El nacimiento del H7N9

  • Un equipo detalla la evolución del virus de la gripe aviar hasta los humanos
  • Hubo dos cambios claves en su genoma que le permitieron evolucionar

 

El virus H7N9 se hizo famoso a finales de marzo de este año. Pocos días después del inicio de la primavera, las autoridades chinas informaban sobre un nuevo tipo de virus de la gripe aviar, que por primera vez se había detectado en humanos.

Desde entonces, los expertos en pandemias no han retirado la vista de este patógeno, que ha provocado al menos otras 130 infecciones en humanos y 40 fallecimientos. Aunque sus ‘habilidades’ parecen ser mucho menores que las del H5N1, el más agresivo de los virus de la gripe aviar, los científicos recuerdan que su perfil puede cambiar.

Por eso, además de tenerlo vigilado, varios equipos de investigadores han analizado su pasado para conocer mejor su origen y adivinar sus posibles estratagemas.

Uno de esos equipos, que engloba a profesores de distintas universidades y centros de investigación chinos, ha conseguido describir los patrones de evolución del patógeno, descubriendo el camino que recorrió hasta llegar a los humanos.

Según sus datos, publicados en la revista ‘Cell Host and Microbe’, el virus se ‘creó’ en un proceso de intercambio genético entre distintos virus que tuvo, al menos, dos momentos claves.

El primero, señalan los investigadores, tuvo lugar en un contexto de infecciones entre aves salvajes. En algún momento, material genético de virus H9N2 se mezcló con otras cepas de virus de la gripe aviar que no han podido identificarse, pero cuya hemaglutinina (una proteína que se encuentra en la superficie del virus y que es clave en la infección) sería del subtipo H7. En un proceso similar, el nuevo patógeno adquirió por parte de otros virus la neuraminidasa -que es la que permite la replicación viral- del subtipo N9.

Este precursor del H7N9 habría llegado a infectar a aves domésticas en la zona este de China a principios del año pasado y, en ese ambiente, se habría producido un segundo cambio clave en su evolución. Según los investigadores, un nuevo intercambio genético entre el primeginio H7N9 y nuevas cepas de H9N2 habrían dado lugar a un nuevo tipo de H7N9, genéticamente distinto de los anteriores, y capaz de infectar a los humanos, si bien su capacidad de contagio parece baja.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores secuenciaron el genoma de distintos virus de gripe procedentes de aves domésticas y salvajes. Según explican en la revista médica, tuvieron dificultades a la hora de encontrar una muestra viral suficiente en estas últimas aves, lo que, aseguran, les ha impedido “determinar con precisión la fuente” de hemaglutinina y neuraminidasa del virus final.

“No hemos podido identificar estos virus ‘donantes'”, señalan los científicos. “Sin embargo, al integrar datos de vigilancia de infecciones en humanos, aves domésticas y salvajes, sugerimos que muy probablemente se derivan de virus que habían infectado a aves salvajes”, subrayan.

Este hecho, añaden, “no sólo refuerza el importante papel de las aves salvajes en la aparición de nuevos virus de la gripe, sino que también demuestra la necesidad de integrar múltiples fuentes de datos para una vigilancia efectiva de la gripe”.

El nacimiento del H7N9 | Biociencia | elmundo.es.

Comentarios desactivados en El nacimiento del H7N9

Archivado bajo Virus

Los comentarios están cerrados.