El camino para superar el PIB

Una mujer, de compras en una tienda de Sao Paulo. / BLOOMBERG

  • Tenemos la oportunidad y el desafío de crear un índice de desarrollo humano multidimensional

por Heraldo Muñoz, subsecretario general de la ONU y director del PNUD para América Latina y el Caribe

Hay una pregunta recurrente: ¿Queremos un mundo que solo valora la competitividad, productividad y las exportaciones, o queremos un mundo que se preocupa por mejorar constantemente las condiciones de vida de los seres humanos? Demasiadas autoridades olvidan, o desestiman, que el objetivo principal de la política económica es mejorar la vida y el bienestar de las personas para incrementar sus opciones, libertades y capacidades.

El panel Más allá del producto interno bruto (PIB), organizado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en RIO+20, sugirió enriquecer el índice de desarrollo humano (IDH) del PNUD con variables que midan la equidad, la dignidad, la felicidad y la sostenibilidad. En 2009, la Comisión Sen-Stiglitz-Fitoussi explícitamente hizo una diferenciación entre las medidas de bienestar y las medidas de sostenibilidad ambiental. Por un lado, estableció que se deben complementar las medidas tradicionales de progreso humano con variables que incluyan una diversidad de elementos relacionados con la calidad de vida, incorporando a la felicidad, las emociones y la satisfacción con la vida. Por otro lado, la comisión sostuvo que es fundamental que esas mejorías en la calidad de vida se logren de una manera sostenible para dejarle a futuras generaciones suficientes recursos tanto económicos como ambientales.

Ya existen iniciativas globales que abordan las dimensiones de bienestar para complementar el PIB. El PNUD ha sido pionero de este movimiento con el IDH y los informes de desarrollo humano desde 1990. De hecho, la misión del IDH ha sido pensar en el progreso humano desde una perspectiva multidimensional. Además de medir el desarrollo de los países con respecto a variables económicas (el PIB), salud y educación, en 2011 el IDH introdujo variables que miden la desigualdad en el ingreso y la desigualdad de género. Además, el PNUD desarrolló el índice de pobreza multidimensional (IPM), que mide el nivel de vida básico, el acceso a la escolaridad, agua limpia y atención en salud.

El bienestar de las futuras generaciones está amenazado por la desigualdad en el ingreso y también por problemas ambientales y el cambio climático

Recientemente, organizaciones como Gallup, la iniciativa sobre pobreza y desarrollo humano de la Universidad de Oxford (OPHI, por sus siglas en inglés), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y el Instituto Brookings se han dedicado a medir el bienestar de las sociedades alrededor del mundo y a promover el debate sobre calidad de vida más allá de los factores económicos. El PNUD comparte esta dedicación, como bien muestra el reciente informe sobre desarrollo humano de Chile, el cual explora de manera rigurosa el significado que tiene la felicidad para los y las chilenas, y lo que esto implica en relación con su sociedad.

El bienestar de las futuras generaciones está amenazado por la desigualdad en el ingreso y también por problemas ambientales y el cambio climático. El IDH del 2011 muestra, por ejemplo, que si no actuamos pronto, los riesgos ambientales amenazarán los avances ya hechos en décadas recientes en materia de desarrollo humano. Por eso, además de las propuestas ya existentes de la OPHI y los diferentes índices de felicidad, sugiero que miremos más de cerca la propuesta de introducir un IDH ajustado por sostenibilidad. El PNUD sugiere que este índice incluya medidas como la huella ecológica, el ahorro neto ajustado, las emisiones de CO2 per capita, la extracción total de agua per capita, la porción de área en un país con cultivos permanentes, así como especies de animales extintos como porcentaje del total de especies.

En  América Latina debemos reflexionar si el bienestar que medimos (y el que queremos) es individual o colectivo

Estas iniciativas se han desarrollado en gran medida en un marco global y enfocado en el mundo desarrollado. No podemos perder de vista que en América Latina y el Caribe existen características socioculturales y estructurales muy diferentes. Muchas de estas medidas consideran solo el bienestar y la felicidad individual. Por ejemplo, en el caso latinoamericano debemos reflexionar si el bienestar que medimos (y el que queremos) es individual o colectivo. Para lo colectivo, debemos ver cuál es el impacto de la familia nuclear y extendida y de la comunidad sobre nuestro bienestar (o malestar). Este factor es particularmente crítico en América Latina, ya que en comparación con sociedades industrializadas, fuertemente individualistas, la familia nuclear y extendida desempeña un papel muy importante como sistema de protección y red de apoyo en casos de crisis. Por esta razón, existe la necesidad de que organizaciones locales y regionales profundicen en el tema y promuevan una agenda de bienestar y sostenibilidad adecuada a nuestras necesidades.

Desde el PNUD trabajamos para desarrollar nuevas medidas que centren el desarrollo en torno al ser humano y no se enfoquen de manera exclusiva en aspectos económicos de los países. El peligro es caer en el relativismo cultural o en aspectos subjetivos que están posiblemente más influenciados por temas psicológicos que de bienestar real.

Encontrar qué medir, cómo y para qué es crucial, ya que, como dijo el Premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz: “Lo que medimos afecta las decisiones que tomamos”. El PIB como medida seguirá existiendo, ya que el bienestar está indudablemente asociado al crecimiento económico. Pero tenemos la oportunidad y el desafío de crear un índice de desarrollo humano multidimensional con medidas de sostenibilidad ambiental y de bienestar individual y colectivo.

El camino para superar el PIB | Economía | EL PAÍS.

Comentarios desactivados en El camino para superar el PIB

Archivado bajo Ciencia, Opinión

Los comentarios están cerrados.