“La retina será el primer órgano que regeneremos”

Yamanaka, médico de formación, tiene el objetivo de ayudar a los pacientes con sus investigaciones Dani Duch

Shinya Yamanaka está reconocido como líder mundial en investigación sobre células madre. Su descubrimiento, hace cinco años, de que se pueden generar células madre similares a las embrionarias –las llamadas células iPS– a partir de células adultas ha abierto un nuevo campo de investigación en el que hoy trabajan cientos de científicos en todo el mundo. Desde entonces, Yamanaka, investigador de las universidades de Kioto (Japón) y San Francisco (EE.UU.), ha seguido avanzando en la comprensión y el manejo de las células madre con el objetivo de que algún día puedan utilizarse en beneficio de los pacientes. Hoy recogerá en Madrid el premio Fronteras del Conocimiento de la Fundación BBVA en la categoría de Biomedicina.

¿Cómo se le ocurrió trabajar con células adultas para que volvieran a comportarse como embrionarias cuando todo el mundo estaba intentando hacer lo contrario, trabajar con células embrionarias para obtener tejidos como los adultos?

La clonación de la oveja Dolly nos había enseñado que podemos convertir células adultas diferenciadas en células indiferenciadas como las embrionarias. Y pensé que, si podíamos lograr células madre a partir de células adultas, resolveríamos muchos de los problemas que planteaban las células embrionarias, como el hecho de tener que destruir embriones para la investigación.

Pero todo el mundo sabía de la oveja Dolly y al parecer usted fue el único en hacer este razonamiento. ¿Qué le inspiró?

Lo que ocurrió es que mi laboratorio era pequeño y poco competitivo. Pensé “si intentamos hacer lo que hace todo el mundo, con los pocos medios que tenemos, no sobreviviremos; tenemos que intentar algo distinto”. Por eso tomamos la dirección contraria. Sabíamos que era un camino muy arriesgado que podía no llevar a ninguna parte, pero en ese momento me pareció la mejor opción.

¿En qué punto hubiera quedado su carrera como científico si el camino no hubiera llevado a ninguna parte?

Es posible que hubiera acabado allí. Pero mi carrera ya había estado a punto de acabar antes cuando había regresado a Japón desde Estados Unidos en 1996. Estaba tan hundido que había estado a punto de abandonar. Como había sobrevivido una vez, no tenía miedo a volver a acercarme al abismo. Así que, a la hora de decidir el objetivo a largo plazo de mi laboratorio, pensé que intentaría hacer algo importante, difícil y arriesgado. Algo que fuera un gran reto.

¿Por qué había estado a punto de abandonar en 1996?

Había pasado cuatro años extraordinarios en el Instituto Gladstone de San Francisco. Al regresar a Japón me aconsejaron que trabajara en algo más relacionado con la medicina, tenía muy pocos medios para investigar, tenía que cambiar yo mismo las jaulas de los ratones, y una revista científica tras otra rechazaban mis investigaciones. Por suerte ocurrieron dos cosas que me dieron ánimos para continuar.

¿Qué ocurrió?
El equipo de Thomson en la Universidad de Wisconsin anunció en 1998 que había conseguido cultivar células madre embrionarias. Y al año siguiente conseguí una posición de profesor asociado en el Instituto Nara y tuve por primera vez mi propio laboratorio para investigar.

Por su experiencia, ¿qué hace falta para triunfar como científico?
El director del Instituto Gladstone de San Francisco me enseñó lo que es importante para tener éxito en ciencia. Lo llamaba VW. Y no se refería a tener un Volkswagen. Se refería a visión a largo plazo y trabajo duro (vision y work en inglés). La fórmula VW me viene a la mente muy a menudo, es algo que siempre me acompaña. Para mí visión y trabajo son las claves para tener éxito no solo en ciencia, sino como persona. Y después hay otra cosa que también es importante para tener éxito como científico.

