Archivo de la categoría: SIDA

El uso de VIH en dos terapias génicas cura a seis niños

El tratamiento reactiva un campo deprimido por sus efectos adversos

Uno de los ensayos ha sido con tres niños con leucodistrofia metacromática, causada por mutaciones del gen ARSA. Dos años después de la terapia génica parece que la progresión de la enfermedad se ha detenido. El segundo ensayo con otros tres niños con síndrome de Wiskott-Aldrich, causado por mutaciones en el gen WAS. Los síntomas se han reducido o han desaparecido de 20 a 32 meses tras el tratamiento.

En ambos casos, los científicos del Instituto San Raffaele Telethon, en Milán, extraen células madre hematopoyéticas (las precursoras de las células de la sangre) de la médula ósea y las infectan con unos lentivirus VIH modificados que llevan el gen correcto que les falta a los niños; luego vuelven a meterles las células, como en un trasplante de médula convencional. En realidad, suele bastar con inyectar el material en vena y dejar que las células aniden en el lugar al que pertenecen, la médula ósea, desde donde empiezan a dividirse, diferenciarse y repoblar la sangre con los linfocitos corregidos.

Los médicos se niegan a hablar de curación, pero están muy cerca

Los dos trabajos presentados este jueves en la revista Science se pueden leer como una verificación de una idea rompedora que el director del instituto de Milán, Luigi Naldini, concibió en 1996; “un rasgo de genio”, según sus colaboradores: utilizar a uno de los mayores matarifes conocidos, el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), o agente del sida- para hacerle pagar su deuda con la historia obligándole a salvar vidas. El paradójico vector elegido por Naldini parece haber dado en la diana.

En la jerga genética, un vector es el vehículo que usan los científicos para introducir un gen extraño, por lo general manipulado en el laboratorio, en las células humanas. Casi todos son virus humanos modificados, puesto que los virus ya son de por sí un sistema para introducir genes -los genes virales- en las células humanas. Los investigadores engañan al virus metiéndole entre su genoma el gen humano correcto y después le dejan hacer su trabajo. Como se trata de curar una enfermedad hereditaria, el objetivo es infectar el mayor número de células humanas posibles, y nada iguala la eficacia de un virus en esa tarea.

Pero hay más virus en el planeta que estrellas en la galaxia, y elegir el adecuado ha sido la verdadera pesadilla de los últimos 20 años. Casi todos los vectores probados en cientos de ensayos han revelado una pobre capacidad infectiva, y la única excepción -los retrovirus, que tienen la enorme ventaja de que integran su genoma en el genoma humano de cada célula- ha causado dos casos de leucemia en los niños burbuja tratados en París en la década pasada. Muchas leucemiasnaturales se deben también a la inserción genómica de retrovirus, y el descalabro francés ha sumido el campo en la postración durante muchos años.

Pero la chispa capaz de reactivarlo llega ahora de Italia y de un virus, el VIH, que tiene mucha relación con los mencionados retrovirus, pero pertenece a la familia especial de los lentivirus y parece esquivar todas sus trabas. “El virus del sida puede usarse para tratar al menos dos graves enfermedades hereditarias”, dice Naldini, “y seis niños de diferentes países, después de tres años de tratamiento, están bien y muestran mejoras significativas”.

Los beneficios se han mantenido sin contratiempos durante tres años

Son de momento solo seis niños, pero, según el director del Instituto San Raffaele de Milán, “los resultados son muy alentadores a los tres años de comenzar los ensayos”. Los dos trabajos presentados en Science no solo muestran que la técnica es segura y está libre de efectos secundarios serios, sino también que es efectiva y “capaz de cambiar la historia clínica de estas graves dolencias”.

Es obvio que Naldini huye de la palabra “curar” como de la peste, pero también que no ve sus resultados como nada parecido a un fracaso. “Después de 15 años de esfuerzo y de frustración, es realmente apasionante verse capaz de ofrecer una solución concreta a los primeros pacientes”. Nada parecido a un fracaso.

