Archivo de la categoría: Vacunas

Ciro de Quadros, impulsor infatigable de la vacunación

El epidemiólogo brasileño luchó por que las vacunas fueran un derecho universal


El epidemiólogo Ciro de Quadros en Madrid, en 2012. / AGUSTÍN IGLESIAS

por Pedro Alonso:

Ciro de Quadros tuvo algunos privilegios que todos los que trabajamos en el campo de la salud pública no podemos sino envidiar: trabajar hasta hacer desaparecer por completo una enfermedad de un continente entero, o incluso del mundo. Como epidemiólogo en jefe del Programa de Erradicación de la Viruela en África, fue la persona que encontró el último caso de viruela en Etiopía, en 1976. Un año después se detectaría en Somalia el que a la postre resultó ser el último caso de la enfermedad adquirido de forma natural en todo el mundo, con lo que la viruela se convirtió en la primera (y hasta ahora única) enfermedad completamente erradicada gracias a la acción deliberada de los seres humanos. Y Ciro de Quadros había estado en el ojo mismo del huracán.

Nacido en Río Pardo, Brasil, Ciro de Quadros estudió medicina y salud pública, y consagró su vida a poner el conocimiento al servicio de mejorar la salud de todas las personas, sin importar su nivel económico o cuán remoto fuera el lugar en donde les hubiera tocado nacer. Convencido de que la salud de las poblaciones depende de numerosos factores —desde la medicina hasta la educación, la nutrición o las condiciones ambientales— entre todas las herramientas confiaba sin embargo en una en particular: las vacunas, a las que consideraba la protección más eficaz contra la enfermedad y un derecho fundamental que no debería negarse a ningún niño.

Fue la persona que encontró

el último caso de viruela en Etiopía, en 1976

Tras un periodo de trabajo en la Amazonía brasileña, se incorporó al Programa de Erradicación de la Viruela de la Organización Mundial de la Salud en 1970, desde donde saltó a la Organización Panamericana de la Salud, invitado en 1976 como director de la División de Vacunas e Inmunización. Ahí lideró las campañas de eliminación de la poliomielitis y el sarampión de las Américas.

Si en Etiopía Ciro de Quadros tuvo que gestionar la inestabilidad derivada del asesinato reciente del emperador y la constante amenaza de secuestro bajo la que vivían los trabajadores de la salud, desde su nueva posición en la OPS se enfrentó a las convulsas guerras que azotaron Latinoamérica en los años ochenta. En mitad de la guerra en El Salvador, consiguió establecer los Días de Tranquilidad, en los que había un alto el fuego virtual para vacunar a todos los niños, mientras que en Perú organizó campañas de educación dirigidas específicamente a los insurgentes. En el resto del continente, fortaleció los Días Nacionales de Vacunación y organizó brigadas para localizar a cualquier niño que no hubiera acudido a su cita en el calendario de inmunización. En 1994, la poliomielitis se declaró eliminada del continente americano, y lo mismo sucedió en 2002 con el sarampión.

Lideró las campañas

panamericanas contra el sarampión y la poliomielitis

Desde 2003, Ciro de Quadros trabajaba en el Instituto de Vacunas Sabin, como vicepresidente ejecutivo y director del programa de sensibilización y educación sobre las vacunas. Más recientemente, tuve el privilegio de compartir con él la codirección del Comité Científico de la iniciativa Década de Vacunas, cuyo resultado fue la publicación y aprobación, en 2013, del Plan de Acción Global de Vacunas de la OMS, organización a la que apoyó también activamente en su actual Campaña de Erradicación de la Poliomielitis. Por su trabajo en la eliminación y erradicación de la poliomielitis, el sarampión y la viruela, de Quadros recibió en 2011 el premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en la categoría de Cooperación al Desarrollo, que recogió en Madrid el año siguiente. Otras ocasiones que lo trajeron a España fueron las reuniones del Consejo Asesor Internacional del Instituto de Salud Global de Barcelona, del que era miembro desde su fundación.

