El microscopio de precisión subatómica, premio Fronteras del Conocimiento

Maximilian Hailer, Harald Rose y Knut Urban reciben el galardón de la Fundación BBVA por el desarrollo de un instrumento que abre nuevas vías al desarrollo de las nanociencias

Los físicos Harald Rose, Maximilian Hailer, y Knut Urban (de izquierda a derecha) galardonados con el Premio Fronteras del Conocimiento en ciencia básica. / FUNDACIÓN BBVA

Los físicos alemanes Maximilian Hailer, Harald Rose y Knut Urban reciben este año el Premio Fronteras del Conocimiento en la categoría de Ciencias Básicas por “aumentar de forma exponencial el poder de resolución del microscopio electrónico al desarrollar una óptica electrónica que ha supuesto un avance que ofrece precisión subatómica”, señala la Fundación BBVA que otorga el galardón. Los tres premiados formaron un equipo, lograron financiación y, en una década, resolvieron el problema de la precisión subatómica que otros daban por imposible, y diseñaron un prototipo. Fue en la década de los noventa y poco después ya estaban funcionando los primeros equipos comerciales en los laboratorios. Ahora hay en operación varios centenares de microscopios de este tipo en todo el mundo (dos de ellos en España, en el Instituto de Nanociencia de Aragón y en la Universidad Complutense, de uso abierto a la comunidad científica), con un precio que puede alcanzar los tres millones de euros.

La técnica desarrollada por Hailer, Rose y Urban “es la única que permite explorar la materia en la escala del picómetro, el equivalente a una centésima del diámetro de un átomo de hidrógeno –la billonésima parte de un metro; se puede ver cómo se mueve cada átomo y cómo interacciona con los demás con una nitidez nunca alcanzada antes”, señala la Fundación BBVA. Este microscopio permite cumplir una antigua aspiración de los físicos: a partir de la imagen de los átomos, relacionar qué comportamiento se corresponde con una determinada propiedad, como su conductividad o la dureza. Esto facilita enormemente el diseño de materiales con propiedades a medida y se multiplican las posibles aplicaciones tanto en electrónica como en biomecidina o nuevos materiales.

Esta técnica denominada de microscopía electrónica de transmisión con corrección de aberración, permite “estudiar las consecuencias de los sutiles cambios atómicos de las propiedades de los materiales y la dinámica de las interacciones en posiciones atómicas específicas”, indica el acta del jurado. Y añade: “hace poco más de dos décadas la resolución de los microscopios electrónicos utilizados para explorar materiales (…) parecía haber alcanzado un límite infranqueable y, tras perder la esperanza, la atención de la comunidad se centró en otros aspectos. Pero el enfoque de Haider (catedrático del instituto Tecnológico de Karlsruhe), Rose (profesor de la Universidad de Ulm) y Knut (director del Instituto de Investigación en Estado Sólido) “dio lugar a la comprensión, el desarrollo y la puesta en marcha de técnicas de corrección de la aberración en la óptica electrónica”, recalca el jurado. Los tres físicos, cuando parecía que se había renunciado a tratar de aumentar la resolución de la microscopía electrónica y no había financiación pública para esta línea de investigación, con el convencimiento de que no había ninguna ley física que lo impidiera, lograron financiación privada (de la Fundación Volkswagen) para su proyecto y lo culminaron con éxito.

Rose hizo el trabajo teórico que solucionada el problema de la distorsión de la imagen, Haider construyó el prototipo y Urban lo convirtió en una plataforma de trabajo para ciencia de materiales.

Haider destaca que las ventajas de la técnica desarrollada por ellos frente a la de microscopía de efecto túnel, que también llega a escala atómica, aunque con menos resolución, es que mientras esta última “permite ver los átomos, solo lo consigue en la superficie de las muestras, mientras que nosotros vemos a través del material, podemos ver las posiciones de los átomos y podemos medirlas con una precisión de unos 50 picómetros; esto te permite ver cómo los materiales interaccionan entre sí a escala atómica y deducir las propiedades macroscópicas a partir de sus características microscópicas”. En biología, estos nuevos equipos avanzados son menos agresivos con las muestras que los microscopios electrónicos convencionales.

El jurado de este galardón está formado exclusivamente por científicos de alto nivel internacional (siete en total, dos de ellos españoles, Avelino corma e Ignacio cirac), presidido por Theodor W. Hänsch. En estos premios la Fundación BBVA cuenta con la colaboración del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que designa comisiones técnicas de evaluación en cada categoría para realizar una primera valoración de las candidaturas y, posteriormente, elevan al jurado una propuesta razonada de finalistas. El CSIC también designa a los presidentes de los jurados.

