Archivo de la categoría: Biosfera

Las especies más viejas del planeta, amenazadas de extinción

Un tercio de los tipos de coníferas está en peligro, seis de ellas en España – Un inventario internacional cataloga 1.117 nuevos animales y plantas en riesgo

Las coníferas son las plantas más antiguas del planeta, un pino longevo puede vivir casi 5.000 años, y las más altas, la secuoya roja llega hasta los 100 metros de altura, pero no están exentas de peligros. Lo mismo le pasa a otros seres vivos de presencia más discreta, como el pececito de Santa Cruz, los caracoles cónicos o la marsopa sin aleta del Yangtsé (China). La última lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), ha declarado amenazadas 20.934 de las 70.294 especies evaluadas por todo el mundo, 1.117 más que en 2012. La amenaza de extinción de las coníferas, que aparecieron cientos de millones de años antes que los árboles de hoja ancha, avanza en el planeta. 205 de las 604 especies de coníferas del mundo corren peligro, un 4% más que en 1998.

La venta para acuarios mina la supervivencia de la gamba de agua dulce

El listado de la UICN, elaborado desde 1963, ha reevaluado este año la situación mundial de las coníferas, algo que no se hacía desde 1998. Las más afectadas se encuentran en el oeste de Norteamérica (EE UU, California, México), el sureste Asiático (China e Indonesia), y Nueva Caledonia-Fiji, detalla Craig Hilton-Taylor, responsable de este informe en el que participan 11.000 científicos de 160 países. Las causas más comunes de su desaparición son los efectos de la agricultura, su uso para madera, la minería a cielo abierto o enfermedades.

El documento también advierte de disminuciones en otras especies como los camarones de agua dulce, los caracoles cónicos y la marsopa sin aleta del Yangtsé (China). El eslizón gigante de Cabo Verde —un lagarto que fue visto por última vez en 1912— el pececito de Santa Cruz y una especie de camarón de agua dulce se han declarado en peligro de extinción. Un 10% de estas gambas, como el langostino gigante de río, se utiliza para consumo humano, aunque también es una parte importante de la red alimentaria de este medio. La contaminación, la alteración de su hábitat y su venta para acuarios son algunas de sus principales amenazas.

“Son indicadores de la contaminación ambiental”, dice el botánico Güemes

El pino de Monterrey (Pinus radiata) uno de los más plantados del mundo, ha pasado de estar catalogado como preocupación menor —cuando existe un riesgo de extinción bajo— a considerarse en peligro. Sus amenazas más importantes, según la UICN, son las de cabras salvajes y ataques de patógenos invasivos.

“En España, el pino de Monterrey se encuentra en la cornisa cantábrica, pero no es endémica, se utiliza para la fabricación de pasta de papel y tableros”, explica Elena Domínguez, responsable del programa de bosques de la organización ecologista WWF. “No nos preocupamos tanto por su estado de conservación, sino de los efectos que generan estas plantaciones intensivas”, añade.

El Jardín Botánico de la Universidad de Valencia ha colaborado con este estudio aportando información sobre los endemismos españoles más amenazados. Jaime Güemes, uno de sus conservadores, precisa que hay al menos seis especies de coníferas en riesgo de extinción, pero también otras muchas plantas con flores amenazadas, casi 1.300, como consecuencia de la actividad humana. Los datos provienen de la última edición de la lista roja de la flora española, elaborada en 2010 (se hace cada cinco años) por la Sociedad Española de Biología de la Conservación de Plantas, y que también sigue los criterios de la UICN.

En esta lista está el pinsapo, refugiado en las sierras de Grazalema (Cádiz) y las Nieves (Málaga), el pino de Sierra Nevada, la sabina y el enebro marítimos; el araar que se encuentra en Cartagena, y el cedro de Canarias. “Se está produciendo una situación contradictoria, por un lado aumenta la superficie de ocupación de las coníferas que vuelven a ocupar tierras de labor abandonadas y al mismo tiempo hay grandes zonas en España, incluidas las Islas Canarias, en las que son los primeros indicadores de la contaminación”, relata Güemes.

La lista roja de 2013  

 Ocho categorías de amenaza. La lista roja de especies amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) establece ocho categorías de amenaza con respecto a una serie de criterios: extinta o extinta en estado silvestre; en peligro crítico, en peligro y vulnerable (estas tres se describen como amenazadas); de preocupación menor (con riesgo de extinción bajo) y con datos insuficientes (no evaluadas por falta de datos).