Ciro de Quadros estaba enfermo desde hace un tiempo, y a pesar de ser consciente de que esta vez no podría superar el cáncer, nunca dejó de luchar por que las vacunas alcanzaran a todos y cada uno de los niños de este planeta, preocupado como estaba por la deriva de los movimientos anti-inmunización en los países occidentales, y convencido del papel que pueden jugar las vacunas en enfermedades que hasta ahora no se han asociado a las infecciones, como algunos cánceres.

Pedro L. Alonso es director del Instituto de Salud Global de Barcelona (Hospital Clínic de Barcelona) y catedrático de la Universidad de Barcelona.

Comentarios desactivados

Archivado bajo Vacunas

Esta imagen esconde el secreto de la hepatitis C – BBC Mundo

Si una imagen dice más que mil palabras, la que mostramos sobre estas líneas cambia completamente lo que hasta ahora se decía, y sabía, sobre la hepatitis C. Es más, en esta foto podría estar la respuesta para una vacuna.

Científicos del instituto The Scripps Research, en Estados Unidos, lograron reproducir la imagen más detallada que se haya visto hasta ahora de una parte crucial de la hepatitis C: la que se encarga de infectar las células del hígado.

Determinar la estructura de la proteína envelope glycoprotein E2 permite a los especialistas observar cómo el virus entra a la célula.

“El virus de la hepatitis C usa esta proteína como una especie de llave”, le explica a BBC Mundo el doctor Leo Kong, primer autor del ensayo publicado en la revista Science. “Es como una nano máquina y ahora podemos ver la arquitectura de esta máquina”.

Hasta ahora, los científicos sólo manejaban la hipótesis de que había una máquina que constaba de dos proteínas -E1 y E2. “Existía una vaga idea de que por un extremo estaban adheridas al virus y por el otro -de alguna manera- se pegaba a las células del hígado”, señala Kong.

“Algunos propusieron que era algo muy parecido a lo que hacen otros virus como el del dengue -que es un patógeno importante- o el del virus del Nilo Occidental”, agrega.

El problema es que no había suficiente evidencia como para apoyar esa hipótesis.

“Ahora sabemos que todo eso estaba errado, pues lo que sugiere la arquitectura de la proteína es que utiliza un mecanismo completamente distinto para entrar a la célula”, explica Kong.

Según el estudio, la proteína E2 es muy diferente a la que utiliza el virus del dengue o del Nilo Occidental. Este es un mecanismo completamente nuevo.

Ahora que los especialistas saben cuál es la parte importante del virus para infectar, se pueden diseñar fármacos que interfieran en este proceso.

¿Vacuna en el horizonte?

“Esto nos llevará a un nuevo tipo de tratamiento donde atacaremos directamente la forma en que el virus entra a la célula”, señala Kong. “Creo que podemos decir que esto abre las posibilidades para desarrollar nuevas formas de atacar al virus y es la primera imagen que nos permite diseñar una vacuna”.

Al equipo de investigadores les llevó seis años resolver este difícil problema científico.

“Pero no nos rendimos”, comenta el profesor Mansun Law, jefe del estudio. “Ahora que podemos visualizar los detalles estructurales de estos sitios de unión, podemos diseñar moléculas de vacunas que les imiten”.La hepatitis C es una enfermedad viral que afecta el hígado y que se transmite por el contacto con la sangre de una persona infectada.

Según la Organización Mundial de la Salud, unas 150 millones de personas padecen una infección crónica de este virus. Unos 350.000 enfermos mueren al año por problemas hepáticos relacionados con la enfermedad. Muchas veces, la única forma de salvar al paciente es con un trasplante de hígado. Actualmente no hay vacunas para prevenir el contagio de hepatitis C. Ahora, el estudio estadounidense permite dar un primer paso hacia esa vacuna.

“Acabamos de obtener la primera imagen, ahora necesitamos aplicarla y ello llevará tiempo”, explica Kong. “También aprenderemos cosas nuevas en la medida que lo estemos aplicando esa información”.

Esta imagen esconde el secreto de la hepatitis C – BBC Mundo – Noticias.