Mucho por hacer

La terapia génica —insertar un gen sano en células con copias defectuosas o que carecen de él— es seguramente, junto a las células madre, una de las que más esperanzas levanta. Pero hasta ahora ha tenido muchos problemas. El más conocido es que la inserción de un gen extraño en las células puede activar los oncogenes, y acabar produciendo una leucemia.

Otra pega que tiene es que el ser humano tiene unos 5 billones de células, y llegar a todas es difícil. Habría que actuar en fase embrionaria para modificarlas todas. O, en su defecto, cambiar las que pueden suponer regenerar todo un sistema. El más sencillo de ellos es el hematopoyético —como en el caso ensayado—: se sabe cómo destruirlo con quimioterapia, y cómo reconstruirlo mediante un transplante.

Otra opción es la del CIMA de Navarra para la porfiria, que usó un virus que se asienta preferentemente en el hígado, con lo que es ideal para tratar enfermedades genéticas hepáticas.

El uso de VIH en dos terapias génicas cura a seis niños | Sociedad | EL PAÍS.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo AIDS, Enfermedad, Genética, Genoma, Medicina, Science, SIDA, Virus

La flora del intestino se alía con el virus del sida

Imagen al microscopio de una bacteria ‘E. coli’ en el intestino.| CDC

Las mucosas del intestino son una de las primeras ‘dianas’ elegidas por el virus del VIH cuando infecta al organismo humano. Desde hace algunos años, el papel del virus del sida en este tejido se investiga con interés por su relación con la inflamación y por el efecto que el patógeno podría tener en el sistema inmunitario de los pacientes a través de esta vía.

Esta semana, un estudio publicado en las páginas de la revista ‘Science Traslational Medicine’ incide en esta cuestión y señala que el virus del VIH es capaz de alterar la flora bacteriana del intestino de los pacientes infectados, independientemente de que estén tomando tratamiento antirretroviral.

La investigación, dirigida por Ivan Vujkovic-Cvijin, de la Universidad de California (en San Francisco, EEUU), se llevó a cabo con 32 pacientes portadores del VIH y otros nueve individuos sanos. Con sofisticadas técnicas de análisis, pudieron observar que la presencia del virus del sida en el organismo de una persona es suficiente para que la flora bacteriana de su intestino presente un perfil alterado.

“Aunque ya había evidencias de que la microbiota del intestino juega un papel en la progresión del VIH, nuestro estudio ha utilizad tecnología muy sofisticada para poder analizar hasta 60.000 bacterias en cada muestra”, señala Vujkovic-Cvijin a ELMUNDO.es.

Aunque el intestino humano es el hogar de millones de bacterias de todo tipo , la mayoría de ellas benignas, los pacientes seropositivos mostraban mayores niveles de bacterias patógenas, como Pseudomonas, Escherichia coli, Salmonella o Staphylococcus.

El trabajo también observó que algunos de estos patógenos actúan sinérgicamente con el virus del VIH, debilitando la pared intestinal y la función inmune del sistema digestivo (el intestino juega un papel clave en el sistema defensivo del organismo, impidiendo que bacterias y virus pasen al torrente sanguíneo). Por este motivo se atreven a sugerir que algún tipo de tratamiento “para manipular las comunidades bacterianas del intestino” podría beneficiar potencialmente la evolución de la infección por VIH.

“Si fuésemos capaces de validar la hipótesis de que son esas bacterias las que dirigen la inflamación crónica [que sufren los pacientes con VIH], podríamos diseñar estrategias para modular la microbiota intestinal a base de probióticos, prebióticos o incluso antibióticos, aunque estos últimos tienen el riesgo añadido de que también eliminan bacterias beneficiosas para la salud”, añade el investigador.

Aunque aún es pronto para establecer conclusiones definitivas, no es la primera vez que se sugiere algo así. Ya en 2011, otro pequeño estudio publicado en la revista ‘Nature’ señalaba que el uso de probióticos (para reforzar las bacterias beneficiosas) mejoraba la microbiota intestinal en individuos con VIH y reforzaba el papel de algunas de sus células defensivas (CD4 y las llamadas ‘natural killers’, que juegan un papel clave en la enfermedad).

