Problemas con la autoestima | EPS

Buscar siempre la aprobación externa puede resultar un arma de dos filos

La clave es aumentar el valor personal ante uno mismo, pero no delante de nadie

De pequeños, pocos reciben una educación enfocada al bienestar emocional, y después, de mayores, al carecer de una referencia interna, las personas buscan en los demás un sucedáneo de autoestima que acaba creando más problemas de los que trata de solucionar. Se han escrito muchos libros sobre el tema, se imparten cursos y se llenan consultas de personas que desean mejorar su autoconcepto… pero muchos olvidan que la valía es fruto de la autopercepción y no de lo que digan los demás.

Nuestra cultura occidental ha inventado la necesidad de ser “especial”, para alguien o en algo. Y nosotros hemos comprado ese deseo. ¿Qué ha ocurrido? Quién más, quién menos, construye una idea de sí mismo en positivo o en negativo. Es decir, hay personas que se sienten “mejores” –por encima de los demás– (se aman) y otras que se sienten “peores” –por debajo de los otros– (y se odian).

No sé de dónde salió la idea de que debemos buscar la aprobación externa, el cuento de que, en el caso de obtenerla, podemos sentirnos felices, y en el caso de no obtenerla, hemos de sentirnos desgraciados. El reconocimiento externo es un arma de dos filos: por un lado, puede subir la moral, pero también puede dejar por los suelos el estado de ánimo. Demasiado riesgo, máxime cuando la aprobación o la censura se suele hacer con ligereza.

No conozco la clave del éxito, pero la clave del fracaso es tratar de complacer a todo el mundo” Woody Allen

Alguien dijo: “Dale un premio a un escritor y ya no escribirá nada más de valor”. No siempre es así, por fortuna, pero es verdad que el escritor después de recibir un galardón soporta un estrés adicional, ya que se ve obligado a no defraudar las expectativas de sus lectores y estar a la altura del reconocimiento recibido.

Formas de mirarse

ILUSTRACIÓN DE JOÃO FAZENDA

LIBROS

‘La asertividad’

Olga Castanyer

‘La autoestima’

Luis Rojas Marcos

‘Los seis pilares de la autoestima’

Nathaniel Branden

PELÍCULAS

‘Billy Elliot, quiero bailar’

Stephen Daldry

‘Quiero ser como Beckham’

Gurinder Chadha

‘El diario de Bridget Jones’

Sharon Maguire

Cuando una persona se convierte en buscadora compulsiva de la aprobación externa, entra en su propia trampa y en un ciclo sin fin. Se condena a sí misma, sin saberlo, a ir de cumplido en cumplido, a recabar la aprobación ajena, a necesitar incluso el halago. Ya no es libre, depende de que otros alimenten su necesidad de ser aprobada. Es como un adicto emocional que padece el síndrome de abstinencia. Se podía decir que esa persona pierde el tiempo y la paz mental buscando la felicidad en el lugar equivocado.

Es obvio que no hay nada malo respecto a contar con el beneplácito ajeno. El problema es cuando se necesita y, sobre todo, cuando se confunde el verdadero valor personal con la complacencia externa. Son dos cosas muy diferentes, y cuando se entiende esta gran diferencia, las personas se centran en su valor y no en buscar ser valoradas.

Reforzar la autoestima significa aumentar el valor personal ante uno mismo, pero no delante de nadie. Cualquier palabra que empiece conauto (autoestima, autoconcepto, autoimagen…) tiene que ver con uno mismo y no con los demás. Aun estando claro, parece que se olvida. Llega un momento en la vida en el que tenemos que centrarnos en aclarar la relación con la persona más importante, que no es otro que uno mismo. Si esa relación es sana e intensa, seremos felices; si es insana, seremos infelices.

Tampoco hay que confundir la valoración propia con la arrogancia, que es precisamente la defensa de las personas que tienen poca. Hay dos clases de autoestima falsa: la evaluación que hacen de sí mismos aquellos que se creen mejores que los demás y la que hacen los que se sienten peores que los demás. Ambas percepciones son una visión desajustada del valor intrínseco que cada persona tiene por el simple hecho de ser un ser humano.

Si crees totalmente en ti mismo, no habrá

nada que esté fuera de tus posibilidades”

Wayne Dyer

No hay diferencia, salvo en el signo en las expresiones: “soy el mejor” y “soy el peor”. Ambas expresiones demuestran un desconocimiento del valor real del ser humano, y confunden la comparación externa con la autoevaluación interna. En el fondo reflejan el mismo problema, pero con dos sistemas de compensación diferentes: uno a más y el otro a menos. Fue S. Freud quien decía que esta compensación en realidad es una deformación para poder soportar una autoestima lesionada.

Elevar la autoestima depende de tomar la decisión de que somos valiosos al margen de los resultados que obtengamos, y de recordar siempre esta decisión. No necesitamos pruebas ni resultados. Se trata de una decisión interior que se apoya en uno mismo y no en los demás. La mejor manera de influir en cómo nos perciben los demás es mejorar la forma en que nos vemos a nosotros mismos. Sin duda, eso generará de alguna manera un impacto porque cuando las personas se quieren más, el mundo las quiere más.

