Venus atrapamoscas – Dionaea muscipula – ARKive

La Venus atrapamoscas es quizás una de las plantas más conocidas y más impresionante. Sus hojas están modificadas de manera extraordinaria con el fin de alimentarse de los insectos, a pesar de que no obtienen energía del sol. La planta es una roseta inócua, pero las láminas de las hojas terminan en distintivas trampas bivalvas con bordes muy dentados. El exterior de las trampas es generalmente de color verde, mientras que los interiores tienen pigmento rojos que varían en color dependiendo de la edad de la trampa; sobre el borde de cada lóbulo hay 14-20 dientes que apuntan radialmente desde la trampa.

El tallo de la flor está desprovisto de hojas y puede alcanzar hasta 30 cm de alto. En su temporada, pequeñas flores blancas nacen con tenues venas verdes, las cápsulas de las semillas son planas y contienen una sola semilla, de color negro brillante

Comentarios desactivados en Venus atrapamoscas – Dionaea muscipula – ARKive

Archivado bajo Biodiversidad, Botánica

Los comentarios están cerrados.