El estudio no ahonda en las causas que podrían explicar esta alteración de la flora bacteriana, pero sí sospecha que tiene que ver con la cascada de inflamación que se desencadena en el organismo por la infección por VIH y sustancias concretas como las citoquinas. “Incluso en seropositivos en tratamiento, existen altos niveles de inflamación en los tejidos del organismo que aumentan el riesgo de mortalidad. Nuestra hipótesis es que incluso con niveles de VIH indetectables, son las bacterias intestinales las que modulan y dirigen esa inflamación crónica típica de los pacientes con VIH”, concluye Vujkovic-Cvijin.

La flora del intestino se alía con el virus del sida | Sida y Hepatitis | elmundo.es.

Comentarios desactivados en La flora del intestino se alía con el virus del sida

Archivado bajo AIDS, Nature, Nature revista, Salud, SIDA

Primer trasplante de sangre de cordón para intentar curar el sida

El paciente, un niño de doce años, recibió sangre de una donante con una variante genética de inmunidad al VIH

¿Puede un trasplante curar de un plumazo una leucemia y una enfermedad vírica como el sida? Esta pregunta tuvo una respuesta afirmativa en un paciente alemán que contrajo el VIH (virus del sida) en 1995 y un año después desarrolló una leucemia. A este paciente le hicieron en Berlín un trasplante de médula ósea de un donante compatible que además tenía en su sangre una variante genética de inmunidad al virus del sida. Y esta combinación única surtió efecto, desterrando de su organismo las dos enfermedades. Ahora otro equipo médico, esta vez de Estados Unidos, se ha servido de una estrategia similar para intentar curar el sida a un niño de 12 años.

El pequeño paciente nació seropositivo y tuvo el mismo destino que el paciente alemán. Hace varios meses desarrolló una leucemia, el cáncer infantil más común, así que sus médicos decidieron probar suerte con una estrategia que luchara al mismo tiempo contra sus dos males.

Cordón en lugar de médula ósea

Siguieron la idea alemana, pero en lugar de hacerle un trasplante de médula convencional, John Wagner y su equipo de la Universidad de Minnesota sometieron al pequeño paciente a un trasplante de células madre obtenidas de la sangre de cordón umbilical. Estas células madre no despiertan ningún recelo ético y tienen como ventaja sobre la médula ósea que provocan menos riesgo de rechazo.

La sangre de cordón utilizada tampoco se eligió al azar ni pensando sólo en la compatibilidad con el paciente. En el banco de muestras se buscó una muy especial, la de una donante con una protección natural contra el virus del sida. Se estima que sólo el 1 por ciento de la población mundial alberga una característica genética que les convierte en inmunes a la infección del VIH. Esa mutación protectora se llama CCr5d32.

Antes de trasplantarle, los médicos sometieron a su paciente a un agresivo tratamiento que pasa por anular sus sistema inmune. Para ello tuvo que soportar sesiones de quimioterapia y radiación. El objetivo era que al transfundir las nuevas células, el sistema inmunológico o defensivo se reprogramara. El trasplante se realizó el pasado 23 de abril, pero hasta dentro de cien días no se sabrá si ha tenido éxito. Si el virus no se puede detectar en la sangre del niño, se retirará la medicación y si continúa indetectable podrían declararle curado del sida.

El mejor tratamiento

John Wagner, director del Programa de Trasplante de Sangre y Médula Ósea Pediátrica de la Universidad de Minnesota, ha manifestado su entusiasmo a través de la web de su Universidad, aunque aún no sabe si su apuesta ha tenido éxito. «Lo más esperanzador es que vamos a demostrar que el sida puede ser curado y que la sangre del cordón umbilical es el mejor tratamiento», asegura Wagner. «Hay personas con VIH y leucemia que están esperando estos resultados como un gran avance. El éxito en este paciente podría obligar a la comunidad científica a buscar estrategias potencialmente más seguras, como inducir la variante genética en las propias células madre de la médula de los pacientes».Esto permitiría generalizar el tratamiento a mayor número de enfermos.