El microscopio de precisión subatómica, premio Fronteras del Conocimiento | Sociedad | EL PAÍS.

Comentarios desactivados

Archivado bajo Premios

Dopaje genético, la tormenta que se avecina en el deporte

Esta puede ser una batalla como ninguna otra en el deporte. Las autoridades ya han mostrado preocupación, y durante más de diez años se han preparado para ello. Pero todavía no está claro si tienen las herramientas para comprobarlo -o si alguien ya lo ha hecho exitosamente. Estamos hablando del dopaje genético.

La idea es simple: alterar nuestra composición genética, los ladrillos de lo que estamos hechos, para hacernos más fuertes o más rápidos. Los aspectos prácticos son muy complejos.

Los terapeutas genéticos -como por ejemplo quienes tratan a niños muy enfermos en el hospital Great Ormond Street de Londres- agregan un gen sintético al genoma del paciente y lo reintroducen a la médula ósea a través de un virus desactivado. El nuevo gen es extraído por las células del paciente y actúa como medicina, incorporada permanentemente en la médula ósea.

Todavía se trata de un tratamiento raro y altamente especializado, pero el principio es utilizado para la investigación de cualquier variedad de enfermedades, incluyendo aquellas donde se deteriora el músculo. Punto en el cual es más fácil imaginar cómo los atletas se pueden beneficiar.

Detrás de sus lentes, los ojos del doctor Philippe Moullier expresan un humor irónico. Tiene el aire de alguien dispuesto a ser sorprendido por el trabajo que lidera en el Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica de Francia (Inserm, por sus siglas en francés) en Nantes. Hace unos años le tomó por sorpresa la respuesta que tuvo un ensayo académico que había publicado como parte de su trabajo en tratamientos de terapia genética para enfermedades neuromusculares.

Moullier había demostrado que era posible producir de forma artificial un gen en particular -el gen eritropoyetina- e introducirlo en el cuerpo.

Cualquier persona que tenga una vaga idea del ciclismo profesional de los años 90 sabe que la hormona eritropoyetina, o EPO -que controla la producción de glóbulos rojos- fue el dopaje ilícito de preferencia. Fue la droga mágica que Lance Armstrong guardó en su nevera para aumentar su cuenta de oxígeno en las células de glóbulos rojos.

Si bien durante años se ha podido detectar EPO inyectada, introducir el gen de la EPO podría hacer que el cuerpo produjera su propia EPO. ¿Podría ser esta una forma indetectable de mejorar el transporte de oxígeno?

La diferencia

Se puede cultivar en la nevera

Poco después de que Philippe Moullier publicara su trabajo, unos visitantes aparecieron en su laboratorio en Nantes. Explicaron que habían sido ciclistas profesionales, que habían competido en el Tour de Francia, y que ahora formaban parte de una asociación para combatir el dopaje. Al principio Moullier cuenta que estaba entusiasmado por compartir la ciencia. Terminó sintiéndose algo alarmado.

“Estaban muy emocionados. Me dijeron que aun cuando la tecnología todavía estaba en una etapa de investigación, si estaba al alcance de los ciclistas, era muy probable que la usaran. Me quedé completamente sorprendido”.

Moullier cuenta que les advirtió que no había forma de que existiera una terapia que, en ese momento, fuera segura. Esta revelación fue recibida con una encogida de hombros. Sus visitantes, sospecha, estaban ocultando sus verdaderas intenciones.

“No pareció importarles, no pareció ser un problema para ellos. La competencia es tan alta que aquellos tipos estaban dispuestos a hacer lo que fuera para marcar la diferencia”.

Realizar un cambio permanente en el genoma puede ser complejo -utilizando un virus desactivado para llevar medicina genética a las células-; no obstante, Philippe Moullier señala que existe un atajo que ofrece resultados temporales: inyectar el gen purificado directamente en el músculo.

Los años han pasado desde que fuera visitado por los exciclistas y ahora gracias a internet es posible tener acceso al gen EPO.

Moullier agrega que un punto apetecible para aquellos que aspiran a doparse es que ese mejoramiento temporal puede, tras unos días, ser difícil de detectar por las autoridades.

De ser así, ¿qué está haciendo al respecto la Agencia Mundial Antidopaje, AMA?

