Descubierto un mecanismo que protege las células de agresiones ambientales

Los investigadores Eulàlia de Nadal, Francesc Posas y Alba Duch, en un laboratorio de la UPF LV / Xavier Cervera

El hallazgo, realizado por biólogos de la Universitat Pompeu Fabra, abre la vía a buscar nuevos tratamientos contra el cáncer

Investigadores de la Universitat Pompeu Fabra (UPF) han descubierto cómo las células se protegen ante agresiones ambientales. Cuando tienen que enfrentarse a una situación de estrés celular –por ejemplo, ante los compuestos tóxicos del tabaco o la radiación ultravioleta del sol– adoptan una estrategia de tortuga: entran en modo de stand-by y dejan de multiplicarse a la espera de que pase el peligro.

Un fallo en este mecanismo puede favorecer la acumulación de mutaciones en el ADN y hacer que células sanas se conviertan en cancerosas. A la inversa, estimular este mecanismo que frena la multiplicación de las células podría abrir la vía a desarrollar en el futuro nuevos fármacos contra el cáncer, destacan los investigadores.

“Hemos descubierto un mecanismo biológico que hasta ahora era desconocido para frenar la división de las células”, destaca Francesc Posas, director de la investigación. La Fundación Marcelino Botín, que ha contribuido a financiar el trabajo, colabora con el equipo de Posas para que esta línea de investigación fructifique en productos de interés económico y en avances útiles para los pacientes.

La investigación parte de una paradoja que intrigó a los biólogos de la UPF. El equipo de Posas se ha especializado en estudiar cómo las células detectan y responden a cambios en su entorno. Investigaciones anteriores habían demostrado que, en situaciones de estrés celular, cientos de genes se activan para producir proteínas que defiendan a la célula. Pero ¿qué ocurrirá si las agresiones ambientales llegan en un momento en que la célula se está dividiendo?, se preguntaron los biólogos de la UPF. Si la célula se divide, pensaron, el ADN estará ocupado copiándose a sí mismo y no estará por la labor de fabricar proteínas defensivas. ¿Cómo resuelven las células este conflicto?

Según los resultados presentados en la revista científica Nature, la clave está en una proteína llamada Hog1 que se activa en situaciones de estrés celular. En experimentos realizados con células de levadura, los investigadores han demostrado que la proteína Hog1 interactúa con otra proteína, llamada Mrc1, que regula la multiplicación de las células; y que, cuando esto ocurre, la Mrc1 actúa como un semáforo que se pone rojo y que frena el proceso de copia del ADN. De este modo, la célula puede producir sus proteínas de defensa sin entrar en conflicto con la copia del ADN.

Este resultado, sostiene Posas, es extrapolable a las células humanas ya que los mecanismos biológicos de copia del ADN y de respuesta al estrés son los mismos en células humanas y en las de levaduras. “Muchos de los avances que se han hecho en la investigación del cáncer –recuerda– han sido posibles gracias a los estudios originales en levaduras”.

Descubierto un mecanismo que protege las células de agresiones ambientales.

Comentarios desactivados en Descubierto un mecanismo que protege las células de agresiones ambientales

Archivado bajo cáncer, Célula, Centros Investigación

Los comentarios están cerrados.