Un físico tímido que puede ser premio Nobel

En los pasillos de Ginebra, «sotto voce» se rumorea que el próximo Nobel de Física podría recaer en el británico Peter Higgs y el belga François Englert

Ochenta y cuatro años, cuarenta y ocho de los cuales transcurridos a la espera de una resuesta positiva a sus ideas de juventud, han convertido al físico británico Peter Higgs en un héroe de salud delicada. Aquel anciano que el pasado 4 de julio se escondía las manos entre las piernas y no lograba contener las lágrimas sentado entre el público de la sala de prensa del CERN, en Ginebra, asistía emocionado al anuncio de la observación que confirmaba su teoría. Dentro de cinco meses, y si su estado de salud se lo permite, podremos ver más de cerca al tímido físico, más acostumbrado a la concentración en su trabajo que a los oropeles de las celebraciones.

Pero la cosa no queda ahí. Según fuentes consultadas por ABC, en los pasillos de los despachos de Ginebra, sotto voce se rumorea que el próximo Nobel de Física podría recaer en el británico, junto al belga François Englert, y quién sabe si de nuevo en el CERN, por su «colaboración integral tanto en los aspectos teóricos como experimentales», como atestigua el catedrático de la Universidad de Oviedo Javier Cuevas, miembro del experimento CMS, y protagonista en el descubrimiento de julio.

«Se han empleado muchos recursos, primero con el acelerador LEP desde 1990, y ahora con el LHC. Son ya veintitrés años dedicados a la comprobación experimental del Modelo Estándar, que en parte se cierran con la detección de esta partícula», afirma Cuevas con cautela, pues «aunque conocemos la masa, su paridad, y casi con toda seguridad su spin, a partir de 2015, con el nuevo encendido del LHC pudieran aparecer más bosones de la misma familia».

«Quizás se cierre un capítulo del Modelo Estándar, si resulta que el bosón detectado en julio es el único de la familia Higgs», sostiene Celso M. Rivero, del Instituto de Física de Cantabria y miembro del equipo del experimento CMS del colisionador de hadrones. No lo sabremos hasta que en 2015 arranque de nuevo el LHC a pleno rendimiento, con más energía puesta en juego que permita la aparación de los miembros con más masa, si éstos existen. «En ese caso se espera encontrar cinco bosones de Higgs, uno de los cuáles sería el observado por primera vez en julio», aclara Rivero con reserva refiriéndose a los modelos teóricos que se manejan en la actualidad.

Rof Heuer, director general del CERN, a través de un mensaje se felicitó de esta recompensa que reconoce al más alto nivel el trabajo de investigación científica llevado a cabo por este organismo desde su creación en 1954. Heuer aceptó esta prestigiosa recompensa en nombre de los 10.000 físicos que trabajan en las actividades de este laboratorio, informa T. Benítez de Lugo desde Ginebra.

10.002 físicos premiados

«Muy contentos porque la Fundación Príncipe de Asturias también se haya fijado en nosotros», así se recibía el galardón entre los grupos españoles que participan en el experimento CMS del CERN, donde se ha observado por primera vez el bosón de Higgs. En total, sumados los tres mil físicos de éste, con los otros tres mil del experimento paralelo ATLAS —además de los cuatro mil repartidos en otros proyectos del CERN—, y sumados a Higgs y Englert forman un total de 10.002 físicos laureados. El Teatro Campoamor de Oviedo, lugar donde se entregará el premio en el mes de noviembre, podría quedarse pequeño.

Un físico tímido que puede ser premio Nobel – ABC.es.

Comentarios desactivados en Un físico tímido que puede ser premio Nobel

Archivado bajo Física, Premios

Los comentarios están cerrados.