¿Cuál es?
Estar preparado para cuando un experimento no sale como esperas. Si sale tal como esperas, está bien porque confirma tu hipótesis y puedes publicar un artículo en uan revista científica. Por este motivo, cuando no sale como se espera, hay gente que se siente decepcionada. Lo vive como un fracaso. Pero esta es una actitud que no ayuda a descubrir nada nuevo. Para mí, cuando un experimento no sale como espero, es una oportunidad. Es algo que me estimula.

Decía usted trabajo y visión. ¿Cuál es su visión a largo plazo?
Ayudar a los pacientes con mis investigaciones, este es el objetivo. Mi padre me hizo estudiar medicina. Él era empresario y pensó que yo no estaba capacitado para los negocios, así que me dijo que me hiciera médico para tener pacientes. Me hice cirujano ortopédico, pero me di cuenta de que no estaba dotado. Era muy bueno operando ratones, pero me ponía nervioso al operar a personas. Por eso me dediqué a la investigación, pensé que así podría ayudar mejor a los pacientes. En cierto modo, se lo debo a mi padre, que murió hace 25 años.

¿Qué pacientes cree que se beneficiarán primero de la medicina regenerativa basada en sus investigaciones?
Creo que la retina será el primer órgano que regeneraremos con las células iPS. Tiene la ventaja de que nos bastará con implantar un número relativamente pequeño de células. Y de que resultará fácil examinar las células implantadas. En el caso improbable de que ocurriera algún problema, como un cáncer derivado de las células madre, lo detectaríamos pronto y lo erradicaríamos con láser. La degeneración macular asociada a la edad es una forma común de pérdida de visión en Japón, así que el número de potencial de personas a las que podríamos ayudar es grande.

¿Y el corazón , sobre el que se ha escrito que se podría llegar a regenerar con células madre tras un infarto?
En Japón mueren cada año decenas de pacientes esperando un trasplante de corazón. Con células iPS podríamos crear células del músculo cardíaco, implantarlas en estos paciente y tal vez prolongar su vida uno o dos años. En algunos casos podría ayudarles a sobrevivir hasta que llegara al trasplante. Pero de nuevo tenemos que ser muy cuidadosos por el posible riesgo de que se origine un tumor a partir de las células trasplantadas.

¿Le parece prematuro ensayar tratamientos de medicina regenerativa basados en células madre?
Depende del tipo de células madre de que hablemos. Si hablamos de células madre embrionarias o iPS, en las que yo trabajo, sí es prematuro porque aún no hemos demostrado que sean seguras. Si hablamos de células somáticas (de una persona adulta), puede haber casos en que sean la mejor opción que podemos ofrecer a un paciente. En los casos en que no haya ningún tratamiento eficaz, y en que la seguridad de la técnica esté confirmada, creo que vale la pena intentarlo.

¿Qué opinión le merecen los tratamientos de medicina estética basados en células madre que se han empezado a anunciar?
Sobre esta cuestión, la verdad, no estoy informado.

¿Por qué le preocupa que se pueda originar un cáncer a partir de células embrionarias o iPS?
Una célula madre embrionaria, desde un punto de vista biológico, tiene mucho en común con una célula cancerosa. Para obtener las primeras células iPS en nuestro laboratorio, incluso añadimos un oncogén (gen que causa cáncer) a células adultas. Tenemos que ser muy cuidadosos si queremos implantar estas células en pacientes porque la biología de las células humanas es muy compleja y aún no la comprendemos bien.

Si no la comprenden bien, ¿cómo podrán garantizar su seguridad?
Tendremos que ir paso a paso. Hacer experimentos primero en cultivos celulares. Después en animales. Después en pequeños grupos de pacientes voluntarios… Será un proceso largo, pasarán años antes de que podamos ofrecer tratamientos de medicina regenerativa basados en estas células.

más: http://www.lavanguardia.com/salud/20110615/54170804863/la-retina-sera-el-primer-organo-que-regeneremos.html#ixzz28n9Qn6oN 

Comentarios desactivados en “La retina será el primer órgano que regeneremos”

Archivado bajo Medicina

Los comentarios están cerrados.