Autismo (II) El futuro del tratamiento – BrainFacts.org

(este artículo es continuación de Autismo (I): el trastorno ……… publicado ayer)

Aunque no todas las partes del cerebro autista experimentan un crecimiento precoz en los primeros meses de su desarrollo, un área que lo hace coherentemente es la amígdala, un núcleo con forma de almendra en lo profundo de la corteza temporal que detecta el peligro en el entorno. Las personas con autismo presentan una amígdala de tamaño adulto mucho antes que los niños no autistas. Estas diferencias en el volumen del cerebro tienden a desaparecer a medida que los niños crecen (ya sea porque los núcleos homólogos no autistas acaban de desarrollarse, o porque las personas con autismo experimentan un aumento de la tasa normal de los procesos regresivos a su edad: la pérdida de células y disminución de conexiones). El destino del cerebro de los adultos mayores con autismo necesita mucha más investigación.

Debido a que algunas partes del cerebro autista crecen demasiado rápido, las conexiones entre las regiones cerebrales con desarrollo normal y con desarrollo rápido no pueden formarse adecuadamente. Muchos investigadores creen que en el autismo hay un desequilibrio entre la materia gris y blanca (las conexiones de larga distancia) del cerebro. Sofisticados análisis de las redes cerebrales responsables de la conducta social o el lenguaje demuestran que la actividad es menos coordinada que en el cerebro no autista.

Una pregunta parece obvia: ¿Qué lleva al aumento del tamaño del cerebro o de la amígdala en el autismo? Ahora no lo sabemos porque los cerebros de autistas jóvenes no han sido estudiados. Irónicamente, el análisis post-mortem de los cerebros de autistas mayores encontró menos neuronas de lo previsto en la amígdala y el lóbulo temporal, mientras que algunos cerebros muestran patrones característicos de la inflamación del cerebro, lo que sugiere la activación de las células inmunitarias especiales del cerebro, llamadas microglia. Estos hallazgos representan probablemente sólo la punta del iceberg de la neuropatología del autismo y sólo el análisis de un mayor número de cerebros en todo el ciclo de vida de las personas con autismo resolverá el enigma.

Tratamientos del autismo: los tratamientos farmacológicos están aún por llegar, pero hay eficaces terapias conductuales que ya funcionan

Actualmente no existen tratamientos farmacológicos para los síntomas centrales del autismo.  La Food and Drug Administration de EE.UU. ha aprobado el fármaco antipsicótico Risperdal como un tratamiento para la irritabilidad en los niños y adolescentes autistas, pero las actuales intervenciones más eficaces para los síntomas principales del autismo son las terapias conductuales (Análisis de Comportamiento Aplicado). Estas intervenciones, que comúnmente se hacen a los niños entre 20-40 horas a la semana por profesionales entrenados, sin lugar a dudas han mostrado beneficios en un porcentaje importante de niños con autismo, y cuanto antes se implementaron fueron todavía mejor. Desafortunadamente, el conocimiento neurocientífico de la eficacia de estas terapias sigue siendo escasa. Por otra parte, a causa de que los medicamentos se consideran intervenciones médicas y la terapia de comportamiento se considera terapia psicológica o educativa, los padres están luchando contra los proveedores de seguros médicos que se resisten a cubrir el costo de las terapias de comportamiento prescritas a pesar de que son el tratamiento actual más eficaz.

Conclusiones

Si bien el progreso en la comprensión de las causas del autismo ha sido sustancial, quedan muchos aspectos por resolver. ¿Por qué tantos genes diferentes aumentan el riesgo de autismo? ¿Por qué los genes implicados se vinculan al autismo en algunos individuos y con la esquizofrenia en otros? ¿Por qué es el autismo mucho más común en los varones que en las niñas? ¿Existen causas ambientales del autismo que son independientes de riesgo genético? ¿Por qué se asocian las características autistas comúnmente con los síndromes de discapacidad intelectual? ¿Es acaso el autismo un trastorno de las funciones cognitivas más complejas del cerebro humano y cualquier factor genético o ambiental que disminuye la capacidad cognitiva a menudo conduce a los síntomas del autismo?

Estamos a punto de comenzar a responder estas preguntas. El campo de la investigación sobre el autismo ha madurado notablemente en la última década con científicos penetrando cada vez más en la búsqueda de la información con herramientas cada vez más sofisticadas. La comunidad de familias con autismo y las personas con autismo se han convertido en los más entusiastas socios en los esfuerzos por comprender las causas del autismo y encontrar maneras de disminuir la discapacidad.

Trabajar con las personas afectadas individualmente, en cualquier momento, puede mejorar a los autistas de sus discapacidades. La aceptación, en lugar del tratamiento, también puede ser el camino de acción más prudente en algunos casos. La investigación tiene la posibilidad de ofrecer no sólo un alivio para las personas y familias con una discapacidad del desarrollo neurológico grave, sino también una idea de la organización del cerebro y las funciones que distinguen a los humanos de todas las demás especies.

Para leer más

Autism Speaks

Fundación Simons

Trastornos del espectro autista, los redactores: Amaral, Dawson, Geschwind, Oxford University Press , 2011

La Neuropsicología de Autismo, Editor, Fein, Oxford University Press , 2011

Autismo: El trastorno generalizado del desarrollo – BrainFacts.org.

Comentarios desactivados en Autismo (II) El futuro del tratamiento – BrainFacts.org

Archivado bajo Autismo, Monográfico, Neurociencia, Neurología, Neurona

Los comentarios están cerrados.