Comentarios desactivados

Archivado bajo Enfermedad, Vacunas

La vacuna española de la tuberculosis supera las primeras pruebas de seguridad

Los datos iniciales no muestran ni efectos secundarios ni infecciones en 36 adultos sanos

El ensayo clínico contempla repetir la prueba en bebés y, más adelante, analizar la eficacia

Dosis de la vacuna de la tuberculosis que desarrollan investigadores españoles fabricadas por el laboratorio gallego Biofabri

Hay en desarrollo 12 nuevas vacunas preventivas (para evitar contraer la enfermedad) contra la tuberculosis. Pero una de ellas es diferente. No solo porque tenga participación española, sino porque responde a un desarrollo original. En lugar de tratar de mejorar los fármacos actuales (basados en cepas de Mycobacterum tuberculosis de vaca, de eficacia variable) se ha recurrido a una cepa humana, viva y atenuada. Este martes, los impulsores del fármaco han presentado los primeros resultados del ensayo clínico en humanos, limitados de momento a evaluar su seguridad, y los resultados han sido positivos. Se ha probado en 36 voluntarios, los primeros tratados en marzo. “Los últimos vacunados son de la semana pasada y podemos decir que la vacuna es segura”, ha apuntado François Spertini, inmunólogo del Hospital Universitario de Vadois (Suiza) y responsable del ensayo. “No ha habido ninguna evidencia de fiebre o infección entre los afectados”, ha añadido.

Esta es la primera etapa para lanzar el medicamento al mercado —tras los ensayos en animales—, un camino que puede tardar 10 años. “Hay que ser cauteloso, pero si los resultados siguen siendo buenos y la vacuna funciona como esperamos, podemos acortar los plazos”, señala a este diario Julio Martín, catedrático de Microbiología de la Universidad de Zaragoza y uno de los impulsores del medicamento.

Los 36 participantes se dividieron en tres grupos en función de la dosis que se les ha administrado (1.000, 10.000 y 100.000 bacterias atenuadas). En las dos primeras cohortes, transcurridos los siete meses de plazo de seguimiento que se consideran necesarios para confirmar posibles efectos secundarios o la infección por la enfermedad, el fármaco se ha mostrado seguro. A falta de entre dos y tres meses para concluir este periodo en la mayor parte de las personas del último grupo y poder entrar en la siguiente fase de evaluación del medicamento, tampoco se han advertido problemas. “Si se producen, se suelen dar en las primeras semanas”, apunta Martín. El propio Spertini, que ha trabajado en distintos ensayos de vacunas, ha advertido que esta es “una de las más seguras” que ha visto.

Este es el comienzo de un camino que empezó hace unos 20 años que empezó a recorrer el equipo de Martín junto a la doctora Brigitte Gicquel, delInstituto Pasteur de París. Y al que se han sumado la biofarmacéutica gallega Biofabri —que ha patrocinado la primera fase del ensayo— y la Iniciativa Europea contra la Tuberculosis. La vacuna actual de la tuberculosis es el bacilo Calmette-Guérin (BCG), desarrollada en 1920 y basado en un bacilo bovino. Es activa contra modalidades peligrosas de la enfermedad, como la meningitis tuberculosa, pero no ante la forma más común, la respiratoria, con tasas de protección muy variables (entre el 0 y el 80%)

Todos los desarrollos posteriores del fármaco se han centrado en mejorarlo añadiendo adyuvantes para potenciar este mismo bacilo. El equipo de Martín, sin embargo, acudió a una cepa humana obtenida de un enfermo de un brote de tuberculosis resistente que se produjo en España en 1993. Es una cepa modificada, a la que se le han introducido dos modificaciones genéticas para atenuar su virulencia mientras mantiene la capacidad de activar el sistema inmune para proteger respecto a la modalidad la respiratoria. Esta nueva cepa, denominada MTVAC, se administraría a los recién nacidos.