Una pequeña diferencia, en más o en menos, del nivel de autoestima de una persona va a marcar una discrepancia dramática en lo que conseguirá de la vida, tanto a nivel personal como profesional. Así, nuestro rendimiento nunca será mayor que la imagen que tenemos de nosotros mismos.

Una persona con autoestima saludable es: sabia sin ser pedante, asertiva sin ser agresiva, poderosa sin necesitar la fuerza, ambiciosa sin ser codiciosa, profunda y no banal, humilde sin ser servil, valiosa sin ser orgullosa. Y lo más importante: deja de compararse con los demás, ya sea en positivo o negativo.

El secreto es prescindir de autojuzgarse. Es mucho más interesante establecer una relación de amor con el planeta en lugar de mirar de puertas adentro para evaluar si somos dignos o no de amor. Lo que lo cambiaría todo es dejar de autoevaluarse y perseguir conectarse con el resto del mundo.

Del mismo modo que la forma de librarse de los defectos es aumentar las cualidades –ya que aquellos se diluyen en estas–, la mejor forma de no tener que conseguir una buena nota es prescindir de ponerse una, cualquiera que sea.

Imaginemos un mundo donde amarse no fuese una ardua tarea. En ese mundo ideal no se perdería el tiempo y la energía en reparar lo que en realidad no necesita reparación, sino una nueva percepción. En ese nuevo conocimiento de uno mismo, la avería de la autoestima simplemente no sería posible porque el concepto sería irrelevante. En ese mundo ideal, todas las personas se conocerían bien, a nivel esencial, se aceptarían y se respetarían a sí mismas. En esa utopía no se vendería ningún libro o servicio sobre cómo mejorar la percepción que tenemos de nosotros mismos.

Leyendo las biografías de Vicente Ferrer o la madre Teresa de Calcuta, uno se da cuenta de que estas personas no tenían este problema. Simplemente estaban más centrados en los demás que en ellos mismos. Y al hacerlo se evitaban un montón de complicaciones, incluida la de necesitar la aprobación ajena. Seguramente esas personas se levantaban cada día centrados en cómo iban a ayudar a quien lo necesitase y les ofrecían todo su apoyo. No creo que se mirasen al espejo para ver si estaban guapos o feos, o que se perdieran en divagaciones mentales sobre qué diría la prensa de ellos o si eran adecuados o no. Actuaban desde el amor, y en ese contexto la autoestima es innecesaria.

La religión de todas las personas

debería ser la de creer en sí mismos”

Jiddu Krishnamurti

Cuando pienso en la madre Teresa, me cuesta imaginarla usando este término. Imagino que su foco de atención estaba siempre lejos de sí misma, en los demás, y su autoconcepto no tenía la más mínima importancia para ella. Y así debería ser para todos. Cuando el Dalai Lama visitó Occidente por primera vez y le preguntaron qué diría a las personas con baja autoestima, él respondió: “¿Pero es que no se quieren? ¿Por qué razón?”. En su mente no cabía semejante posibilidad, pues en su cultura y en su filosofía, hablar de este término carece de significado. Esta podría ser una buena receta para egos inflados o raquíticos: olvidarse un poco más de sí mismos y enfocarse plenamente en dar lo mejor que uno tiene, en lo personal y en lo profesional. En definitiva, entender que la autoestima baja o alta es un síntoma de desconocimiento del yo esencial.

Las consecuencias

“El modo en que nos sentimos con respecto a nosotros mismos afecta de forma decisiva a todos los aspectos de nuestra experiencia, desde la manera en que funcionamos en el trabajo, el amor o el sexo, hasta nuestro proceder como padres y las posibilidades que tenemos de progresar en la vida. Nuestras respuestas ante los acontecimientos dependen de quién y qué pensamos que somos. Los dramas de nuestra vida son los reflejos de la visión íntima que poseemos de nosotros mismos. Por tanto, la autoestima es la clave del éxito o del fracaso. También es la clave para comprendernos y comprender a los demás. De todos los juicios a que nos sometemos, ninguno es tan importante como el nuestro propio”.

Cómo mejorar su autoestima, de Nathaniel Branden

Problemas con la autoestima | El País Semanal | EL PAÍS.

Comentarios desactivados

Archivado bajo Autoestima

Identifican un gen asociado a los ojos azules, la pecas y el pelo claro

Un grupo de investigadores ha identificado una variante genómica asociada con la sensibilidad al sol, el cabello claro, los ojos azules y las pecas. Se trata de una vía compleja que implica la secuencia intercalada de ADN o la región no codificante de un gen que se halla entre unas pocas docenas que están asociadas con los rasgos de pigmentación humanos.

