vano la porción de tierra.

“Queríamos comprobarlo. Los registros indicaban que la isla se encontraba donde en realidad había una profundidad de 1.400 metros. Y se suponía que era una isla de gran tamaño…”, añadió Seton, de regreso del viaje por mar que duró 25 días.

“Está en ‘Google Earth’ y en otros mapas. Pero no había ninguna isla y nos fuimos. Me sorprendió. Es muy extraño”, explicó.

“Una de las cosas más emocionantes acerca de los mapas y la geografía es que el mundo no para de evolucionar, y seguir el ritmo de estos cambios es una tarea que nunca termina”, se defendió por su parte un portavoz de Google.

La isla inexistente aparece en las publicaciones científicas desde el año 2.000 e incluso los mapas meteorológicos la mencionan.

Sin embargo, la isla no aparece en los documentos del Gobierno francés, que tendría jurisdicción sobre ella, ni tampoco en las cartas de navegación, que se elaboran a partir de mediciones de profundidad.

Otro miembro del equipo científico, Steven Micklethwaite, de la Universidad de Australia Occidental, dijo que, tras una buena carcajada, él y sus compañeros comenzaron a estudiar el lecho marino para enviar posteriormente esa información a las autoridades competentes y modificar los mapas mundiales.

La isla fantasma del Pacífico Sur | Mundo | elmundo.es.

Comentarios desactivados en La isla fantasma del Pacífico Sur | Mundo | elmundo.es

Archivado bajo Biología, Biología Marina

Mantas en peligro · National Geographic

 

En el océano las mantas se desplazan con una soltura excepcional, deslizándose y volteando con la boca bien abierta para alimentarse cerca de la superficie. Pero, según un nuevo estudio, el apetito por sus branquioespinas (filamentos que filtran el plancton, el krill y otros alimentos) pone en peligro sus poblaciones. La demanda que hay en China por los preciados filamentos de estos animales, que se utilizan como remedio para tratar la varicela y otras enfermedades, hace que una manta grande cueste cientos de euros, aunque por el kilo de carne del pescado se pague entre 15 y 30 euros como mucho. El año pasado unos 100.000 ejemplares acabaron en lonjas de todo el mundo, una cifra nada halagüeña para la docena de especies de mobúlidos que existen, muchas de las cuales son consideradas vulnerables o casi amenazadas por la UICN.

«Tememos que las mantas desaparezcan del mar con la misma rapidez con la que aparecen en los mercados», advierte Shawn Heinrichs, autor principal del informe divulgado por los colectivos conservacionistas WildAid y Shark Savers. Hace unos diez años la captura de mobúlidos aumentó considerablemente. Hoy hay menos ejemplares y son más pequeños, lo que significa que las poblaciones están en peligro. La parte positiva: estas criaturas de reproducción lenta atraen turistas a manta. —Luna Shyr

Mantas en peligro · National Geographic en español. · Actualidad.

Comentarios desactivados en Mantas en peligro · National Geographic

Archivado bajo Biodiversidad, Biología Marina