Comer fuera de casa, un ‘salvoconducto’ para calorías | Nutrición | elmundo.es

Varias familias comiendo en un restaurante. | S. Cogolludo

Cuando se come fuera de casa, el menú es mucho más extenso y ofrece platos de todo tipo, incluyendo raciones extra de fritos, rebozados y grasas. Con tantas tentaciones, a veces es complicado elegir y, cuando llega el postre, las calorías ingeridas ya superan con creces las que se toman habitualmente en el comedor propio.

En el caso de niños y adolescentes, caer en este ‘descontrol’ es aún más fácil, tal y como demuestra una investigación estadounidense.

Según sus datos, publicados en la revista ‘Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine’, en general los chicos ingieren una dieta de peor calidad y consumen más calorías y refrescos los días que comen en restaurantes, ya sean convencionales o cadenas de ‘fast food’.

Para llegar a estas conclusiones, un equipo de investigadores de la Universidad de Illinois (EEUU) examinó -a través de un cuestionario- todo lo que habían tomado en distintos días un total de 4.717 niños y 4.699 adolescentes que habían participado en ensayos previos sobre alimentación.

Su análisis demostró que, cuando optaban por la comida rápida, los pequeños ingerían 126 calorías extra. En el caso de los adolescentes,esta cantidad ascendía a las 309 calorías.

Pero no sólo el ‘fast food’ añadía energía al menú de los chavales. También la comida en restaurantes convencionales sumaba calorías a la dieta diaria. Así, el almuerzo en estos locales se asoció con 160 calorías más para los niños y otras 267 para los adolescentes.

Este incremento se debía, fundamentalmente, a una mayor ingesta de azúcares, grasas saturadas o refrescos, entre otros productos de alto impacto calórico y baja calidad nutricional. “El consumo de bebidas azucaradas era hasta dos veces más alto al comparar la ingesta en restaurantes de comida rápida con la que se hace en casa”, señalan los investigadores en la revista médica.

En sus conclusiones, estos científicos sugieren que sus datos demuestran claramente que, tras comer fuera de casa, los jóvenes “no compensan esas calorías adicionales” con alimentos más frugales.

Y, esto, añaden, es especialmente preocupante si se constata que los almuerzos y cenas fuera del hogar son cada vez más frecuentes entre los adolescentes. En este sentido, reclaman iniciativas que reduzcan el acceso a la comida de baja calidad nutricional (a través, por ejemplo, de un aumento de los costes) y políticas que promuevan la elección de opciones saludables en locales de restauración.

Comer fuera de casa, un ‘salvoconducto’ para calorías | Nutrición | elmundo.es.

Comentarios desactivados en Comer fuera de casa, un ‘salvoconducto’ para calorías | Nutrición | elmundo.es

Archivado bajo Nutrición, Salud

Los comentarios están cerrados.