Práctica letal

En 2003, la AMA prohibió el dopaje genético. El director de ciencia de la agencia, Olivier Rabin, asegura que si se hace deliberadamente esta práctica no sólo sería injusta, sino letal. Introducir una copia extra de gen EPO en el cuerpo puede llevar a producir demasiados glóbulos rojos y el espesamiento de la sangre.

En cuanto a si existen pruebas para detectar el dopaje genético, Rabin es más vago.

“Durante más de diez años hemos estado desarrollando esta tecnología, y creemos que tenemos las herramientas para detectar dopaje genético. En cuanto al momento de implementación, la AMA prefiere mantenerlo a su discreción. Necesitamos validarlo porque, como sabrás, la tecnología puede ser retada en la corte”.

Pero existe una interrogante mayor. Incluso si ya existiera una prueba eficaz para detectar el dopaje genético, ¿qué pasaría si la terapia genética se convierte en una práctica extendida o incluso en rutina? ¿Qué pasaría si todos pudiéramos comprar medicina genética para disminuir el deterioro muscular? ¿Deberíamos -o podríamos- evitar que los atletas utilicen la medicina para prolongar sus carreras o acelerar una recuperación tras una lesión?

Dispuestos a arriesgar

Durante las últimas dos décadas, el profesor Lee Sweeney ha sido uno de los investigadores líderes en terapia genética. Con base en la Universidad de Pensilvania, EE.UU., es uno de los expertos de la AMA en dopaje genético.

Como a Philippe Moullier, él también recibió llamadas de personas involucradas en el deporte tras publicar un estudio. En los años 90, Sweeney determinó cómo insertar el gen IGF-1 en los músculos de los ratones para promover el crecimiento muscular y ralentizar el proceso de envejecimiento. (El gen IGF-1 produce la hormona conocida como factor de crecimiento insulínico tipo 1).

“Nos llamaron numerosos atletas, incluso entrenadores”, recuerda Sweeney. “No entendían que todavía estábamos en una etapa muy temprana en términos de trasladar la terapia genética a humanos”. Incluso ahora, señala, la investigación médica está avanzando muy lentamente en la utilización de esta técnica en personas seriamente enfermas.

“Entonces ni siquiera había considerado el hecho de que un individuo joven y ultra sano, que estaba compitiendo en la cumbre de su carrera, se quisiera arriesgar (con algo así). Pero, obviamente, muchos lo harían”.

No obstante, aquí es donde Sweeney diverge de la actual ortodoxia de la AMA. Si la terapia genética para prevenir el deterioro muscular fuera segura, señala que se convertiría en un problema ético.

Concede que hay quienes creen que sería errado interferir, tal y como lo ven, en el proceso de envejecimiento como parte de la condición humana natural. Pero si en cambio significa, en las palabras de Sweeney, “mantener la calidad normal por más tiempo”, entonces él se cuenta entre quienes están a favor. Y aquí es donde el asunto regresa al deporte.

“A partir de mi propio trabajo con ratones, sé que cuanto más temprano intervienes, mejor estarás cuando envejeces. Creo que no es ético dejar de darle a alguien algo que realmente permitiría que sus músculos fueran mucho más sanos ahora y en el futuro. En la medida que no sea un riesgo para la seguridad, no veo por qué los atletas deben ser castigados por el hecho de ser atletas. Así que en este respecto estoy al otro lado de la calle de la AMA, a pesar de que jugamos para el mismo equipo”.

En respuesta a Sweeney, Olivier Rabin argumenta que estamos a décadas de tener la necesidad de andar por ese terreno, tomando en cuenta lo lento que parece avanzar la práctica de terapia genética. Y cuando llegue el momento, asegura que la agencia tendrá que trazar la línea que traza con todas las drogas: ¿mejoran el desempeño del deportista injustamente?

Sin embargo, pareciera que la naturaleza del dopaje genético hará que trazar esa línea sea técnicamente difícil y éticamente incómodo. Las autoridades, los atletas y la afición deben ponerse de acuerdo en toda una nueva definición de lo que quieren que signifique el deporte.

Dopaje genético, la tormenta que se avecina en el deporte – BBC Mundo – Noticias.

Comentarios desactivados

Archivado bajo Genética, Genoma, Técnicas y métodos, Terapia

¿Qué es el vórtice polar que azota a EE.UU. y Canadá? – BBC Mundo

Las imágenes de los efectos que la ola de frío está provocando en Estados Unidos están dando la vuelta al mundo, y en muchas de las noticias se menciona a un culpable: el vórtice polar.

¿Pero qué es exactamente?