En el estudio, publicado en Cell y realizado por un equipo internacional que incluye expertos delInstituto Nacional de Investigación del Genoma Humano (NHGRI) de los Institutos Nacionales de Salud(NIH) de Estados Unidos, se analizó a una grupo de individuos islandeses. Las personas con reducción de pigmento son más sensibles al sol, pero pueden atraer más fácilmente la luz solar para generar vitamina D3, un nutriente esencial para los huesos sanos.

Los investigadores analizaron los datos del estudio de asociación del genoma completo (GWAS, en sus siglas en inglés) de ese grupo de islandeses. GWAS compara cientos de miles de diferencias comunes en el ADN de los individuos para ver si alguna de estas variantes están asociadas con un rasgo conocido. «Los genes implicados en la pigmentación de la piel también tienen un papel importante en la salud humana y la enfermedad», resaltó el director científico del NHGRI, Dan Kastner. En su opinión, este estudio explica una vía molecular compleja que puede contribuir también a conocimientos sobre enfermedades de la piel, como el melanoma, que es causado por la interacción de la susceptibilidad genética con factores ambientales.

Gen regulador

Los datos de GWAS llevaron a los investigadores a centrarse en el gen regulador del interferón factor 4 (IRF4), previamente asociado con la inmunidad, al fabricar una proteína que estimula la producción de interferones, proteínas que luchan contra los virus o las bacterias dañinas. Los científicos observaron que el gen IRF4 se expresa en niveles altos sólo en los linfocitos, un tipo de glóbulo blanco importante en el sistema inmunológico, y en los melanocitos, células cutáneas especializadas que producen el pigmento melanina.

De esta forma, el estudio establece una asociación entre el gen IRF4 y la característica pigmentación. «Los estudios de asociación del genoma completo están descubriendo muchas variantes genómicas que están asociadas con rasgos humanos y la mayoría de ellas se encuentra en la regiones del genoma no codificantes de proteínas», dijo William Pavan, coautor e investigador de la Sección de Investigación de Enfermedades Genéticas en NHGRI.

El GWAS islandés produjo millones de variantes entre las personas del estudio. Los investigadores centraron su análisis en 16.280 variantes localizadas en la región alrededor del gen IRF4 y, a continuación, usaron un proceso de cartografía automatizada para explorar el conjunto de variantes en IRF4 en 95.085 personas de Islandia. Un chip de silicio utilizado en el proceso automatizado permite incluir un gran número de variantes en el análisis. Los datos revelaron que una variante en una región no codificante, un potenciador que regula el gen IRF4, está asociada con el rasgo combinado desensibilidad solar, cabello castaño, ojos azules y pecas. La investigación sitúa a IRF4 entre los más de 30 genes vinculados con la pigmentación, incluyendo una variante genética encontrada previamente en las personas con pecas y pelo rojo.

Radiación UV

La variante recién descubierta actúa como un regulador de intensidad. Cuando el interruptor en el potenciador de IRF4 está en la posición de encendido, se genera mucho pigmento. El pigmento melanina se transfiere desde los melanocitos a los queratinocitos, un tipo de célula de la piel cerca de la superficie, y protege la piel de la radiación UV de la luz del sol. Si el interruptor está poco activado, como es el caso cuando se contiene la variante descubierta, la vía es menos eficaz, lo que resulta en la reducción de la expresión de la tirosinasa y la producción de melanina. El mecanismo exacto que genera pecas aún no es conocido, pero el doctor Pavan sugiere que la variación epigenética puede desempeñar un papel en el rasgo de las pecas.

De todas formas, los autores de este estudio entienden que se necesita más investigación para determinar el mecanismo por el cual IRF4 está involucrado en cómo los melanocitos responden a los rayos UV, que puede inducir a tener pecas y estar relacionado con el melanoma, el tipo de cáncer de la piel con la mortalidad más alta.

Identifican un gen asociado a los ojos azules, la pecas y el pelo claro – Noticias de Salud | abc.es.

Comentarios desactivados

Archivado bajo ADN, Genética, Genes

Europa se da diez años para construir un modelo virtual del cerebro

1384534780966cerebro-fotogalc4

El mes pasado arrancó oficialmente el Human Brain Project (HBP), un megaproyecto financiado por la Comisión Europea con 1.200 millones de euros y en el que participarán durante diez años más de 130 instituciones de investigación en el mundo, 80 de ellas, europeas.

La finalidad del proyecto es “tratar de desvelar qué hace que el cerebro humano sea único, los mecanismos básicos que hay detrás del conocimiento y el comportamiento, y también qué pasa cuando falla”, señala el neurocientífico Henry Markram , coordinador del proyecto desde la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL), institución suiza que lidera la iniciativa.

Según Markram, el desarrollo del HBP traerá no solo un conocimiento más profundo del cerebro y de cómo tratar mejor las enfermedades cerebrales. También servirá como un acelerador tecnológico para mejorar los superordenadores y desarrollar sistemas totalmente nuevos inspirados en el funcionamiento y las capacidades del cerebro.