De momento, sería una opción muy agresiva para las personas con VIH que no tienen leucemia.

Wagner, uno de los mayores defensores de la utilización de la sangre de cordón umbilical, asegura que la necesidad más inmediata es animar a los bancos de sangre de cordón a identificar todas las unidades de sangre con la variante de la resistencia del VIH».

El caso del bebé curado

El mes pasado, otro equipo médico de Estados Unidos dio a conocer en un congreso médico cómo habían conseguido curar a un bebé con VIH, en otro caso que también ha abierto un nuevo capítulo en la historia del sida.

El bebé, una niña nacida a finales de 2010, recibió un tratamiento agresivo con altas dosis de retrovirales, 30 horas de su nacimiento. La niña tiene ahora dos años y medio y ha estado sin medicamentos durante el último año, sin que se hayan registrado señales de un virus activo.

Primer trasplante de sangre de cordón para intentar curar el sida – ABC.es.

Comentarios desactivados en Primer trasplante de sangre de cordón para intentar curar el sida

Archivado bajo AIDS, Células madre, Centros Investigación, Investigación médica, SIDA, Técnicas y métodos, Tejidos

La guerra darwiniana del sida | EL PAÍS

La forma en que los anticuerpos coevolucionan con el virus ilumina el camino hacia la vacuna

Un paciente africano permite el hallazgo

Una mujer descansa con su hijo, ambos afectados de sida, en Magomba (Suazilandia). / AP

Darwin no pudo llegar a saber lo mucho que sus ideas iban a iluminar una materia para la que no habían sido concebidas: la inmunología. Lo que ocurre dentro del cuerpo tras la infección con un virus como el VIH no es muy diferente, en realidad, de las guerras evolutivas que conducen tanto a los depredadores como a las presas a correr cada vez más para que todo siga igual. Idealmente, igual que antes de la infección. La vanguardia de la investigación sobre la vacuna del sidaestá explorando a fondo esos jardines darwinianos de senderos que se bifurcan dentro del cuerpo.

Los inmunólogos saben que una pequeña fracción de pacientes con VIH desarrolla anticuerpos neutralizantes de amplio espectro contra el virus. Se llaman neutralizantes porque son capaces de bloquear (neutralizar) al virus en ensayos de laboratorio con células humanas; y son de amplio espectro porque neutralizan también a otros virus del sida distintos del que indujo su producción en el cuerpo del paciente. Son, por tanto, un tipo de anticuerpo muy interesante para explorar su aplicación clínica.

Científicos de las universidades de Duke y Rockefeller han analizado a uno de las raras personas que desarrollan esos anticuerpos neutralizantes, un paciente africano detectado en los primerísimos momentos tras la infección. Los científicos se han concentrado en averiguar cómo coevolucionan el virus VIH y los anticuerpos que el paciente desarrolla contra él.

Sus resultados, presentados en Nature, demuestran que los anticuerpos neutralizantes no son el producto de una larga coexistencia del sistema inmune con el virus, sino que eran ya detectables a las 14 semanas de la infección, y también que se crearon en respuesta a una proteína mutante del VIH. El virus es rápido, pero –en estos raros pacientes— también lo son los anticuerpos.

“La mayoría de las vacunas funcionan induciendo una respuesta de anticuerpos de este tipo”, dicen Barton Haynes, director del Instituto de Vacunas Humanas de la Universidad de Duke, y sus colegas; “pero el VIH ha demostrado una diana dificultosa para generar una vacuna”. Tras sufrir la infección, todos los pacientes generan una respuesta de anticuerpos contra el VIH, pero su espectro es tan limitado que las formas mutantes del virus se escapan de su ataque enseguida. Es el comienzo de una carrera de armas darwiniana que, en la mayoría de los casos, gana el VIH a menos que los fármacos antivirales carguen la báscula en el sentido contrario.