Por ello, la siguiente etapa del ensayo clínico consiste en repetir la administración de la vacuna en sus tres modalidades en 36 bebés para comprobar si es igual de segura en la población a la que se dirige el medicamento. Más adelante, en el caso de que todo fuera bien, llegaría el momento (la denominada fase II) de ajustar la dosis, ver de nuevo la seguridad que ofrece, la capacidad de protección que confiere y probar la eficacia en la eficacia del medicamento. “La clave estará en observar la inmunogenicidad que ofrezca respecto a la vacuna actual”, apunta Martí. Para ello, habrá que esperar unos siete meses. “Este es el aspecto determinante para acelerar el proceso o no”.

Si los resultados volvieran a ser positivos, tras medir la eficacia en un grupo de 3.000 niños en una zona donde la enfermedad fuera endémica —los impulsores del fármaco se plantean hacerlo en Sudáfrica—, el paso siguiente sería comprobar la capacidad inmunogénica a mayor escala. Es entonces cuando se disparan los costes del desarrollo del producto. Quizás en este momento podría colaborar con la financiación la Fundación Bill y Melinda Gates, que se ha mostrado interesada en el desarrollo del fármaco.

Un tercio de la población mundial está infectada de tuberculosis, aunque la mayoría no desarrolla la enfermedad. Más de dos millones de personas mueren al año por el Mycobacterum tuberculosis, según los datos de la Organización Mundial de la Salud.

La vacuna española de la tuberculosis supera las primeras pruebas de seguridad | Sociedad | EL PAÍS.

Comentarios desactivados

Archivado bajo Tuberculosis, Vacunas

Sociedades científicas denuncian el desabastecimiento de vacunas de varicela

El laboratorio fabricante explica que tiene lotes de vacunas disponibles, pero que están «retenidos»

RAMON L. PEREZ
Los expertos insisten en los beneficios de la vacunación de la varicela en la primera infancia

Las sociedades científicas más vinculadas con el empleo devacunas han manifestado hoy su «extrañeza y preocupación» ante eldesabastecimiento de vacunas de la varicela que se está produciendo en «numerosas oficinas de farmacia españolas».

El Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (AEP), la Asociación Española de Vacunología (AEV) y la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (Sempsph) han emitido un comunicado con esta denuncia.

«Por el momento, no tenemos conocimiento oficial, es decir, por parte del Ministerio de Sanidad o de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps), de ninguna circunstancia que explique este desabastecimiento, como podría ser un eventual problema de producción, de distribución o de seguridad», indican.

En España están registradas dos vacunas de la varicela. Una de ellas (Varilrix®) está restringida al uso hospitalario «de modo injustificado», según estas organizaciones, sobre todo tras la reciente modificación de su ficha técnica. La otra vacuna (Varivax®) estaba disponible hasta fechas recientes en las oficinas de farmacia, recuerdan estas sociedades, que manifiestan que el desabastecimiento se está produciendo en «la mayor parte de las comunidades autónomas, aunque no en todas».

El laboratorio fabricante de Varivax® refiere que tiene lotes de vacunas disponibles, pero que están «retenidos». «Esperamos que el Ministerio de Sanidad y la Aemps se manifiesten lo antes posible y sobre todo que se pueda poner fin a esta anómala y extraña situación», alegan los firmantes del comunicado.

Vacunación universal: Madrid y Navarra

En España, solo dos comunidades autónomas (Madrid y Navarra) y las dos ciudades autónomas (Ceuta y Melilla) vacunan de forma gratuita a los niños en el segundo año de vida. Según las sociedades científicas, los datos de efectividad comunicados por las comunidades de Madrid y Navarra, donde está implantada la vacunación universal desde los años 2006 y 2007 respectivamente, son «espectaculares».

En el resto de comunidades se vacuna de forma gratuita a partir de los 12 años, edad a la que el 90 % de los niños ya han pasado la varicela de forma natural (hasta en un 15 % de casos con algún tipo de complicación) o han sido inmunizados a cargo de sus familias, siguiendo las recomendaciones del Comité Asesor de Vacunas de la AEP.