• 4.807 especies nuevas. En la última edición de la lista roja se han añadido 4.807 especies de forma que el total de especies evaluadas ha subido a 70.294. De ellas, 20.934 están amenazadas por la extinción, 1.117 más que en 2012. Entre las nuevas especies que se han registrado figuran plantas como el Linum Katiae —hallada en el sur de Italia, en la zona de Calabria—, que se ha catalogado como vulnerable.

• Desaparición misteriosa. El Pecari de Labios Blanco (Tayassu pecari), de la familia de los cerdos y que habita en América Central y Sudamérica, ha reducido su población en un 89% en Costa Rica y en un 84% en México y Guatemala. Su estado se considera vulnerable. La caza y la pérdida de hábitat explican su declive. En muchos casos, su desaparición misteriosa se atribuye a enfermedades.

• Caracoles cónicos. En esta edición se han evaluado por primera vez los caracoles cónicos, de entornos marinos tropicales, con un 8% de su población amenazada por la extinción. Son muy apreciados por sus toxinas letales, utilizadas en el desarrollo de nuevos fármacos para paliar el dolor en condiciones incurables. Además, tienen preciosas conchas. Algunas, las de especies más raras, se intercambian por miles de dólares.

• Marsopa sin aleta. Entre las especies analizadas está la marsopa sin aleta del Yangtsé, uno de los pocos cetáceos de agua dulce restantes en el mundo. Habita en el río Yangtsé y dos lados adyacentes, Poyang y Dongting (China). En 2006 se calculó que había 1.800 ejemplares y se ha reducido un 5% cada año desde los ochenta. Está clasificada como en peligro crítico de extinción. Sus peores amenazas son la pesca ilegal, el tráfico marítimo intenso, la extracción de arena y la contaminación.

 Las especies más viejas del planeta, amenazadas de extinción | Sociedad | EL PAÍS.

Anuncios

Comentarios desactivados en Las especies más viejas del planeta, amenazadas de extinción

Archivado bajo Biodiversidad, Biosfera, Botánica, Comunidad Valenciana, Contaminación, La Tierra

El mapa de la vegetación en la superficie terrestre | Ciencia

Mapa de la vegetación de la Tierra elaborado por el satélite Suomi NPP. | NASA

La NASA ha presentado una detallada cartografía de la vegetación de nuestro planeta gracias a imágenes elaboradas con los datos recogidos por el satélite Suomi NPP durante un año. Suomi NPP(acrónimo de ‘National Polar-orbiting Partnership’) es una misión combinada entre la NASA y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) de Estados Unidos.

Las imágenes muestran la diferencia entre las áreas verdes y áridas de la Tierra como se ve en los datos del radiómetro para imágenes visible-infrarrojo VIIRS, instrumento a bordo del satélite. VIIRS detecta cambios en la reflexión de la luz, produciendo imágenes que miden cambios en la vegetación a través del tiempo.

Los datos de vegetación de Suomi NPP se incorporarán a muchos productos y servicios, incluida la vigilancia del medio ambiente y del impacto de las sequías.

Estas medidas de índice de vegetación monitorizan el crecimiento de las plantas, la cubierta vegetal y la producción de biomasa a partir de información obtenida vía satélite. Se calcula a partir de la luz visible e infrarroja cercana reflejada por la vegetación. Los valores altos representan una vegetación densa y verde. Los valores bajos representan vegetación escasa bajo condiciones de estrés tales como la sequía.

Las mediciones de VIIRS siguen algunos de los registros de datos recogidos por varios satélites de la NASA, como Terra y Aqua, en órbita desde diciembre de 1999 y febrero de 2002, respectivamente.

El mapa de la vegetación en la superficie terrestre | Ciencia | elmundo.es.

Comentarios desactivados en El mapa de la vegetación en la superficie terrestre | Ciencia

Archivado bajo Biosfera, Botánica, Cambio climático, La Tierra, Vegetación

Secuenciando el genoma del océano profundo

Unas 2.000 muestras de microorganismos recogidas han puesto de manifiesto que hasta el 80% de las especies bacterianas de esas aguas no están registradas

Presentación de los primeros resultados del análisis de las más de 2.000 muestras recogidas durante la Expedición Malaspina Efe / Kote Rodrigo

Imagen de una protista microscópica unicelular no identificada expedicionmalaspina.es

Madrid. (Efe).- El océano profundo, sobre todo el que está a 4.000 metros, va a empezar a ser un poco menos desconocido gracias a 2.000 muestras de microorganismo recogidas en la Expedición Malaspina, cuya secuenciación ha puesto de manifiesto que hasta el 80% de las especies bacterianas de esas aguas no están registradas.