El paciente africano objeto del estudio fue detectado tan tempranamente que el VIH aislado de su sangre no había tenido tiempo de acumular ni una sola mutación respecto al virus circulante. Unido a esta afortunada circunstancia, el hecho percibido después de que el paciente pertenecía a la minoría (tal vez un 20%) de personas que producen contra el virus anticuerpos neutralizantes de amplio espectro persuadió a los investigadores a volcarse en su estudio.

El resultado más alentador del trabajo es la caracterización a fondo de esos anticuerpos tan deseables. Son moléculas especializadas en atacar los sitios vulnerables (epitopos en la jerga) en la principal proteína de la cubierta del virus (env) que tienden a permanecer estables por mucho que mute ese gen. Son anticuerpos mucho más malvados que la inmensa mayoría de sus colegas: como el buen jugador de ajedrez, parecen pensar a varias jugadas de distancia. Haga lo que haga en la evolución subsiguiente, el virus está fastidiado.

Esta es justo la clase de arma que se merece ese enemigo correoso y escurridizo. Y ofrece una diana bien concreta para centrar los esfuerzos por una vacuna basada en anticuerpos.

La guerra darwiniana del sida | Sociedad | EL PAÍS.

Comentarios desactivados en La guerra darwiniana del sida | EL PAÍS

Archivado bajo AIDS, Darwin, Salud, SIDA

Una vacuna experimental controla el VIH hasta un año | EL PAÍS

El investigador Felipe García (sentado); el jefe de Enfermedades Infecciosas del Hospital Clinic, Josep Maria Gatell (c), y la doctora Teresa Gallart (i), posan en el laboratorio en el que trabajan. / ALEJANDRO GARCIA (EFE)

La comunidad médica ha avanzado un paso en la búsqueda de una solución definitiva contra el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). El equipo de investigadores del Servicio de Enfermedades Infecciosas y Sida del Hospital Clínico de Barcelona ha presentado hoy los resultados de una vacuna terapéutica contra el VIH, cuyos resultados son los más alentadores hasta la fecha. Las pruebas, realizadas a 36 pacientes que seguían la terapia antirretroviral (TAR), demostraron una reducción de más de tres veces de la carga viral en el 95% de los infectados, mientras que en los pacientes del grupo control, que recibieron un placebo, esta reducción no se produjo. Los efectos positivos, sin embargo, empiezan a disminuir después de la duodécima semana, para desaparecer al cabo de un año de la aplicación. “La vacuna no cura del todo a los pacientes. El virus se hace resistente a los antirretrovirales al cabo de un tiempo, y lo que nosotros queremos es conseguir la curación funcional”, ha precisado Felipe García, coautor del trabajo de investigación que ha publicado la revista Science Translational Medicine.

El objetivo de los investigadores es perfeccionar una vacuna capaz de controlar indefinidamente la replicación del VIH. Se conseguiría así una alternativa viable de los cócteles antivirales, cuya duración de por vida supone un elevado coste, además de las molestias para los pacientes. Para crear la vacuna, los médicos utilizaron células dendríticas del afectado, para luego contaminarlas con parte del virus del propio enfermo inactivado por calor en el laboratorio. Estas células, reincorporadas al cuerpo del paciente, consiguen llegar a los ganglios linfáticos y alertar al sistema inmunitario de la existencia del VIH, con lo que desencadenan la respuesta inmunitaria.

Por el momento la vacuna no sustituirá la TAR, ya que después de un año de su aplicación el virus vuelve a hacerse presente de forma paulatina. “Esta vacuna no es un producto comercializable. Aunque es científicamente importante, ha de ser complementado y optimizado antes de salir a la venta”, ha explicado Josep Maria Gatell, que dirige el equipo de investigadores del Servicio de Enfermedades Infecciosas y Sida del Hospital Clínico. Gatell añade que “nada que no sea lograr una carga retroviral indetectable es aceptable”, por lo que se seguirá investigando en esa dirección.