«Con este desabastecimiento en las comunidades sin vacunación financiada, se priva del uso de este producto sanitario y de sus demostrados beneficios a aquellas personas que deciden su empleo siguiendo lo recomendado por sus médicos», denuncian.

Los expertos destacan que la vacunación frente a la varicela en la primera infancia, es decir, desde los 12 meses de edad, ha demostrado ser beneficiosa en numerosos estudios y países con vacunación universal, como Estados Unidos, Canadá, Australia, Uruguay, así como países europeos como Alemania, Grecia, Letonia y algunas regiones italianas. En el resto de países europeos, la vacuna se encuentra disponible en las oficinas de farmacia para su prescripción libre.

Sociedades científicas denuncian el desabastecimiento de vacunas de varicela – ABC.es.

Comentarios desactivados

Archivado bajo Enfermedad, Vacunas

Bacterias mutantes atacan la estación espacial internacional

Capaces de sobrevivir incluso a la radiación, corroen los equipos y pueden suponer un riesgo tanto para su estructura como para la integridad física de sus ocupantes

EFE
Interior de la estación espacial internacional

Para ellas, ni siquiera las durísimas condiciones del espacio exterior son un obstáculo insalvable. De hecho, sobreviven incluso a las gélidas temperaturas que hay más allá de la atmósfera terrestre. Y lo hacen sin agua, sin nutrientes y sin nada que las proteja de la intensa y letal radiación del Sol y las estrellas. Las bacterias llevan viviendo dentro y fuera de la Estación Espacial Internacional desde que ésta empezara a ensamblarese, a finales de 1998. Y ahora se están convirtiendo en un problema serio, tanto para su estructura como para la integridad física de sus ocupantes.

Dio la voz de alarma hace ya un año Anatoly Grigoryev, vicepresidente de la Academia rusa de Ciencias, durante una conferencia científica celebrada en Moscú. Y no es para tomarlo a broma. Setenta y seis clases de microorganismos diferentes han sido identificados hasta el momento a bordo de la plataforma orbital. Muchos de ellos resultan inofensivos, pero algunos han demostrado ser perfectamente capaces de causar graves daños.

En palabras del propio Grigoryev, recogidas entonces por la agencia Interfax, “Ya tuvimos esta clase de problemas en la vieja estación espacial MIR, y ahora los tenemos en la ISS. Las bacterias están atacando la estación. Estos organismos corroen los metales y los polímeros y pueden causar fallos en los equipos”. Con el agravante, además, de que se trata de bacterias mutantes, es decir, que han cambiado para adaptarse a unas condiciones muy diferentes de las que estaban acostumbradas. Y nadie sabe hasta dónde pueden llegar estas mutaciones. Para Grigoryev, también la tripulación corre peligro: “La multiplicación incontrolada de estas bacterias -sostiene el científico- puede causar enfermedades infecciosas entre los miembros de la tripulación”.

La cámara del Apolo XII

Por supuesto, los responsables de las misiones de abastecimiento a la ISS han intentado por todos los medios que ninguna bacteria se colara en los cargueros espaciales. Pero no han tenido éxito. La historia se repite desde los mismísimos albores de la era espacial. El 20 de abril de 1967, por ejemplo, cuando el vehículo no tripulado Surveyor 3 aterrizó en la Luna llevaba a bordo, entre otros objetos, una cámara de TV. Dos años y medio después, el 20 de noviembre de 1969, los astronautas Pete Conrad y Alan Bean, del Apolo XII, recuperaron esa cámara y la trajeron de vuelta a la Tierra. Cuando los especialistas de la NASA la examinaron, se sorprendieron al encontrar en su interior especímenes de Streptococus mitis vivos. La NASA determinó que esas bacterias ya estaban dentro de la cámara cuando los astronautas la recuperaron. Es decir, que llevaban allí incluso desde antes del lanzamiento del propio Surveyor 3. A pesar de ello, lograron sobrevivir sin excesivos problemas durante 31 meses en el vacío desolador de la superficie lunar.