Los vórtices polares son fenómenos climáticos que están presentes todo el tiempo: áreas de aire giratorio sobre los dos polos, que se ubican en la media y alta tropósfera y la estratósfera, y que se mueven a diferentes velocidades. Gracias a ellos, el aire frío y denso se mantiene sobre los polos.

Son ciclones permanentes que se hacen más fuertes y amplios en los inviernos y se debilitan durante los veranos.

Tal como explica John Hammond, del centro meteorológico de la BBC, múltiples factores climáticos hacen que ese aire frío “encerrado” por el vórtice polar se libere repentinamente, y descienda hasta las capas inferiores de la atmósfera, provocando los estragos que padecen ahora los habitantes del noreste de América del Norte.

Corriente de chorro

Sin embargo, Alex Deakin, otro experto meteorólogo, cree que lo que está sucediendo tiene más que ver con otro fenómeno que ocurre en lo alto de la atmósfera: la corriente de chorro polar, un fuerte y estrecho flujo de aire concentrado.

Deakin explica que el aire frío ha estado sobre Canadá desde hace varias semanas, mientras que en Estados Unidos las temperaturas han sido relativamente suaves.

Ese contraste, explica Deakin, es lo que impulsa a la fuerte corriente fría que mueve áreas de baja presión a través del centro de Estados Unidos hacia la región de los Grandes Lagos y el noreste del país.

Esos sistemas de baja presión han producido las grandes nevadas que se han visto. Pero detrás de las últimas de esas áreas de baja presión, dice Deakin, viene el aire frío de verdad: los vientos glaciales están haciendo descender el aire frío, que efectivamente proviene del polo.

La fuerza del viento sumada al aire extremadamente frío es la que está causando problemas.

Las temperaturas de menos de -26 ºC se han visto intensificadas en decenas de grados más allá del punto de congelación a causa del viento, algo que supone un peligro para quienes salen a la intemperie: uno puede congelarse en cuestión de minutos.

La ola polar está dejando récords históricos: este martes, en Winnipeg, la capital de la provincia canadiense de Manitoba, se registraron -34 ºC, pero a causa del viento helado, la sensación térmica llegó a -47ºC. No hacía tanto frío desde 1966, cuando los termómetros marcaron -40.6°C.

Además, y gracias a la corriente, el frío ya no está confinado a la región de los Grandes Lagos, sino que se extiende hacia al sur y llegará tan lejos como hasta Texas.

¿Qué es el vórtice polar que azota a EE.UU. y Canadá? – BBC Mundo – Noticias.

Comentarios desactivados

Archivado bajo Célula

El VIH muestra su fortaleza | EL PAÍS

La quimioterapia más agresiva no lo erradica

El virus rebrota en dos de los tres hombres se creían ‘curados’

Las esperanzas de que algún día las personas con VIH consigan erradicarlo han sufrido un traspiés. Los médicos que atendían a los dos pacientes de Boston, los hombres que tras someterse a un tratamiento para la leucemia parecía que habían erradicado el virus, dieron a finales de diciembre en un congreso en Miami la noticia de que habían recaído. Aún queda uno: Thimoty Brown, el paciente de Berlín, que lleva desde 2007 sin necesitar medicación y sin dar manifestaciones de que el virus se haya reactivado.

“Fue una bomba”, dice el infectólogo Santiago Moreno, del hospital Ramón y Cajal de Madrid, quien asistió a aquel congreso en Mami. “Uno llevaba 18 semanas y otro alrededor de medio año”, recuerda Moreno de los dos casos, que se habían presentado a mitad de julio en Kuala Lumpur (Malasia). En la mayoría de los casos, el virus reaparece alrededor de un mes después de suspenderse la medicación, por lo que había esperanzas de que los hombres hubieran superado ya esa fase de peligro, pero no ha sido así. “Nuestro gozo en un pozo. Con eso no es suficiente”, reflexiona Moreno, quien da además otros detalles: “En estas personas, el virus reapareció con inusitada violencia. Llegaron a niveles de carga viral [la concentración de VIH en sangre] muy superior al que habían tenido antes. Eso sí, en cuanto volvieron a tomar la medicación respondieron de inmediato”.