La vacuna terapéutica, descubierta en el marco del programa HIVACAT para la investigación y desarrollo de vacunas terapéuticas y preventivas contra el sida, abre el camino a estudios complementarios, con el objetivo de lograr una curación funcional de los afectados. Esta curación no supondría la erradicación total del virus, pero sí un control efectivo de su replicación durante largos períodos o de por vida, sin necesidad de tratamiento. “La vacuna definitiva será posiblemente una combinación de diferentes estrategias, tal vez sumándola a una segunda vacuna terapéutica o a un fármaco que active la infección latente”, ha especulado Gatell respecto al futuro del descubrimiento. Aunque el proyecto HIVACAT cuenta con el apoyo económico de la Generalitat de Catalunya, la Obra Social de La Caixa y Laboratorios Esteve, Gatell ha evidenciado que el ritmo de investigación podría acelerarse de tener fuentes de financiación complementarias.

Una vacuna experimental controla el VIH hasta un año | Sociedad | EL PAÍS.

Comentarios desactivados en Una vacuna experimental controla el VIH hasta un año | EL PAÍS

Archivado bajo AIDS, SIDA, Vacuna

Descubren cómo bloquear la entrada del virus del sida al sistema inmunitario

Se trata de un trabajo pionero a nivel mundial que han llevado a cabo Científicos del Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa de Barcelona

Barcelona. (EP).- Científicos del Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa de Barcelona han logrado desentrañar el mecanismo utilizado por el VIH para penetrar en el sistema inmunitario, un trabajo pionero a nivel mundial en el que también han conseguido bloquear dicha entrada y evitar la propagación del virus.

El investigador Icrea Javier Martínez-Picado, que ha liderado el trabajo junto a Nuria Izquierdo-Useros, ha explicado a Europa Press que la importancia del estudio radica en que han descubierto un mecanismo nunca descrito con anterioridad con un potencial todavía difícil de imaginar, pero que presumiblemente permitirá diseñar en un plazo de diez años un fármaco capaz de bloquear la transmisión del VIH dentro del cuerpo humano.

Uno de los principales escollos que han encontrado los investigadores hasta la fecha es que los 20 fármacos utilizados actualmente contra el VIH no son capaces de eliminar del todo la presencia del virus del organismo, ya que éste es capaz de alojarse en el interior las células dendríticas -guardianes del sistema inmunitario- y servirse de éstas para propagar e infectar los tejidos linfáticos.

El equipo del IrsiCaixa ya identificó este año la molécula que se sitúa encima de las células dendríticas, una mezcla de un lípido y un azúcar, y en la investigación presente ha conseguido la cuadratura del círculo al describir la molécula de la célula dendrítica que se asocia con el glucolípido y sirve de vía de entrada a su interior.

“Teníamos la llave y ahora tenemos la cerradura”, ha resumido Martínez-Picado, que ha dado el enigma por resuelto porque los científicos también han logrado bloquear la entrada a través de moléculas derivadas de los azúcares y otros anticuerpos, lo que permite pensar en el fármaco que sea capaz de evitar la infección.

“Los virus dejan de entrar y dejan de dispersarse. Es como poner silicona en la cerradura para que no entre la llave”, ha precisado el investigador, que ha recordado que este mecanismo no se conocía, ya que el foco estaba situado en la infección del sistema linfático y no en el vehículo que llevaba el virus hasta el mismo.

Martínez-Picado, que ha recordado que la investigación se publica en la revista PLoS Biology y ha sido posible por la colaboración con la Universidad de Heildelberg (Alemania) y la de Lausanne (Suiza), ha destacado que ya han iniciado el cribado de millones de compuestos químicos mediante simulación informática con la intención de avanzar en el diseño de un nuevo fármaco.

No es una vacuna

El fármaco “no está pensado como una vacuna”, ha reconocido, aunque sí permitirá abrir nuevas líneas de investigación porque su utilización en fases tempranas de la infección, o incluso en forma de crema preventiva, podría evitar el contagio.