Otro ejemplo es el de la ya desaparecida estación espacial rusa Mir.En 1990, cuatro años después de su lanzamiento, se encontraron 90 clases de microorganismos diferentes a bordo. En 2001, cuando la Mir fue desmantelada, la cifra había crecido hasta 140. Los informes de los últimos cosmonautas hablaban de lámparas corroidas, agujeros en los paneles de control y filtraciones en los sistemas de abastecimiento de aire y alimentos.

Los expertos de las distintas agencias espaciales saben muy bien que las condiciones de temperatura y esterilidad del interior de la ISS resultan de lo más favorable para el desarrollo de estas bacterias mutantes. Y también saben que hasta ahora han fracasado todos sus esfuerzos por erradicarlas. De nada ha servido, por ejemplo, rociar el interior de los módulos con líquidos antibacterianos. Ni someter a las tripulaciones y a las naves a los más rigurosos controles antes de abandonar la Tierra. El siguiente intento será enviar en una de las próximas misiones de abastecimiento a la ISS una potente lámpara de luz ultravioleta para tratar de mantener a raya a estos incómodos pasajeros.

Sobreviven en el exterior

Diferente cuestión, sin embargo, son las bacterias adheridas a los paneles exteriores de la estación espacial. Diversos experimentos han demostrado que estos microorganismos son capaces de sobrevivir durante largos años en las condiciones más extremas del espacio exterior. Y no está claro en qué radica esta increíble capacidad de supervivencia ni hasta dónde pueden llevar las mutaciones futuras de estos organismos.

El primer ser vivo de la Tierra, hace cerca de 4.000 millones de años, fue una bacteria. Las condiciones de aquel mundo primitivo nada tenían que ver con las actuales, pero a pesar de ello las bacterias sobrevivieron y colonizaron el planeta entero. Durante los 3.000 millones de años siguientes, ellas fueron los únicos habitantes de nuestro mundo. Toda la diversidad de vida que vemos en la actualidad se desarrolló después, pero a pesar de ello seguimos viviendo, en la actualidad, en lo que la Ciencia llama la Era de las Bacterias (Archea). Ellas siguen siendo, en efecto y a pesar de las apariencias, las auténticas dueñas del planeta que creemos controlar.

Está previsto que la Estación Espacial siga funcionando hasta 2020. Habrá que ver si de aquí a entonces los expertos de la NASA han conseguido erradicarlas. De no ser así, podría ser necesario abandonar la estación mucho antes de lo previsto.

Bacterias mutantes atacan la estación espacial internacional – ABC.es.

Comentarios desactivados

Archivado bajo Bactheria, Cosmos, Microbiología, Vacunas

Una vacuna neutraliza el efecto de la heroína en ratas

El producto impide que los derivados de la droga lleguen al cerebro

Los animales inmunizados no recaen si reciben el estupefaciente

Una vacuna experimental ha conseguido anular el efecto de la heroína en ratas. El compuesto desarrollado por The Scripps Research Institute, que lo publican en la revista de la Academia de Ciencias estadounidense PNAS, consigue una respuesta inmune contra la droga y varios de los subproductos en los que esta se descompone. “Cuando a ratas adictas a la heroína se las priva de la droga, normalmente vuelven a consumirla compulsivamente cuando se les da acceso otra vez, pero nuestra vacuna impide que esto suceda”, ha dicho George F. Koob, codirector del trabajo.

Activar el sistema inmunológico para que impida que las drogas lleguen al cerebro es una vieja aspiración. Pero, entre otros problemas, está el hecho de que los compuestos que actúan en el cerebro son en general pequeños y difíciles de detectar por sistema inmunitario. El truco de esta vacuna está en que se han unido las moléculas que deben producir la respuesta inmune (la heroína en sí misma pero también la 6-acetilmorfina y la morfina) a cadenas proteicas mayores. De esta manera no eluden al sistema inmunitario, y este se acostumbra a reaccionar contra ellas. Esta es la idea que se ha usado también en otras vacunas que se están ensayando, como las de la cocaína y la nicotina.