Al igual que en el caso de Berlín, los dos hombres tenían una leucemia. Fue precisamente al tratarles con una quimioterapia intensiva para destruir las células cancerosas cuando se creyó que se habían eliminado los reservorios del virus. “La principal diferencia es que, después de ello, al paciente de Berlín se le trasplantaron células madre de una variante resistente al VIH, y a los otros no”, explica Juan Berenguer, del Hospital Gregorio Marañón de Madrid y presidente del Grupo de estudio del Sida (Gesida) de la Sociedad Española de Enfermedades infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc). Esa diferencia es la que hizo que en el caso de Brown no haya habido una recidiva del virus, y sí se haya producido en los otros dos.

Pero, más allá de los casos, lo que interesa a los expertos son las consecuencias, lo que se aprende de este fracaso. A corto plazo poco cambia para los afectados: “Nunca habíamos planteado tratar así a las personas con VIH”, dice Berenguer. “Los tratamientos actuales son muy eficaces y mucho menos peligrosos que una quimioterapia tan fuerte, que puede ser hasta mortal”, recalca. “Quitando cuestiones como la económica, y la muy importante del estigma, hoy día el sida es una enfermedad más de las que necesitan una medicación de por vida. ¡Qué más quisiera una diabético de 30 años que tener un tratamiento tan cómodo!”, afirma Berenguer.

Pero en lo que los especialistas están de acuerdo es en que estos tres casos (al que podría unirse el de una niña que también se supone curada del VIH después de ser sometida a una fuerte medicación con antivirales nada más nacer) era una prueba de concepto, una demostración de que algo que hasta poco se creía impensable: que una persona no solo controle el virus, sino que este desaparezca o quede en niveles tan bajos que el propio organismo, sin necesidad de pastillas, lo controle. Esto último es lo que se denomina una curación funcional, y expertos en el VIH como Robert Gallo, creen que ahora es algo posible. “He tenido dudas al respecto durante los últimos 30 años. Peor en el último me dije: ‘Hay que ser realista’. La curación funcional es un objetivo a nuestro alcance”, ha dicho Gallo.

Se trata de un proceso muy complicado porque el virus de la inmunodeficiencia es un retrovirus. Esto quiere decir que tiene una especial capacidad para esconderse, para refugiarse. No es solo que se meta en células del huésped (los glóbulos blancos para destruirlos, la médula o el sistema linfático para esconderse). Es que llega casi a desaparecer. Sus proteínas de cubierta se destruyen, y su material genético se integra en el de las células invadidas, camuflándose entre el resto de los genes del individuo. Desde ahí se manifiesta generando nuevos virus. Por eso es tan difícil de eliminar.

Ahora sabemos que la erradicación es posible”, dice Santiago Moreno

Berenguer abunda en esta idea. “Para demostrar que un perro puedo hablar no haría falta hacer un ensayo doble ciego; bastaría con que hubiera uno que lo hace. El caso de la erradicación del VIH es similar: ya tenemos un caso en el que parece que eso ha sucedido. Es una prueba de concepto”.

Este es el mensaje positivo de estos casos. “Lo que hemos aprendido”, ha dicho Anthony Fauci, director del NIAID (Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas de EE UU). Esta lectura, la del aprendizaje, es algo más que una frase hecha. En el mundo del VIH hay dos asuntos que, hasta ahora, siempre se han resistido: la vacuna y la erradicación. En 30 años no se ha conseguido encontrar una solución a esos dos problemas. “Pero ahora sabemos que en el caso de la erradicación, es posible; lo que tenemos que hacer es encontrar el sistema”, dice Moreno.

El método usado con Timothy Brown no es aplicable a los 35 millones de personas con el virus que hay en el mundo. “Su curación fue una consecuencia colateral; se la encontraron al tratarle la leucemia”, insiste Berenguer. Pero puede ser un camino. “Quizá con una quimioterapia no tan fuerte, añadiéndole algo; una vacuna terapéutica, un fármaco que bloquee los receptores, un medicamento antilatencia [que obligue al virus a salir de su escondrijo para que pueda ser destruido]”, apunta Moreno.

No era pensable tratar a los pacientes con quimioterapia”, afirma Juan Berenguer

Que algo se puede hacer está claro. “Que el virus haya tardado tanto en reaparecer en estos casos es elocuente. Es posible que una quimioterapia menos agresiva con antivirales tenga el mismo efecto”, indica Moreno.

