Proteger el corazón en un infarto por poco más de un euro

  • Un fármaco reduce un 20% el daño cardiaco si se administra tras un infarto
  • Su administración intravenosa debe realizarse antes de llegar al hospital
  • Su aplicación puede suponer también beneficios económicos a largo plazo

 

La administración precoz de un fármaco, el metoprolol, que actualmente cuesta menos de dos euros, es capaz de reducir de forma significativa el daño que sufre el corazón después de un infarto. Su aplicación, que debe realizarse durante el traslado hospitalario en ambulancia o helicóptero hasta el hospital, disminuye de forma notable el daño al músculo cardiaco que se genera por la falta de riego sanguíneo.

“Su administración desde los servicios de emergencia puede reducir el daño hasta un 20-25%”, ha asegurado Valentin Fuster, director general del Centro Nacional de Investigación Cardiovasculares (CNIC) durante la rueda de prensa celebrada este viernes en Madrid para presentar los resultados del estudio que ha dirigido.

El metoprolol es un fármaco conocido desde hace más de 30 años en España, ya que se utiliza para tratar la hipertensión. Su uso en los pacientes infartados ha supuesto un gran avance en una nueva y puntera investigación realizada por investigadores del CNIC en colaboración con los servicios de emergencias extrahospitalarias y siete hospitales españoles.

El pronóstico y la evolución de los pacientes a los que se les administra este fármaco de forma precoz mejora de manera espectacular”, ha afirmado Vicente Sánchez-Brunetem, subdirector de SUMMA y co-investigador principal el estudio, denominado METOCARD-CNIC, cuyos datos han sido publicados en la revista ‘Circulation’.

La investigación se ha llevado a cabo en 270 pacientes de las comunidades de Madrid, Galicia, Castilla y León y Cantabria, que fueron divididos aleatoriamente en dos grupos. El primero, formado por 131 personas, recibió el medicamento de forma intravenosa en la ambulancia mientras eran trasladados al hospital y, una vez allí, una dosis oral tras una angioplastia (intervención habitual para abrir las arterias del corazón tras un infarto). El segundo grupo sólo recibió el comprimido oral de metoprolol tras una angioplastia.

Los sorprendentes resultados sobre el tejido cardiaco, observados mediante una resonancia magnética, pueden llegar a “cambiar la práctica clínica habitual ante un paciente con infarto que actualmente no recibe el medicamento antes de someterse a dicha angioplastia”, señala otro de los autores del estudio Borja Ibañez, jefe del Gruop de Imagen en Cardiología Experimental del CNIC y cardiólogo del Hospital Clínico San Carlos.

Ahorro sanitario

Esta estrategia terapéutica puede incluso ahorrar costes a largo plazo. “El beneficio económico para el sistema sanitario puede ser millonario, por un gasto inferior a dos euros, en el futuro se habrán ahorrado miles de euros”, ha resaltado Ibañez.

El ahorro deriva en que los pacientes tratados con el fármaco tendrán un músculo cardiaco menos dañado, menos necrosado, y probablemente no necesitarán un desfribrilador implantable, sistema que tiene un coste superior a los 20.000 euros.

“Cuanto mayor sea la extensión del infarto, mayor es la probabilidad de que los supervivientes en el futuro sufran estas complicaciones”, ha explicado Fuster, como una insuficiencia cardiaca, arritmias graves o incluso la muerte. Por tanto, los expertos mantienen que cuanto antes y más rápido se administre el fármaco, mejor.

Así, los investigadores del CNIC mantienen que el enorme beneficio terapéutico que supone, unido al bajo coste, y a la accesibilidad universal del medicamento hace de él “un candidato a implantarse en todos los servicios de urgencia hospitalaria”. Por ello, los especialistas pretenden continuar con un segundo ensayo que aborde, no sólo la reducción del infarto, sino también si su uso reduce la mortalidad a largo plazo de los pacientes.

Por su parte, el Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández-Lasquetty, ha querido destacar la labor de los investigadores y lo prometedor del fármaco en esta patología. “Proyectos como este es lo que muestra la calidad de la sanidad que queremos”, ha declarado.

Se trata así de una investigación puntera donde según palabras de Fuster ha primado por encima de todo la colaboración, el trabajo en equipo y el altruismo, destacando con especial relevancia la implicación de todos los trabajadores de los servicios de emergencia. “En España tenemos un enorme potencial, y sólo trabajando juntos seremos capaces de explotarlo”, ha concluido.

Proteger el corazón en un infarto por poco más de un euro | Corazón | elmundo.es.

Comentarios desactivados en Proteger el corazón en un infarto por poco más de un euro

Archivado bajo Corazón, Medicamentos, Medicina

Los comentarios están cerrados.