Markram participó recientemente en una conferencia organizada por IBM Research , en su filial de Zúrich (Suiza), a la que asistió SINC. La multinacional estadounidense está muy implicada en el proyecto, ya que desde 2005 colabora con la EPFL en el Blue Brain Project , un precursor del HBP nacido para crear un modelo funcional del cerebro mediante simulaciones en los supercomputadores Blue Gene de IBM.

La carrera del cerebro

Además, el Human Brain Project va a convivir con otro gran proyecto del estudio del cerebro llamado Brain Initiative , impulsado por Estados Unidos y liderado por el científico español Rafael Yuste, que pretende mapear todas y cada una de las neuronas. El presidente Obama está intentado persuadir al Congreso estadounidense para que otorgue a esta iniciativa una partida presupuestaria de 3.000 millones de dólares (2.220 millones de euros). Hasta ahora se han asignado 100 millones de dólares (unos 75 millones de euros).

La coincidencia en el tiempo de ambos proyectos ha hecho que se hable de la ‘carrera del cerebro’ y que se haya comparado a estas propuestas con el lanzamiento del Proyecto Genoma a comienzos de los noventa del siglo pasado.

Sin embargo, el Human Brain Project y la Brain Initiative tienen aproximaciones muy diferentes. “Nosotros vamos a ser muy pragmáticos en el HBP. Sabemos que es imposible mapear experimentalmente el cerebro. Algunos científicos están diciendo que se puede hacer como con el genoma humano, pero no es más que una ilusión”, subraya Markram.

Según un símil utilizado frecuentemente en neurociencia, el número total de células, incluyendo neuronas, células vasculares y glía en el cerebro humano es mayor que el número de estrellas en la Vía Láctea.

“Sabemos que es imposible mapear experimentalmente el cerebro, lo que haremos será predecirlo”

El neurocientífico dice que con métodos convencionales, “se necesitarían unos 20.000 experimentos para mapear un solo circuito neuronal y en el cerebro hay unos 90.000 millones de neuronas. Además, para comprender plenamente el funcionamiento de todas las sinapsis y de cómo interactúan con las neuronas en otras partes del neocórtex, tendrían que rastrear 100 billones de conexiones, algo experimentalmente imposible”, insiste.

Llevaría siglos hacerlo con la tecnología actual e incluso con futuros desarrollos. Entonces, añade, “si no podemos hacer un mapa experimental del cerebro, haremos un modelo predictivo. Vamos a predecir su biología, el número de neuronas, el tipo de neuronas, las conexiones, dónde están localizadas las proteínas… Tenemos que desarrollar una ciencia completamente nueva que se llamará neurociencia predictiva”.

Simulación y experimentación

Así pues, el gran reto del HBP será simular el funcionamiento del cerebro en sus diferentes capas, desde el genoma y niveles celulares a neuronas, circuitos, regiones y finalmente el cerebro entero, empezando con ratones y luego con humanos.

En vez de mapear las estructuras neurales pieza a pieza, intentarán desentrañar algunos de los principios subyacentes que gobiernan la morfología y la arquitectura del cerebro. Y utilizarán superordenadores para, con miles de simulaciones estadísticas, predecir la forma en que las neuronas tienden a combinarse.

Después se comprobarán los modelos con los datos experimentales y, en teoría, se podrán predecir esas estructuras y utilizarlas para realizar ingeniería inversa del cerebro humano.

“El cerebro tiene muchos secretos,  se puede dañar una parte importante y sigue funcionando”

Según el coordinador del HBP, hará falta mucho trabajo para preparar y construir todo el software, organizar los datos biológicos y desarrollar los algoritmos. Y para ello será necesaria una computación totalmente diferente a la que existe ahora.

El big data que tendrá que manejar el proyecto vendrá también de los 100.000 artículos científicos que se publican anualmente sobre el cerebro y de datos procedentes de hospitales con información de pacientes, cuya identidad permanecerá anónima, gracias a las modernas técnicas de encriptación. “Hay una información muy dispersa y fragmentada que este proyecto permitirá unificar e integrar, dice Markram.

Acelerador tecnológico

“Las primeras fases del HBP aún se podrán realizar con los sistemas de supercomputaciónactuales, pero a medida que avance, mayor será su complejidad. Estamos trabajando para desarrollar nuevos paradigmas que nos permitan afrontar el desafío, señala Alessandro Curioni, director de ciencia computacional en IBM Research-Zúrich.

La firma ha colaborado con EPFL, que ahora lidera el Human Brain Project, en el desarrollo desuperordenadores intensivos en memoria e interactivos, que hagan frente a la avalancha de datos que habrá que procesar y almacenar.

Además de IBM, otras compañías como Cray, Intel y Bull también están trabajando para conseguir superordenadores 1.000 veces más veloces que los actuales. Estas firmas se han comprometido a construir las primeras máquinas exaescala (qué operarán a trillones de operaciones por segundo) hacia el año 2020. Pero la verdadera revolución tecnológica vendrá, según Curioni, de la computación neuromórfica en la que IBM ya lleva trabajando varios años.