Un equipo de investigadores, coordinados por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha comenzado a secuenciar el genoma del océano profundo empleando muestras recogidas en el Atlántico, el Índico y el Pacífico durante la Expedición de Circunnavegación Malaspina 2010, coordinada por Carlos Duarte.

Este miércoles en Madrid se ha presentado el avance de algunos resultados de esta colección genómica microbiana marina -todavía no publicados en revistas-, que aportará nuevas claves sobre un reservorio de biodiversidad aún por explorar, ya que “podría suponer el hallazgo de decenas de millones de genes nuevos en los próximos años”.

Así lo han señalado dos de sus investigadores, Carlos Duarte y José María Gasol, quienes han recordado que hasta ahora la secuenciación del ADN o ARN había quedado limitada casi exclusivamente a las aguas superficiales del océano.

Los trabajos de secuenciación se centran ahora en virus, bacterias y protistas que pueblan el océano hasta los 4.000 metros de profundidad, donde no hay luz y la temperatura es de 1 o 2 grados. De estas 2.000 muestras, unas 1.300 fueron recogidas en el agua profunda y el resto en el aire que está sobre el océano.

Se han secuenciado alrededor del 5% de estas muestras y datos preliminares de Malaspinomics -así se llama esta fase de la expedición Malaspina- revelan una “cantidad ingente de especies desconocidas” de microorganimos en el océano profundo.

Sólo el 20% de las especies de microorganismo de esta parte del océano están en bases de datos. Además, han detectado bacterias capaces de degradar compuestos altamente tóxicos que se han ido acumulando en el fondo marino.

En concreto, según ha explicado Duarte, se han descubierto bacterias con rutas metabólicas capaces de degradar metilmercurio derivado de la actividad humana. Por su parte, Gasol ha relatado que las muestras son especialmente valiosas porque provienen de zonas científicamente poco estudiadas hasta ahora, como el Índico o el Pacífico Sur.

“Las evidencias más recientes sugieren que el océano profundo alberga bacterias activas y muy diversas, así como arqueas protistas, virus y zooplancton”, según este investigador del Instituto de Ciencias del Mar, quien ha agregado que “se pensaba que allí -en el océano profundo- no pasaba nada, pero sí que pasa”.

Gasol ha explicado que en cada una de las muestras analizadas los científicos -de varios países- pueden identificar hasta 400.000 genes, de los que un 86% no están en las bases de datos existentes. “Vamos a entregar a las bases de datos internacionales centenares de millones de genes nuevos con capacidades metabólicas hasta ahora desconocidas y con posibles aplicaciones”, ha subrayado Duarte.

El número de especies marinas utilizadas como fuente de genes con interés comercial crece a un ritmo de un 12% anual. En este sentido, Duarte ha dicho que esperan que estas investigaciones abran la puerta a aplicaciones biotecnológicas en campos como la bioenergía, alimentación o cosmética, y ven “potencial en el desarrollo de una nueva generación de antibióticos”.

“Esta colección tiene un incalculable valor estratégico porque ningún país posee este tipo de muestras a escala global”, ha recalcado. Duarte ha detallado que cuando empezaron a gestionar Malaspina no contaban con que fuera posible secuenciar en España, “pero ahora disponemos de la tecnología necesaria”, ha dicho.

La primera parte de Malaspinomics ha recibido del Ministerio de Economía una financiación de 350.000 euros. Para secuenciar todas las muestras es necesario un millón de euros, que los investigadores se pondrán a buscar.

En cuanto a los recortes presupuestarios y si le han afectado, Duarte ha dicho que su proyecto “no es el niño bonito del Plan Nacional”; “no es una isla y tenemos problemas como todo el mundo”, ha comentado. Tras señalar que el océano está tocado pero no hundido, este investigador ha indicado que “la época de llorar ha terminado, hay que echar el resto y sacar financiación de donde podamos”.

Secuenciando el genoma del océano profundo.

Comentarios desactivados en Secuenciando el genoma del océano profundo

Archivado bajo Bactheria, Biología Marina, Biosfera, Genética, Genes, Genoma, Océanos

España se convierte en el segundo país con más reservas de la biosfera

La UNESCO nombra tres enclaves en la Sierra de Guadarrama, las Mariñas Coruñesas y las Tierras del Ebro

Bassa de la Tancada del Delta del Ebro, en Tarragona. / JOSEP LLUIS SELLART

España se convirtió hoy en el segundo país del mundo con más reservas de la biosfera, tras la inclusión de tres nuevas zonas, decididas en el seno de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Se trata de La Granja y El Espinar, en la Sierra de Guadarrama, (Segovia), las Mariñas Coruñesas e Terras do Mandeo, en Galicia, y las Tierras del Ebro, en Cataluña, que ya integran la lista mundial por decisión del Consejo Internacional de Coordinación del Programa sobre el Hombre y la Biosfera (MAB).