Hay más líneas ya abiertas. En la 99 Asamblea de la Sociedad Norteamericana de Radiología que acaba de celebrarse en Chicago, Ekaterina Dadachova, de la facultad de Medicina Albert Einstein de la Universidad Yeshiva de Nueva York presentó una aproximación parecida, basada en radioterapia en lugar de quimioterapia. “Para combatir el VIH necesitamos un sistema que elimina las células infectadas sin dañar las no infectadas”, dijo. Y, al igual que se está intentando con el cáncer, que tiene un problema parecido, la idea es encontrar receptores celulares específicos que lleven la radiación hasta las células infectadas. Dadachova lo ha conseguido en laboratorio, con cultivos celulares, indica la revista Medical News Today. Es solo un primer paso que deberá confirmarse más adelante. Pero son signos de que algo se mueve. Aunque no sea urgente, como señala Berenguer, dada la existencia de tratamientos antivirales que consiguen unos buenos resultados en general que han permitido que la esperanza de vida de los infectados sea –salvo fracaso terapéutico- equivalente a la de otras personas de su edad, un futuro sin pastillas parece un prometedor reto al que no se quiere renunciar.

El VIH muestra su fortaleza | Sociedad | EL PAÍS.

Comentarios desactivados

Archivado bajo AIDS, Salud, SIDA, Virus

Los riesgos para el riñón de la dieta Dukan

Las dietas hiperproteicas aumentan las posibilidades de sufrir problemas renales a largo plazo, como las piedras en el riñon

Un clásico de los propósitos de Año Nuevo es ponerse en forma. Perder peso sin mucho esfuerzo es el sueño de muchos, por eso triunfan los métodos como Dukan, que consiguen bajar kilos a corto plazo, pero ¿a qué precio? Las dietas hiperproteicas como la que propone el polémico nutricionista francés aumentan el riesgo de padecer problemas de riñón a largo plazo. Así lo han demostrado científicos de la Universidad de Granada, a través de un experimento llevado a cabo con ratas, cuya fisiología es muy parecida a la del ser humano. Los investigadores examinaron los efectos de este tipo de alimentación sobre parámetros renales plasmáticos, urinarios y morfológicos.

«Se confirma que el riñón está hiperfiltrando el exceso de urea y a largo plazo puede acarrear consecuencias negativas», explica a ABC la doctora Virginia Aparicio, del departamento de Fisiología de la Universidad de Granada y autora principal del trabajo. Además de los trastornos de hiperfiltración, los investigadores han detectado también un aumento de la presencia de calcio, para compensar la acidez que provoca el exceso de proteína, que puede derivar en la aparición de piedras en el riñón.

Los investigadores trabajaron con 20 ratas Wistar, que se dividieron en dos grupos de 10. El primero de ellos consumió una dieta hiperproteica (en la que el nivel de proteína representaba el 45 por ciento de los nutrientes ingeridos), mediante la administración de suplementos de hidrolizados proteicos comerciales, mientras que el otro grupo actuó como control, y siguió una dieta normoproteica. El experimento duró 12 semanas, que equivaldrían a años en humanos.

Este estudio completa otro trabajo anterior realizado por este mismo equipo, publicado en 2011 en la revista «British Journal of Nutrition», que ya advertía del sobresfuerzo que realizan los riñones con este tipo de dietas ricas en proteínas. Ahora además se confirma los negativos cambios morfológicos que se producen en el riñón y en los parámetros de la orina.

Los resultados de esta última investigación determinaron que, a pesar de que las ratas perdieron hasta un 10% de peso corporal durante las 12 semanas que duró el experimento, su perfil renal no mejoró e inclusó empeoró. El citrato urinario (un inhibidor de la cristalización de sales de calcio) de estos roedores fue un 88% inferior y el pH urinario, un 15% más ácido. El peso del riñón aumentó un 22%, al tiempo que se incrementó en un 13% el área glomerular (red de capilares de filtrado de sustancias en el riñón) y un 32% el área mesangial (matriz de colágeno que sostiene a ese glomérulo).

Eecto rebote

El éxito de las dietas hiperproteicas se basan en la mayor rapidez para perder peso y sin pasar hambre, ya que se abusa de las proteínas animales. No es un milagro. Al evitar los hidratos de carbono, el cuerpo tira de nuestras grasas y por eso adelgazamos con mayor celeridad. Pero el problema de estas dietas, además del daño que pueden provocar en el organismo, es que en cuanto las abandonamos se produce el temido efecto rebote.

Además, los hidratos de carbono, que se encuentran principalmente en los cereales y sus derivados, la patata, legumbres, verduras, hortalizas y frutas , son fundamentales para el funcionamiento correcto del sistema nervioso y del resto de las células del organismo.