Para construir estos sistemas los científicos computacionales intentan aprender del cerebro, de su forma de procesar, transmitir y almacenar información y de cómo hace todo esto con un consumo de energía mínimo (20 vatios, el equivalente a lo que consume una bombilla).

“El cerebro tiene muchos secretos, no necesita programarse, aprende. Es robusto, se puededañar una parte importante y sigue funcionando. La tecnología tiene todavía mucho que aprender de él”, dice Markram.

Europa se da diez años para construir un modelo virtual del cerebro – Noticias.com.

Comentarios desactivados

Archivado bajo Centros Investigación, Cerebro

Una microbacteria del Cardener para luchar contra la tuberculosis

Facilitar la entrada en Europa de los fármacos producidos en la India, entre los objetivos de las firmas participantes en la misión

Joan Cardona en su reciente viaje a la India

Nueva Delhi (ACN).-  Manremyc nació en marzo de este año. Con sede en Manresa, es una spin off ‘del laboratorio del Instituto Germans Trias i Pujol. La empresa es fruto de un proceso de investigación de cuatro años que ha culminado con un descubrimiento sorprendente: una micro bacteria, localizada en el río Cardener, puede luchar contra la tuberculosis porque permite evitar el desarrollo de la enfermedad. Su director general, Pere Joan Cardona, ya lo tiene todo a punto para empezar a comercializar en forma de fármaco. Estos días, él también está en la India. Las potencialidades que se le abren, tanto a él como al resto de firmas de la misión, vienen avaladas por 11.527 millones de euros anuales que el sector de las biociencias mueve anualmente en Catalunya.

Sólo en la India, cada año se detectan dos millones de casos de tuberculosis. Ahora, sin embargo, a más de 10.000 kilómetros de distancia del país asiático, ha nacido un nuevo fármaco que puede ayudar a revertir esta cruda estadística. Y su principio activo proviene de una micobacteria localizada en un río catalán, el Cardener.

Pere Joan Cardona, científico manresano

Quien la ha descubierto es el investigador manresano Pere Joan Cardona, que en julio del año pasado logró aislarla de una muestra de agua tomada del río. “Con dosis de esta micro bacteria, lo que conseguimos es que la gente infectada por la tuberculosis no desarrolle la inflamación que la hace aflorar, es decir, la infección no se va, pero sí conseguimos evitar que se vuelva enfermedad”, concreta Cardona.

Ahora, después de crear su propia empresa – Manremyc -, el investigador catalán ya tiene a punto el fármaco para empezar a comercializarlo. La ha bautizado con el nombre de Nyaditum. “Nuestra idea es que, a partir de principios del año que viene, ya pueda estar en el mercado”, explica. Este probiótico se venderá en cápsulas listas para ingerir, aunque dependiendo de la cultura y del país donde se distribuya, se puede adaptar el formato de presentación. “Bastará tomarlo quince días cada año para evitar la enfermedad”, explica el director general.

Misión comercial en India
Manremyc es una de las empresas del sector Biofarma que estos días participa en la misión comercial a la India. Pere Joan Cardona ya ha empezado a hacer los primeros contactos para conseguir que su descubrimiento entre al mercado indio mediante un socio establecido en el país asiático. Los encuentros tú a tú, donde han tomado parte las firmas de todos los sectores, se han hecho después de un seminario organizado por la Federación de Cámaras de Comercio e Industria de la India (FICCI).

512 empresas y 11.527 Millones de euros anuales

En Catalunya, el sector de las biociencias está formado por 512 empresas, universidades y centros de investigación, y cada año mueve 11.527 millones de euros. Y la India, para las empresas que forman parte, está llena de oportunidades.

“El país tiene unas potencialidades enormes, además, no debemos olvidar que ya hay empresas farmacéuticas consolidadas”, concreta Montserrat Vendrell, directora de BioCat (la organización que promueve la biotecnología y la biomedicina en Catalunya). “Y aquí, nosotros podemos ser muy competitivos a la hora de ofrecer servicios para las primeras etapas de desarrollo de un nuevo medicamento o bien para abrir una puerta de entrada a Europa”, añade.

Precisamente, este es el objetivo que ha venido a buscar Kymos Pharma Services , otra de las empresas del sector que estos días también participa en la misión. La firma, sobre todo, se centra en analizar medicamentos antes de que salgan al mercado. Entre sus clientes cuenta con grandes farmacéuticas, como Esteve, Almirall, Ferrer o Grifols.

“Por un lado, hemos venido a la India para ayudar a las empresas farmacéuticas con I + D + I, sobre todo en lo que se refiere a biotecnología”, concreta su director general, Joan Puig. “Y por el otro, también queremos hacer de puente con aquellas farmacéuticas que quieran exportar medicamentos a Europa, porque nosotros les podemos hacer el análisis de calidad”, añade.

“No debemos olvidar que la India, además, es el país del mundo que produce más medicamentos genéricos “, explica Puig. Kymos, con sede en el Parque Científico de Barcelona, cuenta con una plantilla de 55 personas y factura unos 4 millones de euros al año. Sobre todo, vende sus servicios en Europa (fundamentalmente en Suiza, Italia, Francia y Portugal). El año que viene quiere entrar en Alemania y también abrirse más en Asia (ahora ya tienen algún cliente en Japón).