Con estas tres nuevas zonas España adelanta a Rusia en la clasificación mundial, al tener un total de 45 zonas declaradas como reserva de la biosfera, sólo por detrás de Estados Unidos, que mantiene dos más.

La Unesco también aprobó hoy la extensión de la superficie de la reserva de la biosfera de Ordesa-Viñamala, en los Pirineos Centrales (Aragón), que está inscrita en la lista mundial desde 1977 y que amplía su espacio hacia el valle y las zonas urbanas que circundan el área protegida.

La de La Granja y El Espinar, que sus promotores ya comenzaron a denominar antes de esta declaración de hoy en París como Reserva de la Biosfera Sierra de Guadarrama, cubre 35.414 hectáreas, aloja a una población de cerca de 14.000 personas y se encuentra en la provincia de Segovia, a 50 kilómetros al norte de Madrid.

A ella pertenece la montaña de Valsaín, que es una de las grandes zonas arboladas del país, y que “reviste considerable valor a la vez ecológico, económico, estético y social”, declaró la Unesco.

La organización con sede en París destacó que la industria vidriera, el turismo y la agricultura a pequeña escala son actividades económicas que alberga el sitio y que en la reserva están instalados varios centros de investigación, que se dedican principalmente a la investigación forestal.

En cuanto a la reserva gallega, la nueva reserva de la biosfera cubre alrededor de 116.000 hectáreas, alberga una población de cerca de 190.000 habitantes y engloba las cuencas de dos grandes ríos, el Mero y el Mandeo, con ecosistemas costeros y de montaña que dan cobijo a una gran diversidad biológica.

En ella se concentra asimismo una gran diversidad cultural ligada al uso de recursos naturales, lo que ha hecho posible, según la Unesco, “el mantenimiento de comunidades y la conservación de razas autóctonas de ganado”.

Sobre las Tierras del Ebro, la organización destacó que esta reserva situada en Cataluña, de 367.729 hectáreas de superficie, cuenta con una población de 190.000 habitantes y abarca el delta y la cuenca del Ebro, el río más caudaloso de España.

La zona cuenta con “numerosos ecosistemas tanto interiores como costeros”, destacó la organización.

“La mayor parte del sitio está dedicada a la ganadería. También se han desarrollado en él las energías alternativas (eólica, solar o hidráulica), prestando atención al respeto del medio ambiente y el paisaje”, comentó la Unesco sobre las Tierras del Ebro.

La directora general adjunta del Organismo Autónoma de Parques Nacionales, Montserrat Fernández Sanmiguel, que acudió al acto en París donde se aprobaron las nuevas reservas, manifestó a Efe su satisfacción y destacó la “emoción” con la que se siguió el acto y que “se incorporan 65 nuevos municipios” con esta declaración.

Las reservas españolas de la biosfera incluyen lugares tan destacados como Ordesa-Viñamala, las islas de Lanzarote, Menorca y El Hierro, las sierras de Cazorla y Segura, el parque de Monfragüe, los Picos de Europa, Sierra Nevada y la Cuenca Alta del Manzanares, sin olvidar a Doñana y Urdaibai.

Las reservas de la biosfera son lugares en los que, en concertación con las poblaciones locales, se experimentan prácticas innovadoras para conciliar la actividad humana y la conservación del medio ambiente, según la Unesco.

Las actividades desarrolladas en esas áreas se concentran en ecosistemas particulares: montañas, bosque tropical, sistemas urbanos, tierras húmedas, islas o zonas costeras y marinas.

Lanzado a principios de los años 70, el programa sobre el Hombre y la Biosfera favorece la investigación interdisciplinaria, alienta el refuerzo de capacidades y tiene como principales objetivos reducir la pérdida de la biodiversidad y tratar sus aspectos ecológicos, sociales y económicos, según la Unesco.

España se convierte en el segundo país con más reservas de la biosfera | Sociedad | EL PAÍS.

Comentarios desactivados en España se convierte en el segundo país con más reservas de la biosfera

Archivado bajo Biodiversidad, Biosfera