El coste del retraso diagnóstico del VIH es sanitario y económico – Salud | abc.es

 

Entre el 45 y 50% de los nuevos diagnósticos de personas con VIH en Europa Occidental se realiza de forma tardía y, por lo tanto, las personas con el virus también acceden al tratamiento más tarde de lo recomendable. En España, a pesar de los avances y el mayor conocimiento de la infección cada año sediagnostican alrededor de 4.000 nuevas infecciones y el diagnóstico tardío se sitúa en el 46%. Estos son algunos de los datos de un informe de la Plataforma VIH en España que se presentará en Congreso de GESIDA. Así, como señala Josep María Gatell, Coordinador de la Plataforma VIH en España, «el diagnóstico tardío se asocia con una peor respuesta al tratamiento, mayores gastos sanitarios y un aumento de las tasas de transmisión».

Una de las principales conclusiones del documento es que el desconocimiento es el principal motor de expansión del VIH. Según sus datos, un 30 por ciento de los infectados desconoce que lo están. En Europa, según apuntó Jens Lundgren, fundador del proyecto HIV in Europe, «entre 700.000 y 900.000 personas están infectadas con el VIH y aún no se han diagnosticado. Este hecho arrastra una serie de consecuencias negativas como el inicio tardío del tratamiento y un incremento en el riesgo de transmisión a otras personas» .

Pruebas accesibles

El diagnóstico precoz pasa necesariamente por aumentar el número de pruebas que se realizan actualmente con un cambio en los criterios que se aplican para solicitarlas. La importancia de realizar el diagnóstico a tiempo reside en que cuanto más tarda en detectarse la infección, mayores son la morbilidad y la mortalidad. Al respecto, Santiago Moreno, Co-coordinador de la Plataforma VIH en España señala que «los datos nos indican la importancia de la detección temprana, por cada paciente diagnosticado precozmente se evita la transmisión del VIH a tres personas».


Los últimos estudios de evaluación económica destacan el coste-eficacia de un diagnóstico precoz. Un punto clave a la hora de hablar del tratamiento es evaluar el beneficio coste-eficacia y conocer cuál es la mejor manera de optimizar los recursos cuando estos son limitados. Además, según un estudio realizado en el Hospital Ramón y Cajal de Madrid a cargo de Santiago Moreno, se concluye que el ahorro económico medio en medicamentos e ingresos hospitalarios de un paciente diagnosticado precozmente con VIH se estima en 1.000 € al mes y puede superar los 5.000 € mensuales si el paciente se diagnostica inicialmente de sida.

Como conclusión, Gatell señala «imprescindible mejorar las habilidades clínicas sobre las prácticas de riesgo, aumentar la formación para identificar marcadores clínicos y conductuales y promover el diagnóstico precoz. De hecho, según se expuso en la Reunión, es fundamental la sensibilización, formación e información del personal sanitario para identificar marcadores clínicos y conductuales y promover el diagnóstico precoz. De hecho, el 90% de los infectados se realizaron la prueba del VIH por recomendación del médico de Atención Primaria».

Barreras

El informe sin embargo no analiza las causas por las que se produce ese retardo en el diagnóstico del VIH en España; en ese sentido, los resultados preliminares de una investigación que ha realizado la Sociedad Española Interdisciplinaria del Sida (SEISIDA), en colaboración con Gilead, que se presentarán en 2013, ponen de manifiesto una realidad: el 90% de la población española piensa que es «poco o nada probable» que pueda infectarse con el VIH.

Profundizar en las barreras que existen para el diagnóstico precoz ha sido el objetivo de esta investigación de SEISIDA. Hacerse la prueba del VIH es una conducta preventiva de salud, pero también un proceso complejo en el que intervienen determinantes psicosociales relevantes: la vulnerabilidad y la amenaza percibida, la valoración que se hace sobre el afrontamiento y las creencias que se tienen sobre la opinión de las personas de referencia.

Entre algunos de los datos de esta investigación destacan, por ejemplo, que casi un 39% de los que no se han hecho la prueba «no sabe donde ir a hacérsela», o que un 80 % de las personas que no se la han hecho asegura que el motivo es porque el «médico nunca se lo ha recomendado».

El informe muestra también que el 53% de la población piensa que tiene menos posibilidades de infectarse por el VIH que la media de la población, lo que se denomina «optimismo irrealista», o que un 81% de la población afirma que le daría miedo descubrir que tiene VIH, algo que se conoce como «amenaza percibida».

El coste del retraso diagnóstico del VIH es sanitario y económico – Noticias de Salud | abc.es.

Comentarios desactivados en El coste del retraso diagnóstico del VIH es sanitario y económico – Salud | abc.es

Archivado bajo AIDS, Medicina, Salud

Los comentarios están cerrados.