El reto, no obstante, continúa siendo enorme y Martínez-Picado ha constatado que el diseño de un fármaco se dará en la próxima década “en la mejor de las situaciones” -ya llevaban diez años investigando para los resultados publicados este martes-, dado que el VIH tiene múltiples trucos para evadir el sistema inmunitario.

El mecanismo descubierto, adicionalmente, podría servir para frenar la propagación de otros virus que actúan de forma similar, como es el caso del htlv-1, que provoca leucemia.

Martínez-Picado ha aprovechado también para reivindicar el nivel de la investigación en España y la importancia de mantener la inversión pública en este campo, ya que lo contrario acarreará el “retroceso” de muchos trabajos que están dando sus frutos, ha destacado.

El IrsiCaixa, creado en 1995, está impulsado conjuntamente por la Obra Social La Caixa y la Consejería de Salud de la Generalitat de Catalunya, y lleva a cabo el Proyecto de Investigación de la Vacuna del Sida Hivacat con la colaboración del Hospital Clínico de Barcelona y laboratorios Esteve.

Descubren cómo bloquear la entrada del virus del sida al sistema inmunitario.

Comentarios desactivados en Descubren cómo bloquear la entrada del virus del sida al sistema inmunitario

Archivado bajo AIDS, Biología Celular, Genética, SIDA, Virus

Por qué el sida retrocede en África y no en el resto del mundo – BBC Mundo – Noticias

Quizás las poblaciones en riesgo se han vuelto displicentes sobre la enfermedad.

Quizás las poblaciones en riesgo se han vuelto displicentes sobre la enfermedad.

África, la región más afectada, se han logrado un avance sin precedentes en el combate del VIH y Sida, con una reducción de las nuevas infecciones del 50%, según muestra el informe de la Organización de Naciones Unidas para el Sida (Onusida).

Pero cifras recién publicadas en otros países, días antes del Día Mundial del Sida, el sábado, muestran que están aumentando las nuevas infecciones del virus, en particular entre los jóvenes y la población de hombres que tienen relaciones sexuales con hombres (HSH). La Agencia de Protección a la Salud (HPA) de Reino Unido, indica que el número de diagnósticos de VIH en la población de HSH alcanzó una tasa “sin precedentes” en 2011.

El gobierno de Rusia informó que el número de casos de VIH en los primeros seis meses de 2012 fue 12% más alto que en el mismo período en año pasado.

Las autoridades en Estados Unidos también están preocupadas por las recientes tendencias. Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) indican un incremento “preocupante” de nuevas infecciones entre HSH y jóvenes de 13 a 24 años. Los datos de los CDC muestran que 26% (1 de cada 4) de las nuevas infecciones de VIH ocurrieron en la población joven: casi 1.000 infecciones al mes.

“También es alarmante que casi 60% de los jóvenes con VIH no saben que están infectados y podrían, sin estar conscientes, propagar el virus a otros”, dicen los CDC. En China, según informó la agencia oficial de noticias Xinhua, el número de nuevos casos se incrementó 13% de enero a octubre pasados y el número de personas infectadas con VIH de 50 años o más se incrementó 20%. En el país hay casi medio millón de personas viviendo con la infección, incluidos los casi 70.000 nuevos casos del año pasado, dice el Ministerio de Salud citado por la agencia. Y el gobierno chino ya ha reconocido el problema entre la población de hombres que tienen relaciones sexuales con hombres (HSH).

La situación en África

Un informe reciente de Onusida indica que en 25 países de ingresos bajos y medios, de los cuales la mitad están en África subsahariana, se ha logrado una reducción de más del 50% en los casos de nuevas infecciones por el VIH. Según este programa de Naciones Unidas, en algunos países las cifras relativas a las nuevas infecciones han descendido exponencialmente desde 2001: en Malaui, un 73%; en Botsuana, un 71%; en Namibia, un 68%; en Zambia, un 58%; en Zimbabue, un 50%; y en Sudáfrica y Swazilandia, un 41%. Onusida agrega que África subsahariana ha conseguido reducir en un tercio las muertes relacionadas con el sida en los últimos seis años, además de aumentar el número de personas con acceso al tratamiento antirretrovírico en un 59%.