La delegación empresarial en la India, que preside Artur Mas , está formada por una cuarentena de empresas. El sector Biofarma tiene ocho, dedicadas a fabricar principios activos (Laboratorios Espinós y Bofill, LEBSA) y comercializar productos farmacéuticos (Tamarang), entre otros.

Una microbacteria del Cardener para luchar contra la tuberculosis.

Comentarios desactivados

Archivado bajo Bactheria, Microbiología, Tuberculosis

El cromosoma Y masculino podría ser desechado – BBC Mundo

Cromosoma X y Y son importantes, entre otras cosas, para definir el sexo.

¿Qué tan importante es la contribución del cromosoma Y de los hombres? A juzgar por un reciente estudio, muy poco.

Científicos no sólo lograron destruir casi en su totalidad el símbolo último de la masculinidad en el ADN, el cromosoma Y, sino que además creen que lo pueden eliminar completamente. Los expertos condensaron toda la información genética, que normalmente se encuentra en el cromosoma Y de un ratón, en sólo dos genes. El estudio, publicado en la revista Science, mostró que los ratones macho podían seguir siendo el padre de una cría, aunque para ello se necesitaría de una fertilización in vitro (FIV) avanzada. El equipo de Hawai señaló que estos resultados podrían algún día ayudar a los hombres que son infértiles debido a daños en el cromosoma Y. El ADN está empaquetado en cromosomas. Heredar un X y un Y de los padres significa que el bebé resulta en niño, si lo que se obtiene es una pareja de X, entonces el bebé será niña.

“Suficiente” con dos genes

“El cromosoma Y es un símbolo de masculinidad”, le dice a la BBC las profesora Monika Ward. En ratones, el cromosoma Y suele tener 14 genes distintos, con algunos presentes en hasta un centenar de ejemplares. Los investigadores de la Universidad de Hawai demostraron que los ratones genéticamente modificados con un cromosoma Y -que consta de sólo dos genes- se desarrollaron con normalidad, e incluso pudieron tener sus propias crías.

“Normalmente estos ratones son infértiles, pero demostramos que cuando el cromosoma Y está limitado a sólo dos genes es posible obtener crías vivas con la ayuda de reproducción asistida”, señaló Ward.

Los ratones sólo podían producir esperma rudimentario, pero tuvieron descendencia con la ayuda de FIV avanzada, llamada inyección intracitoplásmica de espermátidas redondas, que implica la inyección de información genética del espermatozoide en un óvulo. Las crías resultantes fueron sanas y tuvieron una vida normal.

Reproducción posible

Los dos genes necesarios fueron SRY, responsable de que el embrión empiece a formar los testículos, y Eif2s3y, que está implicado en los primeros pasos para la producción de esperma. Sin embargo, la profesora Ward señala que “podría ser posible eliminar por completo el cromosoma Y” si el papel de estos genes se puede reproducir de una forma distinta, pero agregó que un mundo sin hombres sería “una locura” y algo más propio de “ciencia ficción”.

“Pero en el ámbito práctico, demuestra que tras eliminar gran parte del cromosoma Y, la reproducción todavía es posible, lo que potencialmente ofrece una esperanza a los hombres con estas grandes supresiones”, agregó.

Los genes que fueron descartados son propensos a estar involucrados en la producción de esperma sano. El doctor Chris Tyler-Smith, del instituto británico Wellcome Trust Sanger, dijo que el estudio es “un gran paso hacia el entendimiento de la biología básica”. “Pero es importante tener en cuenta que los otros genes Y del ratón son necesarios para la reproducción natural de los ratones, tal y como los autores han hecho hincapié. Las conclusiones no se pueden aplicar directamente en humanos porque los humanos no tienen un equivalente directo de uno de los genes clave”.

Por su parte, el doctor Allan Pacey, profesor de andrología de la Universidad de Sheffield, considera que se trata de un documento “muy interesante” que busca desentrañar los genes responsables de la producción de espermatozoides, y también arrojar luz sobre la función de los cromosomas.”Este tipo de trabajo es importante si vamos a desentrañar las complejidades de cómo los genes controlan la fertilidad”, agregó.

El cromosoma Y masculino podría ser desechado – BBC Mundo – Noticias.

Comentarios desactivados

Archivado bajo Cromosomas

Cinco fenómenos naturales dignos de un «expediente X»

Rocas que se mueven solas, llamas eternas, cataratas de sangre o un misterioso zumbido… No todos tienen una explicación clara

1. La cueva de Superman existe y está en México

NAICA.COM
Cueva de los cristales gigantes de Naica, en México

Se la ha comparado muchas veces con la cueva que aparece en laspelículas de Superman y, ciertamente, no hay ningún otro lugar del mundo que se le parezca más. La cueva de los cristales gigantes, a 300 metros de profundidad en la mina de Naica, en el estado mexicano de Chihuahua, es un lugar increíble que parece sacado de otro planeta. Su brillante paisaje está formado por bloques de selenita pura que conforman los cristales más gigantescos del mundo, de hasta doce metros de longitud y uno de anchura. A pesar de su belleza, es un infierno. Con más de 50 grados de temperatura y un 98% de humedad, un ser humano solo soporta unos minutos en su interior antes de acabar deshidratado. Investigadores españoles que se han adentrado en la cavidad creen que esos cristales crecieron muy lentamente y pueden tener incluso un millón de años.