La dieta hiperproteica no es recomendable en ningún caso, pero a la luz de los resultados de este estudio, aún menos en personas con antecedentes de cálculos renales en su familia. «Son genéticos. Si existe predisposición y hace este tipo de dietas, tendrá todas las papeletas», advierte la autora principal del estudio, quien señala que, en general, comemos demasiadas proteínas y recomienda un consumo elevado de frutas y verduras. «Su alto contenido en potasio y magnesio compensan la acidez de la dieta alta en proteínas y disminuye el riesgo de que se formen cálculos renales», apunta.

Condiciones que debería cumplir una dieta saludable contra el sobrepeso

Fuente: Seedo y Fesnad

Los riesgos para el riñón de la dieta Dukan – ABC.es.

Comentarios desactivados

Archivado bajo Dietas

Libros, juguetes y cunas son el refugio de las bacterias durante horas

Los resultados sugieren que se deben tomar precauciones adicionales para prevenir las infecciones, especialmente en entornos como escuelas, guarderías y hospitales

Libros, juguetes o incluso una cuna pueden ser el refugio durante horas de algunas bacterias, como el «Streptococus pneumoniae», un patógeno cuasante de graves infecciones del tracto respiratorio.

A pesar de que muchos estudios han concluido que dos de las bacterias comunes que causan los resfriados, infecciones del oído, amigdalitis e infecciones más graves, no pueden vivir mucho tiempo fuera del cuerpo humano, la investigación realizada en la University at Buffalo, en EE.UU., y que se pubica en la revista «Infection and Immunity», ha encontrado que tanto el «Streptococcus pneumoniae» como el «Streptococcus pyogenes»persisten en la superficie de objetos inanimados mucho más tiempo de lo que pensaba. Los hallazgos sugieren que se deben tomar precauciones adicionales para prevenir las infecciones, especialmente en entornos como escuelas, guarderías y hospitales.

«Estos resultados nos sugieren que hay que ser más cautos sobre las bacterias de nuestro medio ambiente, ya que suponen un cambio importante en nuestra idea sobre cómo se propagan estas bacterias en particular», asegura el autor principal, Anders Hakansson. En su opinión, este es el «primer estudio que ha analizado si dichas bacterias pueden sobrevivir en varias superficies, incluyendo las manos, y, potencialmente, propagarse etre personas».

«S. pneumoniae» es la causa principal de infecciones del oído en los niños y provoca importante morbilidad y mortalidad por infecciones de las vías respiratorias en niños y ancianos. Su presencia es muy común enguarderías y es una causa común de infecciones hospitalarias. Además, añade Hakansson, en los países en desarrollo, donde escasea agua potable, la alimentación y los antbióticos comunes, la bacteria a menudo conduce a la neumonía y sepsis, matando a un millón de niños cada año.

El «S. pyogenes» es la causa más común de faringitis estreptocócica e infecciones de la piel en niños en edad escolar, pero también puede causar infecciones graves en los adultos.

Cuatro de cada cinco juguetes de peluche dieron positivo para el «S. pneumonaie»

Los investigadores analizaron la presencia de estas bacterias en una guarderia infantil: para su sorpresa vieron que cuatro de cada cinco juguetes de peluche dieron positivo para el «S. pneumonaie» y que distintas superficies, como cunas, dieron positivo para «S. pyogenes», incluso después de haber sido limpiadas. Además, el análisis se llevó a cabo justo antes de la apertura del centro por la mañana, por lo que había estado muchas horas desde el último contacto humano.

«La colonización bacteriana no constituye, por sí misma, causa de una infección, pero es un primer paso necesario para que se produzca una infección en un huésped humano», explica Hakansson, que recuerda que los niños, los ancianos y otras personas con sistemas inmunes comprometidos son «especialmente vulnerables a estas infecciones».

Bacterias planctónicas

La mayoría de los estuios diseñado para comprobar la capacidad de supevvencia de las bacterias en objetos inanimados han utilizado cultivos de laboratorio, que reciben el nombre de cultivo de bacterias planctónicas, y que hasta ahora han mostrado que las bacterias se mueren rápidamente. «Pero sabíamos que esta forma de bacterias no representan la forma en la que crecen realmente las bacterias -dice Hakansson- . Y desde que descubrimos que las biopelículas son fundamentales para la patogénesis de «S. pneumonaie», quisimos averiguar si las bacterias del biofilm podían sobrevivir fuera del cuerpo».

Sus experimentos encontraron que biofilm de«S. pneumoniae» y «S. pyogenes» de superficies contaminadas fueron capaces de colonizar(infectar) ratones fácilmente, y que las biopelículas sobrevivieron durante horas en las manos de una persona y en los libros y juguetes y superficies duras y blandas en un centro de cuidado infantil, en algunos casos, incluso después de haber sido limpiados.