Olvido o displicencia

¿Qué indican estas cifras globales? Mientras se concentraron los esfuerzos en África y otros países en desarrollo, ¿se ha olvidado a las poblaciones de alto riesgo de otros países: los jóvenes y los HSH? ¿O acaso estas poblaciones se han vuelto displicentes sobre la enfermedad? El doctor Pedro Cahn, jefe de infectología del Hospital Fernández de Buenos Aires y presidente de la Fundación Huésped en Argentina, cree que ambos factores están teniendo un impacto negativo en la epidemia.

En Argentina, le dice el experto a BBC Mundo, la epidemia está mostrando tendencias similares que en el resto del mundo. “Mientras la prevalencia en la población general es de 0,4%, entre los HSH la tasa de prevalencia es de 11% y la de la población trans (tavestis, transexuales, transgéneros) es de 34%”, señala el médico. El incremento, agrega, muestra diversas razones. “Entre los HSH quizás está habiendo una sensación de falsa seguridad que dan los tratamientos”, explica el infectólogo. “Es cierto que los tratamientos, que son cada vez mejores, están cambiando la historia de la epidemia y muchos quizás piensan que como ahora la enfermedad no mata ya no es tan grave, porque el tratamiento normaliza”. Por esto quizás también se han dejado de utilizar condones y otras formas de protección sexual, añade. Pero a pesar del avance en las terapias, la enfermedad sigue siendo un trastorno grave y discapacitante, afirman los expertos.

El VIH provoca un asalto continuo en el sistema inmune que causa una creciente debilidad hasta que ya no es posible combatir las infecciones. Y cualquier infección, desde una diarrea o gripe, puede ser letal. Además los tratamientos antirretrovirales también pueden tener efectos secundarios graves.

Grupos de riesgo

Adolescente

En Estados Unidos ha habido un incremento “alarmante” de infecciones entre la población joven. Todavía hay 34 millones de personas viviendo con VIH. En 2011 hubo 2,5 millones de nuevas infecciones del virus y murieron 1,7 millones por causas vinculadas al VIH/Sida. Y unos 6,8 millones de personas que necesitan tratamiento todavía no tienen acceso a este.

La buena noticia, dice Onusida, es que por primera vez se han reducido las infecciones entre los niños. Ahora esta cifra es 24% menor que en 2009. Pero según el doctor Pedro Cahn, todavía hay que hace mucho más para poder llegar a los grupos que están en más riesgo en todo el mundo: los HSH y los jóvenes.

Salvar a bebés siempre es políticamente popular. Salvar a hombres homosexuales, adictos a drogas y prostitutas no lo es, y a menudo hay que persuadir a los presidentes y líderes religiosos a ayudarlos” Michel Sidibé, ONUSIDA

“Se requiere llevar a cabo enfoques paralelos”, le explica el infectólogo a BBC Mundo.

“Uno centrado en la población general y otro específicamente dirigido a las poblaciones de HSH y jóvenes. Quizás a estas poblaciones tendrán que hablarles sus pares, con un lenguaje informal, usando las redes sociales y todos los recursos que utilizan estos grupos”, agrega el experto. Tal como expresó Michel Sidibé, director ejecutivo de Onusida, “salvar a bebés siempre es políticamente popular”.

“Salvar a hombres homosexuales, adictos a drogas y prostitutas no lo es, y a menudo hay que persuadir a los presidentes y líderes religiosos a ayudarlos”. Pero es claro, agrega, que ahora es necesario enfocar los esfuerzos en los grupos de alto riesgo.

Comentarios desactivados en Por qué el sida retrocede en África y no en el resto del mundo – BBC Mundo – Noticias

Archivado bajo AIDS, Monográfico, SIDA