2.  El extraño «zumbido» que sale de la Tierra

ola-zumbido-tierra--644x362

ARCHIVO
El choque de enormes olas puede formar parte del «zumbido» de la Tierra

Un murmullo de frecuencias justo por debajo de lo que el oído humano puede captar ha podido ser grabado por todo el mundo. Es el «zumbido de la Tierra», posiblemente provocado por todos los factores que bombardean su superficie, como los cambios en la presión atmosférica, las olas del océano, la lluvia, el viento y la actividad humana. Estas fuerzas generan ondas sísmicas que se unen en un coro global, según una investigación de la Universidad de Grenoble en Francia publicada en la revista Science, que señala que este fenómeno puede proporcionar información útil para averiguar cómo es la geología del manto terrestre de 400 a 600 km de profundidad.

habitantes de Woodland, un pequeño pueblo en el condado británico de Durham, se quejaban en la prensa de no poder conciliar el sueño durante dos meses por culpa de un extraño ruido, parecido al motor de un coche en la lejanía, que parecía salir de todas partes. El fenómeno se ha repetido antes y después en distintos puntos del planeta (Nueva Zelanda, Bristol, Auckland, Zurich, Taos) sin que haya sido aclarado. «Está en el aire, como un ruido de fondo que vibra a través de los muros de la casa», se quejaban los extrañados vecinos de Woodland. Este «zumbido» no es audible, pero hace un par de años los

En el pasado, los científicos han atribuido estos casos a una extrañapatología colectiva que afecta a un músculo que endurece el tímpano, pero otros creen que se tratan de sonidos de tipo geológico, provocados por los movimientos tectónicos o por los desplazamientos del magma que hay bajo la corteza terrestre. Quizás el zumbido de baja frecuencia de la Tierra aumente su intensidad en ocasiones, pero esto es algo que no ha sido probado.

3. Las piedras reptantes del Valle de la Muerte

death-valley-piedras--644x362

ARCHIVO
Una de las piedras reptantes del Valle de la Muerte en California

Es uno de los misterios naturales más famosos y más extraños. En Racetrack Playa, en el Valle de la Muerte, una larga extensión de lodos en California (EE.UU.), las piedras de distintos tamaños, algunas tan grandes como un ser humano, se mueven solas. Nadie ha visto realmente cómo se mueven, pero las rocas dejan un rastro de movimiento, como si hubieran reptado por el suelo hacia cualquier parte, sin patrón alguno. Esto ha suscitado las explicaciones más disparatadas, desde poderosos campos de energía a intervenciones alienígenas.

Ralph Lorenz, científico planetario de la Universidad de Johns Hopkins, que ha trabajado en una red de estaciones meteorológicas para la NASA en el lugar, cree que es el hielo lo que hace que las piedras se muevan. Tras llevar a cabo un experimento con un simple tupper, una piedra y un frigorífico, Lorenz llegó a la conclusión de que alrededor de las rocas se forma una capa de hielo flotante con una especie de quilla que cava un sendero en el barro. En ese escenario, el hielo no produce ninguna fricción en el agua, por lo que las piedras son capaces de deslizarse con solo una ligera brisa.

Seguir leyendo en Cinco fenómenos naturales dignos de un «expediente X» – ABC.es.

Comentarios desactivados

Archivado bajo Biología

“Sigue habiendo muy pocas mujeres científicas en puestos de poder”

13848739066571

De izquierda a derecha: María San Juan, María Blasco, María Vallet-Regí y Capitolina Díaz L’ORÉAL

Con la Navidad a la vuelta de la esquina, los niños empiezan a pensar en los regalos y los catálogos de los grandes almacenes se llenan de sugerencias. En buena parte de las páginas dirigidas a las niñas abunda el color rosa y las propuestas relacionadas con princesas, el mundo de la belleza o las tareas del hogar. ¿Por qué no fomentar que se dediquen a la ciencia? Durante la entrega de las cinco becas de investigación del Programa Por las Mujeres en la Ciencia de L’Oréal-Unesco, tres de nuestras investigadoras más destacadas animaron a las más jóvenes a dedicarse a este mundo y debatieron sobre la situación de las mujeres científicas en España. Según coincidieron en señalar, a pesar de que cada vez hay más presencia femenina en los laboratorios, los hombres siguen ostentando la mayor parte de los puestos de responsabilidad.