En todos estos casos, explica el investigador, «se encontró que estos patógenos pueden sobrevivir durante largos periodos de tiempo fuera de un huésped humano». Sin embargo, apunta, «la literatura científica sostiene que sólo se puede llegar a ser infectado por la inhalación de gotitas infectadas expulsadas por la tos o los estornudos de las personas infectadas».
 
 

“Los objetos contaminados con estas bacterias pueden actuar como reservorios de bacterias durante horas, semanas o meses”

Lo que este trabajo muestra es que los objetos contaminados con estas bacterias del biofilm pueden actuar como reservorios de bacterias durante horas, semanas o meses, «extendiendo posibles infecciones a las personas que entran en contacto con ellos», concluye Hakansson que advierte que se debe hacer más investigación para entender en qué circunstancias este tipo de contacto puede llegar a infectar a las persona.

«Si resulta que este tipo de difusión es fundamental, entonces los mismos protocolos que ahora se utilizan para prevenir la propagación de otras bacterias, como las bacterias y los virus intestinales, que no persisten en las superficies, tendrán que ser implementado especialmente para las personas que trabajan con niños y en los entornos de atención sanitaria», concluye.

Libros, juguetes y cunas son el refugio de las bacterias durante horas – ABC.es.

Comentarios desactivados

Archivado bajo Bactheria

El 40% de los parientes de personas con celiaquía está también en riesgo |EP

Investigadores españoles aconsejan que se analicen y reduzcan la ingesta de gluten

La celiaquía es una enfermedad autoinmune de origen genético que se caracteriza porque quienes la sufren tienen intolerancia al gluten, una proteína que se encuentra en el trigo, la cebada, el centeno y la avena, entre otros cereales. No tiene, de momento, cura, y la única solución es una dieta. Pero aparte de los propiamente intolerantes al gluten, hay otras personas que tienen complicaciones. Y, de ellas, un grupo importante son los familiares directos (padres, hermanos, hijos) de los afectados, según publica en European journal of gastroenterology & hepatology un grupo de investigadores españoles dirigido por Santiago Vivas, del Hospital de León, que ha cifrado en un 40% de personas cercanas la incidencia de estos problemas que podrían considerarse menores.

El efecto de la celiaquía es acumulativo. La enfermedad consiste en que, por un proceso aún no del todo claro, la ingesta de gluten provoca un daño irreversible en las vellosidades intestinales de los afectados. Con ello, la absorción de nutrientes se resiente, y eso crea múltiples problemas, como la desnutrición. La enfermedad afecta al 1% de la población, aunque como su efecto se va desarrollando con el tiempo, no es fácil de diagnosticar.

El equipo de Vivas estudió a 67 pacientes, pero les hizo un análisis más completo que el habitual. Normalmente hay una serie de marcadores (se buscan unos anticuerpos) que indican el grado de la enfermedad, pero al hacer esto solo se vio que había cierto grado de daños en el 25% de los familiares de afectados. Estos resultados se compararon con los obtenidos mediante pruebas genéticas y una biopsia del duodeno (el conducto que une el estómago con el intestino delgado y que es donde empieza la digestión). Entonces la tasa de afectados subió al 40%. Centrarse en los parientes cercanos es lógico, ya que la base genética de la enfermedad hace suponer que si un niño tiene la enfermedad, los progenitores deben tener la mutación correspondiente que se está manifestando en cierto grado, por ejemplo.

La conclusión del trabajo es que hay una gran cantidad de personas a las que el gluten daña sin llegar a la intolerancia total que supone la auténtica celiaquía. Estas personas suelen tener problemas digestivos o diarreas, por ejemplo, pero como no están diagnosticadas no saben cuál es la causa.

En este caso los autores del trabajo, en el que también han participado el departamento de Microbiología y el Instituto de Biomedicina (Ibiomed), ambos de la Universidad de León, aconsejan actuar preventivamente. Estas personas pueden llegar a tener daños irreversibles, por lo que este tipo de control puede servir de chequeo preventivo. Como en el caso de los enfermos, para ellos solo hay una solución (más complicada de lo que parece, no solo por los cambios de dieta sino por el precio de los alimentos específicos): que hagan una dieta libre de gluten.

El 40% de los parientes de personas con celiaquía está también en riesgo | Sociedad | EL PAÍS.

Comentarios desactivados

Archivado bajo Medicina