Ensayos anteriores realizados por el mismo instituto habían demostrado que cuando se administraba este prototipo de vacuna a ratas, tres de siete no acudían a por una dosis de heroína, lo que quería decir que no notaban sus efectos adictivos. Esta vez el ensayo se ha centrado en animales que ya habían aprendido a administrarse una inyección de heroína. Para ello debían presionar tres veces una palanca.

Tras habituarlas a la droga, los animales pasaron por un tiempo de desintoxicación, en el que, por más que acudían al dispositivo, no recibían dosis alguna del estupefaciente. Después, a un grupo se le administró la vacuna, y a todas se las volvió a facilitar heroína. La capacidad de la sustancia es tan fuerte para crear adicciones que después de una sola exposición a la heroína las ratas que no habían sido vacunadas acudieron de nuevo a la palanca para seguir recibiendo sus dosis.

Joel Schlosburg, otro de los autores del trabajo, ha explicado que, además, hicieron una segunda prueba. Facilitaron a las ratas dosis crecientes de la sustancia, algo que animales sin haber estado expuestos previamente no hubieran aguantado. Después de 30 días de abstinencia, se administró a parte de ellas la vacuna, y se reinició el proceso. Las inmunizadas evitaron recurrir a las palancas suministradoras, mientras que las otras enseguida reemprendieron los hábitos que ya tenían. Esto indica que no solo han perdido el interés por la droga, sino que tampoco intentan compensar un efecto menor debido a un funcionamiento parcial de la vacuna recurriendo a dosis mayores.

Esto quiere decir que la capacidad de la sustancia es tan fuerte que el mero recuerdo una sola vez desencadenó todo el proceso de adicción de nuevo, en un proceso igual al de las recaídas de los humanos que han sido consumidores una vez. Pero lo animales que habían sido vacunados no alertaron su comportamiento, lo que ha sido interpretado por los investigadores como un éxito: la vacuna impide que lleguen al cerebro los estímulos, y las ratas siguen sin revivir la adicción y continuaron limpias.

Las analíticas han demostrado que la vacuna consigue eliminar la heroína y la 6-acetilmorfina de la sangre, con lo que no llegan al cerebro. En cambio, no actúa contra algunos de los tratamientos paliativos, como la metadona o la buprenorfina, por lo que ambas estrategias (vacuna y fármacos sustitutivos) serían potencialmente utilizables en humanos, si los ensayos llegan a ese grado.

Una vacuna neutraliza el efecto de la heroína en ratas | Sociedad | EL PAÍS.

Comentarios desactivados

Archivado bajo Drogas, Vacunas

Técnica “revolucionaria” para crear vacunas – BBC –

Científicos británicos crearon una técnica revolucionaria para desarrollar vacunas sintéticas, que podría usarse para combatir enfermedades tanto de animales como de seres humanos.

El nuevo método no utiliza virus activos y no existe riesgo de escape de patógenos, por lo que se considera mucho más seguro que las técnicas tradicionales.

La investigación fue realizada por científicos de las Universidades de Oxford y Reading, el Instituto Pirbright y el proyecto de aceleración de partículas Diamond Light Source, cerca de Oxford.

El acelerador hace circular electrones por un anillo magnético gigante a velocidades cercanas a la de la luz. Los electrones emiten energía en forma de rayos X que pueden ser estudiados para analizar con extraordinario detalle las estructuras del virus.

Los científicos desarrollaron con esta técnica una vacuna sintética para combatir la aftosa. Esta nueva vacuna permitiría distinguir entre animales vacunados e infectados. Ambos portan el virus y distinguirlo ha sido una de las principales dificultades de otras vacunas. La nueva vacuna sintética también tolera el calor y puede estar varias horas fuera de un refrigerador, algo esencial para muchos países en desarrollo.

El estudio fue publicado en la revista PLOS Pathogens.

Técnica “revolucionaria” para crear vacunas – BBC Mundo – Últimas Noticias.

Comentarios desactivados

Archivado bajo Técnicas y métodos, Vacunas