“Las mujeres lo tenemos más difícil para llegar a los puestos de poder”, aseguró María Blasco, directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), durante el debate en el que también participaron María Vallet-Regí, catedrática de Química Inorgánica de la Facultad de Farmacia (UCM), y Capitolina Díaz, presidenta de la Asociación de las Mujeres Investigadoras y Tecnólogas (Amit).

“El problema no es la formación”, dijo Blasco, que considera que socialmente está peor visto que una mujer tenga poder que un hombre y sostiene que son tratadas de diferente manera. “Yo lo he notado por mi propia experiencia en el CNIO. Creo que se nos juzga de distinta manera“, afirmó.

Según datos del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, las mujeres son mayoría en las carreras universitarias de ciencias, con un 53% de estudiantes. En Medicina, tres cuartas partes de las plazas están ocupadas por mujeres.

Según Capitolina Díaz, el sexismo sigue presente también en las estructuras académicas: “No hay un guardián que controle que las leyes se cumplan y haya transparencia”, criticó. Según defendió, “todos los estudios muestran que la mayor parte de los proyectos de investigación aprobados en España y Europa son capitaneados por varones”. La científica no se refería, remarcó, a hombres de 70 años nombrados en una época en la que el porcentaje de mujeres investigadoras era muy bajo, sino a varones de 30 y 40 años que también ahora, siguen siendo mayoría.

Conciliar trabajo y familia

Las científicas también conversaron sobre cómo han logrado conciliar su carrera con su vida personal: “No tengo la percepción de que haya tenido que renunciar a nada”, apuntó María Blasco.

“En mi caso no he notado ningún rechazo por ser mujer, sería injusto si dijera lo contrario”, señaló María Vallet-Regí, quien relató que tras el paréntesis que se tomó en su carrera para conciliar su vida personal, retomó su trabajo. “No he renunciado a nada pero he elegido, y en algunos momentos he pisado el acelerador en una dirección u otra. Hay que tener una vocación muy clara para continuar y hay mujeres que lo dejan en ese momento. Es una cuestión de elección”, señaló.

Una elección que, en opinión de Capitolina Díaz, “es forzada” para muchas mujeres. “Podríamos delegar si la estructura social favoreciera que delegáramos y animara a los varones a asumir su parte de responsabilidad”, apuntó.

“Si tienes un objetivo, es imposible no renunciar a otras cosas. Por lo general, las mujeres con responsabilidades familiares tienen que renunciar a veces a la familia y otras a la carrera profesional. Seguramente esa renuncia es mayor que en los hombres que se encuentran en las mismas circunstancias”, sostuvo Díaz.

Para Vallet-Regí, es importante no olvidar que “partimos de una situación de arranque nefasta. Hace poco se cumplieron cien años de la entrada de la mujer en la universidad. Hace sólo 50 años la presencia de las mujeres era minoritaria. Estamos en el camino del cambio”, aseguró la investigadora, que considera que “el rodaje de la mujer en ciencia no es suficiente”.

Entre las estrategias para intentar revertir esta situación, Blasco defendió la importancia de “ayudar a las mujeres, tutelarlas y apoyarlas para que sigan en la carrera científica”. “Hay que hacerles ver que lo que hacen es importante. Si se quiere cambiar la sociedad, la ciencia es imprescindible”, añadió Vallet-Regí.

13848824280506_464x0

Carmen Vela e Ignacio González, junto a las premiadas, las científicas del jurado y el presidente de L’Oréal España.

Para Capitalina Díaz es importante mostrar a las niñas pequeñas que hay mujeres científicas que han logrado el éxito y están encantadas con lo que hacen: “Hay que animar a las más jovencitas y que asocien a las mujeres con la ciencia”. Vallet-Regí resumió así su entusiasmo: “Trabajamos sin darnos cuenta de que trabajamos. Disfrutamos haciendo lo que nos gusta y nunca miramos el reloj”.

Cinco becas de 15.000 euros

Terapias para tumores infantiles, enfermedades neurodegenerativas, tratamientos para combatir la obesidad y la diabetes tipo 2, infecciones causadas por la bacteria Staphylococcus aureus y las proteínas fotorreceptoras en plantas son las cinco líneas de investigación premiadas este año con las becas del programa Por las Mujeres en la Ciencia, dotadas con 15.000 euros cada una. La prestigiosa científica Margarita Salas, bioquímica en el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa (CSIC-UAM), entregó los galardones durante un acto celebrado la pasada semana al que asistieron también la secretaria de estado de Investigación, Carmen Vela, y el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González.Las premiadas, de entre 36 y 38 años, fueron Laura Herrero, María Ángeles Tormo, Begoña Sot, Marta Alonso y Reyes Benlloch. Uno de los objetivos de estos galardones, señaló François-Xavier Fenart, presidente de L’Oréal España, es “ayudar a despertar las vocaciones de las niñas que hoy se plantean su futuro académico y profesional, y animarlas a seguir una carrera de investigación”.

“Sigue habiendo muy pocas mujeres científicas en puestos de poder” | Ciencia | EL MUNDO.

Comentarios desactivados

Archivado bajo Biología, Investigadoras