Dos nuevas terapias mejoran las opciones terapéuticas en leucemia

La mayoría de los niños con leucemia sobreviven a la enfermedad, pero muchos de ellos terminan por desarrollar complicaciones graves, incluso mortales, por culpa de los tratamientos. La quimioterapia y la radioterapia a la que estos niños están expuestos desencadenan efectos secundarios, entre los que están lesiones cardiacas, déficits cognitivos, tumores secundarios y accidentes cerebrovasculares. Desde hace años, se están buscando maneras de minimizar dichos efectos; por ejemplo, evitar la radiación al cerebro, uso de dosis más bajas de quimioterapia, o la prescripción de medicamentos que pueden ayudar a mitigar los daños.

Pero también se trabaja, y mucho, en desarrollar nuevas opciones terapéuticas que eviten, al menos en parte, los riesgos de los tratamientos actuales. En el número de esta semana de la revista Nature, Carl June y Bruce Levine, de la Perelman School of Medicine de la Universidad de Pennsylvania (EEUU), presentan un nuevo y potente tratamiento que es seguro y eficaz, ya que emplea las propias células inmunes del paciente diseñadas para buscar y destruir las células tumorales. Los expertos aventuran que dicho enfoque podría erradicar la leucemia en sólo unas pocas semanas; los resultados así lo demuestran, al haberse producido la remisión en más de la mitad de los adultos y de los niños tratados hasta la fecha.

Inaccesible

Sin embargo, el tratamiento con células T con receptores de antígenos quiméricos, identificadas en el Weizmann Institute of Science de Rehovot  (Israel), que ha demostrado poder erradicar la leucemia en un par de semanas en personas cuyo cáncer no respondía a ninguna de las mejores terapias convencionales disponibles, no está al alcance de todos los mortales. Esta terapia experimental únicamente ha estado disponible para un pequeño número de
personas en ensayos piloto en centros académicos.

La terapia, señala los investigadores, es costosa y compleja, ya que requiere mucho tiempo para que las células inmunes manipuladas genéticamente crezcan en el laboratorio. Pero, para June y Levine , la automatización de la producción y el uso de las instalaciones existentes puede hacer que el tratamiento esté disponible para miles de personas en un plazo mucho más corto del que inicialmente se pensaba.

Combinar fármacos
Otra alternativa que va tomando fuerza en el tratamiento de la leucemia mieloide crónica es, según Charles Sawyers, del Memorial Sloan-Kettering Cancer Center de New York (EEUU), la combinación de fármacos para evitar la farmacorresistencia. El enfoque actual, explica también en Nature, es tratar primero a los pacientes con imatinib (el fármaco que cambió el paradigma del tratamiento de esta enfermedad) y a continuación emplear los otros fármacos a medida que se desarrollan las resistencias.

Sawyers sostiene que iniciar el tratamiento con una combinación de terapias puede prevenir el desarrollo de resistencias. Y, añade, la respuesta a la terapia de combinación también puede ser más rápida y más potente que la de cualquier fármaco.

Dos nuevas terapias mejoran las opciones terapéuticas en leucemia – Noticias de Salud | abc.es.

Comentarios desactivados en Dos nuevas terapias mejoran las opciones terapéuticas en leucemia

Archivado bajo cáncer, Célula, Leucemia, Nature revista

Los comentarios están cerrados.